Soraya Jiménez, a 20 años de convertirse en “La primera mexicana de oro”

Fue la primer mujer en colocarse en un podio Olímpico desde México 68

Soraya Jiménez se colgó la medalla de oro en Sidney 2000 contra todo pronóstico.

(Foto: Twitter@CAVets_)
Soraya Jiménez se colgó la medalla de oro en Sidney 2000 contra todo pronóstico. (Foto: Twitter@CAVets_)

Habían transcurrido 16 años desde el último oro para México. Soraya, concentrada y con los ojos clavados en la barra, colocó sus manos sobre el peso y se hincó. Respiró hondo. Levantó la mirada y, a la par, elevó aquellos 127.5 kilos para colocarlos sobre sus hombros. Sus rodillas comenzaron a elevarse hasta quedar de pie por completo. Espero algunos segundos que transcurrieron como minutos sobre sus piernas temblorosas. Aceleró la respiración y tomó fuerza para llevar la barra sobre su cuerpo. De inmediato sus piernas volvieron a ponerse en pie, pero esta vez las pesas reposaban en sus puños. Paso a paso su cuerpo buscó el equilibrio. Lo encontró. Aguantó unos segundos más y azotó las pesas en la tarima. Soraya brincó y elevó su puño sin saber, aún, que había ganado la presea más alta.

Los Juegos Olímpicos disputados en la ciudad de Sidney, en el año 2000, fueron los primeros en los cuales se incluyó la halterofilia femenina. Al comienzo de la competencia disputada el 18 de septiembre en el Centro de Conferencias y Exposiciones de Sidney resaltó el nombre de la norcoreana Ri Song Hiu como la favorita para colgarse la medalla de oro en la categoría de 58 kilogramos. Ella, al igual que Soraya, levantó 95 kilogramos en la arrancada. El igualado duelo entre las competidoras le dio ventaja a la mexicana cuando Song Hiu no pudo completar la prueba de los 122.5 en el tiempo indicado, por lo que tuvo que repetirla. Por su parte, la mexicana tomó esa ventaja y se colocó en el primer lugar de la prueba cuando consiguió elevar 127 kilos y medio de peso.

Aquel día muchas rachas fueron rotas. Hace 20 años Soraya Jiménez Mendivil, originaria del Estado de México, consiguió un total de 222.5 kilogramos elevados. También se convirtió en la primera mujer de nacionalidad mexicana en colgarse la máxima presea y logró terminar con un periodo de 16 años en los que México no había conseguido el oro Olímpico. Antes que ella, en los juegos Olímpicos de 1968, María Teresa Ramírez logró colarse en el podio y ganar el bronce en natación. En la misma edición María del Pilar Roldán obtuvo la plata en la prueba de florete individual en esgrima.

Soraya Jiménez se retiró antes de comenzar la clasificación rumbo a Atenas 2004.

(Foto: Twitter@CONADE)
Soraya Jiménez se retiró antes de comenzar la clasificación rumbo a Atenas 2004. (Foto: Twitter@CONADE)

El camino a Sidney fue irregular. Al interior de la Federación Mexicana de Levantamiento de Pesas limitaba el apoyo para ella en su camino a los Juegos Olímpicos. René de la Serna, secretario técnico de la Federación en aquel momento, llegó a asegurar que las pesas no eran un deporte apto para mujeres.

Logró entrenar en el gimnasio del Comité Olímpico Mexicano, pero lo hacía en solitario. Sin embargo, gracias al patrocinio de la gasera Grupo Uribe, Georgi Koev se interesó en entrenarla y la llevó a Sofía, Bulgaria, para mejorar su nivel de cara a su participación en los Juegos Olímpicos.

Soraya Jiménez, además de colgarse el oro, también se consolidó en halterofilia y rompió estereotipos de género en una época en la que resultaba extraño que las mujeres entrenaran en los gimnasios levantando pesas. Así lo reconoció en una entrevista para TVC. “Me apoyaron mucho, mi familia, mis amigos. En esa época era muy raro que una mujer se metiera a un gimnasio. Era más de aerobics o, no sé, el jazz, y otro tipo de cosas. ´Pero bueno, me apoyaron. No fue fácil sobre todo en una sociedad en la que predomina el machismo”.

Soraya Jiménez falleció a la edad de 35 años.

(Foto: Especial)
Soraya Jiménez falleció a la edad de 35 años. (Foto: Especial)

El 24 de julio, el Comité Ejecutivo de la Federación Panamericana de Levantamiento de Pesas reconoció a la mexicana junto a otros atletas como una persona que “con sus proezas han contribuido al crecimiento de nuestro deporte en América y han trascendido a nivel orbital”. Con ello fue inducida en el “Salón de la Fama PANAM”.

Falleció el 28 de marzo de 2013 a la edad de 35 años a consecuencia de un paro cardiaco. Su carrera estuvo llena de logros conseguidos en los Juegos Centroamericanos de Venezuela en 1988, los juegos Panamericanos de Winnipeg en 1999, así como el Campeonato Mundial de Mayores en Atenas, Grecia en el mismo año, donde obtuvo su clasificación a los Juegos Olímpicos de Sidney.

MÁS SOBRE EL TEMA

Lesiones, enfermedades y escándalos: el peso que no aguantó Soraya Jiménez, la primera mexicana en ganar medalla de oro en JJOO

De medallista olímpico a morir en la desgracia: la trágica historia del marchista Noé Hernández

La historia de la gimnasta mexicana que sufrió bullying por su peso y hoy pone en alto el nombre de su país

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos