Nació muerto, nadie lo respetará: cruda realidad del acuerdo por la democracia entre AMLO y los gobernadores

Carlos Loret de Mola describió que lo sucedido en Palacio Nacional fue una “danza hipócrita entre políticos de distintos rangos”

(Foto: Twitter@lopezobrador_)
(Foto: Twitter@lopezobrador_)

El mandatario Andrés Manuel López Obrador convocó a los gobernadores en Palacio Nacional para firmar el “Acuerdo Nacional por la Democracia”, con el fin de comprometerse a no interferir en el próximo proceso electoral y vigilar que no se usen recursos públicos para favorecer a un candidato o partido político.

Cita a la que asistieron todos los gobernadores, las excepciones fueron Enrique Alfaro, de Jalisco, por periodo vacacional, y Quirino Ordaz, de Sinaloa, por el inicio del Tianguis Turístico. También acudieron los integrantes de la Alianza Federalista, quienes puntualizaron que ellos no firmaron un acuerdo, fue la presidenta de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago), Claudia Pavlovich Arellano.

“Todas y todos nos comprometimos a garantizar elecciones libres, limpias y respetar la voluntad del pueblo”, destacó López Obrador en sus redes sociales. El mandatario ha insistido en lograr una “auténtica democracia”.

En relación con lo sucedido la tarde del martes 23 de marzo en Palacio Nacional, el periodista Carlos Loret de Mola puntualizó en su columna de opinión para El Universal que es un “acuerdo que nació muerto”.

Foto: @lopezobrador_ / Twitter.
Foto: @lopezobrador_ / Twitter.

La observación que hace el periodista es que dicho acuerdo para no interferir en las elecciones es simplemente algo que se estipula en la Constitución.

Ese acuerdo no va a aguantar dos ‘mañaneras’ sin ser violentado. Primero, por el presidente de México, que no se puede contener. Él vive en modo campaña. El motor de su popularidad, el impulso de su movimiento, no se centra en las estrategias de gobierno, mucho menos en los resultados: se basa constantemente en surtir al público de frases y emociones de campaña política: los adversarios, los rivales, los otros”, refirió.

Es un acuerdo, indicó, que no respetará al presidente ni a los gobernadores. “La mitad porque quieren dejar a su sucesor, cubrirse así las espaldas. La otra mitad, porque les interesa tener mayoría en sus Congresos, donde se aprueban los presupuestos y se revisan las cuentas públicas”.

Para el 6 de junio están en juego 21,383 cargos elección popular. Es una jornada electoral que se ha descrito como una de las más grandes y complejas del país, además, se estiman participarán 92.4 millones de personas.

(Foto: Presidencia)
(Foto: Presidencia)

A nivel federal, serán elegidos 300 diputaciones de mayoría relativa y 200 de representación proporcional, así como 15 gubernaturas, 30 congresos locales, además de ayuntamientos, regidurías, sindicaturas y juntas municipales.

Por lo que está en juego, algunos gobernadores ven en las elecciones intermedias como un “matar o morir”, explicó, en caso de no ganar, “su destino probablemente sea la prisión. ¿No van a interferir?”.

Loret de Mola describió que lo sucedido en Palacio Nacional fue “una danza hipócrita entre políticos de distintos rangos y partidos políticos que decidieron firmar un compromiso al que no se comprometen, un Acuerdo en el que no están de acuerdo, una promesa que nació muerta. Una danza hipócrita, eso fue”.

Al salir de dicha reunión, los gobernadores reclamaron que se debería respetar la división de poderes o que no se les permitió tomar la palabra, también enfatizaron que es algo que ya está previsto y que el protagonista debería ser el el Instituto Nacional Electoral (INE), que no fue convocado y la ausencia justificó López Obrador.

(Foto: Twitter@Javier_Corral)
(Foto: Twitter@Javier_Corral)

La periodista Ana Paula Ordorica también escribió para El Universal que México es el país de “políticos expertos en simular”, en relación al acuerdo que se firmó, porque es algo que implica y se estipula por ley.

Se sentaron a hacerle el caldo gordo en otro más de los shows del presidente. Nunca se le ocurrió a AMLO convocar un Acuerdo Nacional para lidiar con la COVID-19. Tampoco ha buscado trabajar en conjunto para idea el Plan Nacional de Regreso a Clases; menos aún han pensado en firmar un rescate económico de los mexicanos en tiempo de pandemia. No. Nada de eso”, acotó.

SEGUIR LEYENDO: