Más allá del mito: de qué se le acusa a Benito Juárez

AMLO ha señalado en repetidas ocasiones que Benito Juárez es “un referente, un ideal, lo que siempre debe inspirar a un buen gobierno”

Benito Juárez (Foto: INAH)
Benito Juárez (Foto: INAH)

El 21 de marzo de 1806 nació en el pueblo de San Pablo Guelatao, Oaxaca, Benito Pablo Juárez García, hijo de los indígenas zapotecos Marcelino Juárez y Brígida García, quienes fallecieron cuando Benito tenía solo tres años de edad. El también conocido como “Benemérito de las Américas”, actualmente figura en billetes, monedas, pinturas y monumentos. Sin embargo, su biografía está rodeada de mitos que han trascendido a lo largo de la historia de México.

Juárez abandonó su pueblo natal a la edad de 12 años y se trasladó a la ciudad de Oaxaca, donde recibió la protección del fraile Antonio Salanueva, quien le ofreció trabajo y también lo impulsó a asistir a la escuela para que aprendiera a leer y escribir. Para 1821, Juárez ingresó al Seminario de Santa Cruz, donde estudió latín, teología, moral y filosofía. En 1831 se graduó como abogado en el Instituto de Ciencias y Artes y, en ese mismo año, comenzó su carrera política como regidor del Ayuntamiento de Oaxaca.

Juárez es mayormente reconocido por haber participado en el Plan de Ayutla de 1854, el cual tuvo como objetivo dar fin al mandato de Antonio López de Santa Anna. Un año después, se proclamó la Ley Juárez, encargada de suprimir los fueros eclesiásticos y militares. Además de esta ley, a partir de 1855 y hasta 1863, se promulgaron las Leyes de Reforma, las cuales tenían como objetivo separar la Iglesia del Estado y también eliminar sus privilegios.

Juárez es mayormente reconocido por haber participado en el Plan de Ayutla de 1854, el cual tuvo como objetivo dar fin al mandato de Antonio López de Santa Anna (Foto: INAH)
Juárez es mayormente reconocido por haber participado en el Plan de Ayutla de 1854, el cual tuvo como objetivo dar fin al mandato de Antonio López de Santa Anna (Foto: INAH)

De acuerdo con el historiador Pedro Salmerón Sanginés, Juárez García fue acusado de haber solicitado al gobierno de EE.UU. un general yanqui que dirigiera a todo el ejército de la república; de haber ofrecido parte del territorio nacional a EE.UU. a cambio de su ayuda en términos materiales para luchar contra los conservadores y el Imperio de Maximiliano. Además, también lo señalaron por, presuntamente, alentar la intervención de las fuerzas de la marina estadounidense en las contiendas internas. Sin embargo, Salmerón afirmó, en un artículo publicado por la revista Relatos e Historias de México, que “los dos primeros cargos son totalmente falsos y no tienen ningún sustento (…) las acusaciones de traición a la patria no tienen ningún sustento real”.

Andrés Manuel López Obrador (AMLO) ha señalado en repetidas ocasiones que Benito Juárez es “un referente, un ideal, lo que siempre debe inspirar a un buen gobierno”, incluso, propone a la figura del expresidente de México que sostuvo el mandato por más de 10 años, como un ejemplo a seguir en cuanto a la “austeridad republicana”.

Esther Acevedo aseguró que, el hijo de Juárez García era “un júnior, como los que podemos ver ahora, sin oficio ni beneficio"  (Foto: INAH)
Esther Acevedo aseguró que, el hijo de Juárez García era “un júnior, como los que podemos ver ahora, sin oficio ni beneficio" (Foto: INAH)

No obstante, una investigación realizada por el periodista Pablo Majluf revela que las propiedades que Juárez García poseyó durante su gobierno, actualmente están valuadas en 64 millones de pesos, aproximadamente. En su texto publicado en Letras Libres, Majluf menciona algunas de sus casas, como la de Portal de Mercaderes, cuyo costo actual oscilaría en 12 millones 600 mil; la de San Francisco, con un costo aproximado de 14 millones 100 mil pesos, y de Tiburcio, que costaría alrededor de 12 millones 200 mil.

Además del costo de las propiedades de Juárez, la investigadora y autora de la obra titulada Por ser hijo del Benemérito, Una historia fragmentada. Benito Juárez Maza, 1852-1912, Esther Acevedo aseguró en entrevista con el diario La Jornada que, el hijo de Juárez García era “un júnior, como los que podemos ver ahora, sin oficio ni beneficio más que usar el nombre del padre, pues no le salió nada en la vida, ni los negocios ni tuvo familia. No fue un buen gobernador de Oaxaca y quedó totalmente endeudado. Era un hombre que vivía de las apariencias”.

SEGUIR LEYENDO: