Norberto Rivera, el cardenal cercano al poder político, señalado de encubrimiento y que lucha contra el coronavirus

El religioso que ahora se encuentra en terapia intensiva por COVID-19 se mantuvo cerca de personajes relevantes de la política y la economía

(Foto: EFE)
(Foto: EFE)

El estado de salud del arzobispo emérito Norberto Rivera Carrera se encuentra grave, ya que tras haber dado positivo a COVID-19, recientemente se dio a conocer que el religioso, uno de los más polémicos por sus relaciones con el poder económico y político, entró en terapia intensiva luego de presentar complicaciones por la enfermedad.

Uno de los personajes de la política con el cual estuvo fuertemente ligado es el ex presidente Enrique Peña Nieto. En 2014, por ejemplo, durante una misa en la Catedral Metropolitana, el entonces Arzobispo Primado de México, oró por el titular del Ejecutivo federal, así como por el entonces jefe de gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera.

En aquel acto, Rivera señaló que el acto religioso se había llevado a cabo para que los funcionarios pudieran “contribuir al engrandecimiento nacional trabajando a favor de la paz en el país y por la justicia. Sin embargo, no fue el único momento en que se le relacionó al político mexiquense.

Y es que en 2010, según una publicación de la revista Proceso, la boda entre el priista y la actriz Angélica Rivera Hurtado, estuvo precedida por una “grave trama eclesiástica política”, la cual permitió el enlace. Esto debido a que presuntamente, la ceremonia fue posible gracias a que el matrimonio de Rivera con el productor José Alberto Castro fue anulado.

No obstante, este procedimiento se dio en medio de una serie de irregularidades, las cuales terminaron por quitarle las facultades de su ministerio sacerdotal al presbítero José Luis Salinas Aranda, quien laboraba en Televisa.

(Foto: EFE)
(Foto: EFE)

Asimismo, según la publicación, la Arquidiócesis inició un proceso en contra de Salinas Aranda por tres motivos: “haber actuado como sacerdote sin licencia; haber simulado el matrimonio de Rivera y Castro, por lo que debía ser ‘castigado con una pena justa’; y porque habría realizado sacramentos en Televisa sin autorización de Norberto Rivera”, se puede leer en la investigación.

Tras este asunto, el padre Salinas Aranda señaló a Norberto Rivera como el responsable del proceso al que fue sometido, pero murió el 7 de octubre de 2015 sin una respuesta ni reivindicación por parte de las autoridades eclesiásticas.

Otro de los momentos que lo ligan con el poder político se dio en 2001, pues en ese año ofició la misa del funeral del priista Carlos Hank González, en la cual lo comparó con Cristo, pues dijo que este personaje “supo administrar y multiplicar aquello que se le confió en vida, ya que con sus acciones benefició a innumerables familias que buscaban su apoyo y protección”.

Por otra parte, Norberto Rivera también estuvo ligado al poder económico. En 2013 viajó a Avión, en España, para oficiar una liturgia católica con motivo de los festejos de San Roque en la cual estuvieron presentes empresarios y ex funcionarios mexicanos.

Entre los invitados de se encontraba Olegario Vázquez Raña, Carlos Slim Helú, Miguel Alemán Velasco, ex gobernador de Veracruz, Amancio Ortega, dueño de Inditex, Miguel Sáenz, secretario de Marina con Felipe Calderón, y el empresario Miguel Rincón Arredondo.

(Foto: Cuartoscuro)
(Foto: Cuartoscuro)

Acerca de Arredondo, es importante recordar que en marzo de 2019, fue el responsable de la misa de bautizo de su hija, en la cual el presidente López Obrador fungió como el padrino.

De acuerdo con Bernardo Barranco, autor del libro sobre Norberto Rivera El pastor del poder, este religioso siempre buscó que la Iglesia fuera parte importante de la política nacional e incluso intentaba posicionar a esta institución como un factor de poder en la agenda pública.

Durante una entrevista de 2017 con el diario Chicago Tribune, Barranco describió a Rivera como un personaje cuya pretensión era que “en los grandes temas, la Iglesia estuviera debatiendo sobre la mesa, palmo a palmo, su agenda. Y en el plano político, la Iglesia quería decir qué candidato era viable y cuál no”.

Además de esas polémicas, cabe recordar que Norberto Rivera defendió al fundador de los Legionarios de Cristo, Marcial Maciel, sobre quien pesaban acusaciones de abuso sexual y pederastia. Incluso en 2006 y 2009, enfrentó un par de demandas por encubrimiento, negligencia y corresponsabilidad en el ataque sexual de al menos 26 menores de edad.

Asimismo, otros escándalos dentro de su iglesia estuvieron relacionados con la supuesta venta de los derechos de la imagen de la Virgen de Guadalupe y la excesiva comercialización de las visitas del Papa a México.

MÁS SOBRE ESTE TEMA