La sombra del Cártel de Sinaloa se cierne sobre CDMX: decomisos, ejecuciones y la amenaza de una guerra

CJNG y la Unión Tepito entrarían en conflicto por la disputa del corazón de la República Mexicana

(Fotos: Cuartoscuro/VÍA Infobae México)
(Fotos: Cuartoscuro/VÍA Infobae México)

La Ciudad de México —la densamente poblada capital del país— se ha convertido en una zona de guerra donde se encuentran trenzadas las huestes de la Unión Tepito, Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) y el Cártel de Sinaloa.

Omar García Harfuch, titular de la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México, entrevistado por el diario El Universal, reconoce que la CDMX se ha convertido en un punto neurálgico donde todo confluye.

Un hombre presuntamente identificado como integrante del Cártel de Sinaloa en la Ciudad de México
Un hombre presuntamente identificado como integrante del Cártel de Sinaloa en la Ciudad de México

Para el titular, quien sufrió en carne propia la violencia criminal, el año pasado, aseguró que tanto el Cártel de Sinaloa —que a ultimas fechas ha atravesado por decomisos millonarios— como otras organizaciones criminales de talla internacional ven a la Ciudad de México como “el paso de drogas, armas y todo lo que se pueda imaginar”.

Desde principios de enero hasta la fecha, las autoridades capitalinas han asegurado más de dos toneladas de cocaína presuntamente pertenecientes a la organización sinaloense, lo que revelaría que éste cártel ha ido avanzando a través de sus células para dominar el narcomenudeo.

El pasado 26 de junio,el jefe de policía de la Ciudad de México, Omar García Harfuch, fue atacado por un comando del CJNG, mientras se dirigía a su oficina en la capital del país (Foto: REUTERS / Luis Cortes)
El pasado 26 de junio,el jefe de policía de la Ciudad de México, Omar García Harfuch, fue atacado por un comando del CJNG, mientras se dirigía a su oficina en la capital del país (Foto: REUTERS / Luis Cortes)

Ya desde el año pasado hubo en la Ciudad de México cambios de luces que indicaban el avance gradual de distintas células del Cártel de Sinaloa a lo largo de varias alcaldías.

A medidos de agosto pasado, Víctor Manuel Padilla Murillo, alias el “Negro” o el “Chatarras”, presunto operador del Cártel de Sinaloa, fue acribillado en un edificio perteneciente a la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) en la capital mexicana.

El “Chatarras” era testigo protegido de la Fiscalía General de la República y se presume también operaba en la capital mexicana.

Víctor Padilla, el "Chatarras", fue asesinado en un edificio de la SEIDO (Foto: Especial)
Víctor Padilla, el "Chatarras", fue asesinado en un edificio de la SEIDO (Foto: Especial)

El jefe de la policía apunta que las consecuencias de la violencia de los grupos criminales no coinciden con las que imponen los grandes cárteles en otros estados.

La batalla de la CDMX está lejos de terminar

La capital mexicana vio entrar al narco en 2009, cuando Javier Hernández Gómez, alias el " Pancho Cayagua” junto con otros líderes criminales, Jesús Abdiel Vega Lemus, el “Grande”; Omar Romero Romero, el “Colosio”; Ricardo López Castillo, el “Moco” y Armando Hernández Gómez , el “Ostion”, fundaron La Unión Tepito, una banda vinculada al cártel del narcotráfico de los Beltrán Leyva.

En octubre del 2017, el “Pancho Cayagua” fue asesinado por unos sicarios en moto.

El líder criminal vivía en un barrio de clase media al norte de la CDMX. Había pasado por prisión el año anterior por una acusación de homicidio, pero consiguió librarse. La prensa dijo que desde ese entonces perdió el poder del grupo criminal, que no estaba tan encima. Manejaba sus negocios desde casa.

El narcomenudeo, las extorsiones y secuestros son las principales actividades ilegales con las que operan los cárteles que operan en la CDMX  (FOTO: ARMANDO MONROY / CUARTOSCURO)
El narcomenudeo, las extorsiones y secuestros son las principales actividades ilegales con las que operan los cárteles que operan en la CDMX (FOTO: ARMANDO MONROY / CUARTOSCURO)

Coyagua recibió una llamada a eso de las 14:00 horas. Salió en su carro, llegó a un centro comercial que hay de camino a l barrio de Tepito y, antes de aparcar, le balearon.

Entonces, la fiscalía de la capital de México informaba que dos de los atacantes —fueron cuatro en total— eran muy cercanos a uno de los acérrimos rivales de Cayagua. Se trataba de Roberto Mollado, alias el “Betito”. Al parecer, en ese entonces el “Betito” controlaba el menudeo al otro lado del Paseo de la Reforma, una de las principales arterias de la ciudad.

Los comerciantes del barrio explicaron que el “Cayagua” se la debía a mucha gente. “Es parte del proceso, en el momento que te haces popular, te carga la chingada”. refirieron.

El “Betito” presuntamente orquestó el secuestro del hermano de Jorge Flores Conchas, conocido como el “Tortas”, entonces líder de la Unión. Esto provocó una batalla entre ambos líderes.

Para poder hacer frente al “Betito” y la Unión, el “Tortas” logró una alianza con el CJNG, quien le aportó armamento y protección y fundó la célula delictiva Anti-Unión Tepito

Elementos de la SSC de la CDMX, detuvieron mediante un operativo a doce integrantes del grupo delictivo La Unión (Foto: LUIS CARBAYO /CUARTOSCURO)
Elementos de la SSC de la CDMX, detuvieron mediante un operativo a doce integrantes del grupo delictivo La Unión (Foto: LUIS CARBAYO /CUARTOSCURO)

El Cártel Jalisco aparentemente apostaba a la “victoria” del Tortas y a través de él abastecer su droga en la capital mexicana, pero la Unión no lo permitió a base de plomo.

Según Antonio Nieto, autor del libro Narco CDMX: El monstruo que nadie quiere ver, el CJNG —al quedare sin aliado— miró hacia Tláhuac, donde estableció una alianza con el autodenominado Cártel de Tláhuac. Para entonces, el grupo criminal lo encabezaba el “Felipillo”, hijo de Felipe de Jesús Pérez Luna, el “Ojos” (abatido en 2017).

El ataque contra el titular de la SSC CDMX, Omar García Harfuch, el año pasado, estropeó el plan del CJNG de tomar la capital, ha advertido Antonio Nieto. Aunque el de Jalisco sea uno de los cárteles más poderosos, en Ciudad de México, las circunstancias y sus particularidades han jugado en su contra para sentar plaza en la región.

Definitivamente, los planes del Cártel Jalisco de dominar la capital continúan, pero ahora hay un nuevo rival que busca lo mismo: el Cártel de Sinaloa quien, según Nieto, es enemigo de la Unión.

MÁS SOBRE OTROS TEMAS: