Se registró un aumento de intentos de cruces de indocumentados a EEUU por Nuevo Laredo

En solo 72 horas fueron detenidos 172 personas proveniente en su mayoría de Centroamérica

(Foto: Aduanas y Protección de Fronteras de Estados Unidos)
(Foto: Aduanas y Protección de Fronteras de Estados Unidos)

En la zona fronteriza entre México y Estados Unidos, en la parte del estado de Texas, en los últimos días se han registrado varios intentos de tráfico de personas, que han sido interceptados por la Patrulla Fronteriza.

En los puestos de control del sector de Laredo, en solo 72 horas fueron detenidas 172 personas, la mayoría procedente de Centroamérica, que intentaban ingresar al territorio estadounidense de manera indocumentada.

Entre el 23 y 25 de enero, informaron las autoridades fronterizas, las personas que buscaban traficar a dichos migrantes –originarios de México, Guatemala, El Salvador y Honduras– intentaron utilizar remolques de tractor para meterlos a ese país. Sin embargo, en cada incidente, la vigilancia de los agentes junto con los perros que los acompañan frustraron los intentos.

(Foto: REUTERS/Daniel Becerril/ Archivo)
(Foto: REUTERS/Daniel Becerril/ Archivo)

Por otro lado, también fueron arrestados los conductores de los tres hechos, que son ciudadanos estadounidenses, quienes serán investigados a profundidad. La Patrulla Fronteriza de Estados Unidos decomisó los tractores y remolques que utilizaron estas personas.

Cabe señalar que, según reportó el personal fronterizo, la mayoría de los migrantes no usaban elementos de protección sanitaria, como cubrebocas. Fueron examinados, se les proporcionó material de seguridad ante el riesgo de contagio de COVID-19. Ninguno requirió mayor atención médica, según señalaron las autoridades.

La Patrulla Fronteriza del Sector Laredo lamentó, a través de un comunicado, que ni la actual pandemia ha sido impedimento para los contrabandistas de personas quienes continúan con estas labores delictivas.

(Foto: REUTERS/José Luis González/Archivo)
(Foto: REUTERS/José Luis González/Archivo)

Estos hechos coinciden con la recién entrada a la presidencia de Estados Unidos de Joe Biden, el pasado 20 de enero. Desde que estaba en campaña el demócrata se comprometió a implementar una política migratoria diferente a su antecesor Donald Trump.

Y así lo demostró desde el día que entró como presidente a la Casa Blanca. La noche del mismo 20 de enero el Gobierno de Joe Biden anunció una suspensión de 100 días de las deportaciones de inmigrantes, aunque con algunas excepciones, según un comunicado del Departamento de Seguridad Nacional (DHS).

“Durante 100 días, a partir del 22 de enero de 2021, el DHS suspenderá las deportaciones de ciertos no ciudadanos cuya deportación haya sido ordenada”, detalló el secretario interino, David Pekoske, recién nombrado por Biden.

(Foto: REUTERS/Erin Scott)
(Foto: REUTERS/Erin Scott)

La razón, dijo Pekoske, es “garantizar” que Estados Unidos tenga “un sistema migratorio justo y eficaz centrado en proteger la seguridad nacional, la seguridad fronteriza y la seguridad pública”, por lo que ordenó “revisar y reiniciar” los protocolos.

El DHS no aportó en el comunicado detalles sobre las personas que quedan excluidas de la medida de los 100 días, sin embargo el pasado martes un juez federal prohibió al gobierno del presidente Joe Biden implementar la suspensión.

El juez de distrito Drew Tipton emitió un interdicto temporal solicitado por el gobierno de Texas, que presentó una demanda el viernes contra un memorando del Departamento de Seguridad Nacional (DHS por sus siglas en inglés) que ordenó a las agencias de inmigración que pausaran la mayoría de las deportaciones. Tipton aseveró que el gobierno de Biden no había logrado “proporcionar ninguna justificación concreta y razonable para detener durante 100 días las deportaciones”.

Durante la campaña, Biden ya se comprometió a esta suspensión de las deportaciones aunque en ese entonces lo hizo sin excepciones.

Biden adquirió este compromiso después de recibir duras críticas durante las primarias demócratas por las deportaciones masivas del Gobierno de Barack Obama, del que él fue vicepresidente.

Durante la Presidencia de Obama fueron deportados tres millones de inmigrantes, más que con ningún otro gobierno de EEUU, incluido el de Donald Trump.

(Foto: EFE/Joebeth Terriquez)
(Foto: EFE/Joebeth Terriquez)

La pausa por 100 días de las deportaciones se suma a otra medida anunciada este miércoles por el DHS: La suspensión a partir las inscripciones al programa “Permanezcan en México”, que permitió a Trump devolver al país vecino a los solicitantes de asilo.

Además, Biden ha aprobado ya una serie de medidas migratorias dentro del paquete con 17 órdenes ejecutivas que ha firmado tras instalarse en la Casa Blanca, como el refuerzo del programa para jóvenes indocumentados conocidos como “dreamers” o “soñadores” o la revisión de las prioridades a la hora de arrestar a inmigrantes sin papeles.

Asimismo ha presentado un plan migratorio que prevé regularizar a 11 millones de indocumentados, aunque ese proyecto depende del Legislativo.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: