Fernanda Melchor con Infobae: “Estamos a punto de dejar que un presunto abusador sexual llegue a una gubernatura”

En su nueva novela “Paradais”, de la editorial Penguin Random House, está presente el tema de acoso, violencia y marginación hacia la mujer

Fernanda Melchor (Foto: Penguin Random House Grupo Editorial))
Fernanda Melchor (Foto: Penguin Random House Grupo Editorial))

Para hablar de Paradais, el nuevo libro de Fernanda Melchor, tenemos que hablar no sólo del machismo que se vive en México día con día, también se debe de mostrar las continuas manifestaciones de violencia que se han presentado públicamente hacia las mujeres.

En esta nueva novela está presente el tema de acoso, violencia y marginación de la mujer, razón por la cual la escritora había evitado pronunciarse respecto a lo que sucedía con el tema del candidato Félix Salgado, “pero ahorita ya estoy cansada y la neta está cañón. Me parece preocupante”, comentó a Infobae México.

“Es algo que he evitado en todas las entrevistas porque me choca hablar de política, pero es un poco la violencia del Presidente en este momento de decir ´yo estoy obedeciendo al pueblo cuando se está dando estas peticiones de redes sociales que se rompa el pacto´, por favor, escucha a las mujeres” comentó.

“Toma en cuenta sus testimonios y me parece bien alarmante y triste cómo podemos pensar en el progreso de México si estamos casi a punto de dejar que una persona, que ha cometido abusos sexuales, llegue a ese grado de poder. Llegue a una gubernatura”, opinó Fernanda Melchor.

Esta opinión la dijo la autora antes de que la Comisión Nacional de honestidad y Justicia ordenara detener la candidatura de Félix Salgado.

Ante esta situación Fernanda Melchor solo constató que “al día las mujeres seguimos siendo ciudadanas de segunda categoría, cañón”.
Ante esta situación Fernanda Melchor solo constató que “al día las mujeres seguimos siendo ciudadanas de segunda categoría, cañón”.

Ante esta situación Fernanda Melchor solo constató que “al día las mujeres seguimos siendo ciudadanas de segunda categoría, cañón”.

Estos temas los hace abundar por cada una de las páginas de Paradais, en donde no escribe esta historia para reforzar los hechos, sino al contrario “lo que quiero es mostrarla desnuda, podemos sentir horror ante ella”.

“Creo que persona a persona un libro como Paradais te va a confrontar a ti como lector hombre o mujer. Te va a confrontar con las violencias, no sólo la que es padecido, sino las que tú mismo has perpetuado, entonces eso es como parte de mi programa y está cabrón”, señaló.

Por eso Fernanda Melchor quiere demostrar lo que ha aprendido a vivir como mujer en México “quiero demostrar de una forma muy impactante porque la literatura que a mí me gusta es la que marca, la que deja huella. Lo hago de esa forma por eso”.

El camino al “Paradais”

Fernanda contó a Infobae México que en el proceso de creación de Paradais hubo muchas etapas. (Foto: Penguin Random House Grupo Editorial))
Fernanda contó a Infobae México que en el proceso de creación de Paradais hubo muchas etapas. (Foto: Penguin Random House Grupo Editorial))

Hace diez años Fernanda Melchor dejaba un Veracruz “en medio de balas” y cuerpos tirados en vialidades, lo que ahora le ha sorprendido a la autora es cómo pasó la violencia de ser uno de los problemas más graves a ser totalmente ignorados.

Con esta experiencia ha logrado que en cada libro plasme una realidad muy cruel de la vida y a diferencia de “Temporada de Huracanes”, en esta nueva novela se desarrolla en “un fraccionamiento de lujo donde vive gente que se creen que son lo mejor de la sociedad, la gente más hermosa de la sociedad y cómo, sin embargo, la violencia penetra en ambos lugares”.

Por mucho que alcen bardas y alambres de púas logran salir librados de esta violencia

Aun así, Fernanda contó que en el proceso de creación de Paradais hubo muchas etapas. La primera de ellas fue ponerse en el lugar de las amas de casa y se preguntó “¿Cuál sería mi peor pesadilla? Empecé a trabajar desde ahí”, confesó.

En el 2018 dio una pausa a su primer borrador por problemas personales, pero en ese mismo año dedicó un mes en escribir las primeras 80 cuartillas, escribía todas las noches de 9 a 12, del cual obtuvo su primer borrador. Aunque tuvo que llegar la pandemia para poder terminarlo por completo.

Los temas que desarrolla en las novelas han sido muy particulares, pero Fernanda Melchor aclaró que “la verdad es que escribo de esto porque toda mi vida he vivido rodeada de violencia, quisiera poder decir ´no, México es perfecto y yo soy la loca que escribe libros super crudos´, pero no. Sí hay una relación definitivamente”.

Con esta experiencia ha logrado que en cada libro plasme una realidad muy cruel de la vida
Con esta experiencia ha logrado que en cada libro plasme una realidad muy cruel de la vida

Uno de los temas que más le interesaba seguir hablando era “de la violencia machista, seguir hablando desde cómo objetivamos a las mujeres, cómo las convertimos en objetos, como sociedad, objetos que satisfacen necesidades u objetos no satisfactorios que merecen la condena pública”, confesó.

“¿Eres feminista? Eres una inconforme, histérica, amargada, ¿Quieres protestar? No, tú eres la que está mal. Siempre en las mujeres hay un objeto de gratificación total o de frustración. Y las mujeres somos más que eso, somos seres humanos, pero yo quería escribirlo no como una reivindicación a la mujer, por supuesto lo es, pero quería abordar este discurso misógino”.

Para la autora el reto de escribir Paradais era plasmar estos temas, para que todo lector pudiera confrontarse con “los pensamientos crudos al respecto de ese machismo que es sólo capaz de ver a esa mujer conforme a lo que para él representa, solo ese deseo ciego compulsivo”, además de que en el libro también se presenta el deseo de dominación con el personaje de Polo.

¿De qué va “Paradais”?

La historia se desarrolla en un conjunto residencial de lujo, dos adoles­centes inadaptados se reúnen por las noches para embriagarse a escondidas y compartir sus desca­belladas fantasías.

Franco Andrade, obeso y solitario, adicto a la pornografía, sueña con seducir a la vecina de al lado –una atractiva mujer casada, madre de familia-, por quien ha desarrollado una obsesión malsana; mientras que Polo, su reacio compañero, fantasea con renunciar a su agobian­te empleo como jardinero del exclusivo fracciona­miento y huir de su casa, de su pueblo infestado de narcos, y del yugo de su dominante madre.

Ante la imposibilidad de conseguir lo que cada uno cree merecer, Franco y Polo maquinarán un plan tan pueril como macabro.

MÁS SOBRE OTROS TEMAS: