Golpe al narco: fuerzas federales decomisaron cocaína, metanfetamina y hachís en aeropuerto de la CDMX

En lo que va de febrero, también detuvieron el paso a cocaína, hachís y nicotina sintética

Guardar

Nuevo

infobae

El día de hoy, el Servicio de Administración Tributaria publicó un comunicado en el que informó sobre una serie de decomisos realizados por las diferentes aduanas mexicanas en lo que va del año. Destacan 35 kg de metanfetaminas encontrados en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM).

La Administración General de Aduanas, junto con la Marina-Armada de México y la Guardia Nacional, realizaron los dos operativos que permitieron detener el 10 de febrero 23 paquetes de metanfetaminas con un peso de 18 kg. Luego, el 12 de febrero, mediante rayos X se detectaron otros 17 kg de la droga que tenía como destino los Estados Unidos.

En el comunicado se informa además de otros tres decomisos ocurridos en los primeros días del segundo mes del año:

El 11 de febrero en la Sala de Revisión y Orientación al Pasajero Internacional del AICM, con ayuda de un binomio canino, se detectó una maleta procedente de Bogotá, Colombia, que en su interior contenía 20 paquetes de plástico con polvo blanco con un peso de 21.35 kg; al realizar las pruebas correspondientes, el resultado fue cocaína.

infobae

La Guardia Nacional también colaboró el 9 de febrero con el decomiso de 8.46 kg de hachís, producto psicotrópico que se obtiene de la marihuana y venía oculto en el interior de velas de cera.

Por último, el 7 de febrero se incautaron 30 frascos con nicotina líquida para cigarrillos electrónicos y 13 bobinas de repuesto provenientes de Londres, Inglaterra. El 19 de febrero del 2020, mediante un decreto, el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, prohibió la importación de cigarros electrónicos por considerarlos un riesgo para la salud de las y los mexicanos.

infobae

Según el Centro para la Prevención y Control de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos (EEUU), la pandemia por la COVID-19 ha incrementado el número de muertes por sobredosis entre los consumidores de drogas estadounidenses.

En el periodo de 12 meses que concluyó en mayo del 2020, se registraron 81,000 personas que murieron por sobredosis de drogas. Esta, según un comunicado de la CDC, es la más alta que se ha reportado en ese lapso de tiempo.

El Dr. Robert Redfield, director de la CDC, explica que “La disrupción de la vida diaria debido a la pandemia por COVID-19 ha golpeado fuertemente a aquellas personas con un desorden de consumo de sustancias”.

La muerte por sobredosis de metanfetaminas como las decomisadas por la Administración General de Aduanas ha aumentado en un 34.8%, superando el número de muertes provocadas por cocaína. Sin embargo, esta última también tuvo un aumento en el número de muertes por sobredosis.

El incremento del 26.4% en las muertes por sobredosis de cocaína están relacionadas, según estudios de la CDC, con la contaminación del narcótico desde su manufactura con opiáceos como el fentanilo y heroína. Aunque tampoco descartan que las y los usuarios consuman cocaína junto con estos narcóticos.

(Mapa: Infobae México)
(Mapa: Infobae México)

Sin embargo, el aumento más significativo fue el relativo a las muertes de sobredosis por uso de opiáceos, donde destaca el fentanilo, la principal causa de muerte entre los consumidores de drogas en los EEUU. El aumento fue de 38.4% respecto al periodo de 12 meses anterior.

Del lado mexicano, también han aumentado las muertes por sobredosis. Sin embargo, no han sido cifras oficiales ni organismos de gobierno los que han dado a conocer este fenómeno, sino los traficantes de un medicamento conocido como naloxona que es capaz de revertir los efectos letales de la sobredosis causada por opiáceos como el fentanilo y la heroína.

La naloxona es un medicamento estrictamente controlado por las autoridades sanitarias. Este solamente se administra en hospitales o mediante recetas, lo que ha obligado a personas que tratan con personas con dependencia al consumo de opiáceos a traficar el medicamento de manera ilegal, según relata Vice.

El cierre de las fronteras por la COVID-19 ha impedido que estas personas sigan contrabandeando el medicamento, por lo que las personas que tengan una sobredosis no podrán acceder a él para salvar sus vidas, a menos que acudan a un hospital.

Además, según narra la periodista Deborah Bonello, el cierre de las fronteras también ha disminuido la capacidad de los cárteles para introducir drogas a los EEUU, por lo que del lado mexicano de la frontera se vive ahora una sobreoferta de narcóticos, incrementando el riesgo de que los usuarios los consuman hasta tener consecuencias letales.

MÁS DE ESTE TEMA:

Guardar

Nuevo