La verdad sobre la Batalla de El Álamo: la victoria del Ejército a cargo de Santa Anna, que México prefiere olvidar

Este sábado 6 de marzo se conmemora el 185 aniversario del fin de la batalla en el fuerte de El Álamo, en Texas, Estados Unidos

(Ilustración: Isaac Vallejo Amezcua / Infobae México)
(Ilustración: Isaac Vallejo Amezcua / Infobae México)

Mientras que para algunos la historia de una derrota y una masacre sin victoria resulta ser uno de los mayores actos heroicos, para otros no es más que un simple relato de guerra que es mejor dejar en el pasado y no recordar.

Es el caso de la historia de la batalla de El Álamo, fuerte defendido por 200 colonos texanos independentistas, pero masacrados por miles de soldados mexicanos, un capítulo en la historia de Texas -ahora Estados Unidos- que bajo una perspectiva “Hollywoodense, se representa en numerosas películas narrando una “idea falsa” de que los defensores norteamericanos lucharon por libertad, cuando en realidad buscaban la esclavitud, práctica que la Constitución Mexicana prohibía, según el escritor Paco Ignacio Taibo II, quien dedicó seis años de su vida a explorar a fondo el acontecimiento.

Muy difundida en el país del norte y poco conocida en México, esta batalla librada por mexicanos parece significar, para este país, una leyenda más, pues inclusive “la historia oficial la ignora”, pero, ¿qué fue lo que motivó esta batalla? y ¿cuáles fueron las verdaderas razones por las que los texanos lucharon contra México?

Con motivo del 185 aniversario del fin de la batalla en el fuerte de El Álamo, se destacan algunas de las causas por las que se produjo este enfrentamiento militar que consistió en un asedio de 13 días de duración, desde su inicio el 23 de febrero hasta el asalto final del 6 de marzo de 1836. Cabe mencionar que este suceso es meramente texano, pues en aquel entonces, Texas aún no formaba parte de Estados Unidos y ya estaba buscando la independencia de México.

Batalla de El Álamo en Texas (Imagen: Twitter / @INEHRM)
Batalla de El Álamo en Texas (Imagen: Twitter / @INEHRM)

Fue así que en 1821, cuando México finalmente obtuvo su independencia de España y bajo el mandato de Vicente Guerrero, abrió las puertas de Texas para que colonos estadounidenses se pudieran asentar en el estado mexicano, que hasta antes de ese momento permanecía bastante despoblado.

Con este acuerdo, las autoridades mexicanas temían lo que después de siete años se hizo realidad: que una llegada en masa de colonos hiciera considerar a Estados Unidos la anexión del territorio, así que para evitarlo, se fijó una serie de requisitos para residir en Texas, como la obligación de convertirse al catolicismo y adoptar la lengua española.

Para 1829, ya había alrededor de 25,000 colonos norteamericanos y aproximadamente 4,000 habitantes mexicanos viviendo en Texas.

No obstante, la población texana estaba más acostumbrada a las libertades y leyes estadounidenses, lo que empezó a causar tensión y descontento con el gobierno mexicano, ahora bajo el mandato del general Antonio López de Santa Anna y su nuevo sistema centralista, donde la concentración del poder y las funciones político-administrativas residían en un sólo órgano del país.

Antonio López de Santa Anna (Foto: INAH)
Antonio López de Santa Anna (Foto: INAH)

Aunado a ello, la esclavitud estaba prohibida en México por decreto oficial de la Constitución de Cadiz de 1812, por lo que la negativa de los estadounidenses a liberar a sus esclavos recrudeció las hostilidades.

Fue hasta 1835 cuando comenzaron los enfrentamientos entre tropas mexicanas y rebeldes texanos en el poblado de González, unos kilómetros al este de San Antonio, lo que dio inicio la guerra de Texas.

La Batalla de El Álamo

Finalmente, la noche del 6 de marzo de de 1836, alrededor de 6,000 hombres al mando de Santa Anna y tras 13 días de asedio, tomaron el fuerte de El Álamo.

Las películas norteamericanas destacan a tres personajes: James Bowie, William Travis y David Crockett, quienes según resistieron y defendieron hasta el último instante a El Álamo, lo cual Taibo II desmintió, pues la realidad es que en los últimos momentos de la batalla, unos texanos se rindieron y entre ellos estaba Crockett, quien fue fusilado por órdenes de Santa Anna de no dejar a ninguno de los combatientes con vida.

Además, el escritor aseguró que la independencia de Texas la declararon en una reunión pocos representantes de comunidades texanas, los demás eran aventureros llegados en ese momento de Louisiana, Kentucky y Tennessee, por lo que la independencia la declararon tres texanos y 59 no texanos.

Así se van encontrando un cúmulo de mentiras que obligan a una investigación más rigurosa y detallista para encontrar la verdad” comentó el escritor hispano-mexicano en el 2011, cuando se llevó a cabo Feria Internacional del Libro de Guadalajara de ese año.

SEGUIR LEYENDO

MÁS LEIDAS AMÉRICA

MAS NOTICIAS