Leonardo Cornejo, el encargado de construir la refinería Dos Bocas, entregó contratos irregulares a Odebrecht

El proyecto que dio a la empresa brasileña en Tula estuvo manchado de corrupción, pues elaboró una trama para que se le concediera sin una licitación

La refinería de Dos Bocas es una de las megaobras más importantes del sexenio de López Obrador. (Foto: Presidencia de México/Reuters)
La refinería de Dos Bocas es una de las megaobras más importantes del sexenio de López Obrador. (Foto: Presidencia de México/Reuters)

La refinería de Dos Bocas, en Tabasco, es una de la obras más importantes del presidente Andrés Manuel López Obrador, y está bajo el mando de Leonardo Cornejo Serrano, Jefe del Proyecto, quien también fue el encargado de montar el mecanismo para entregar obras en Tula a Odebrecht, las cuales fueron a sobrecosto e incluso los brasileños las han reconocido. Además, estas se lograron gracias a los sobornos que se dieron al ex director de Pemex, Emilio Lozoya.

Según documentos de la Procuraduría General de la República (PGR), actualmente en poder de la Fiscalía encabezada por Alejandro Gertz Manero, consultados y publicados por Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), Leonardo Cornejo se encargó de impulsar, supervisar y validar la obra por la que la empresa brasileña pagó USD 6 millones.

Ese expediente contiene los oficios que Cornejo intercambió con Luis Weyll, entonces director de Odebrecht en México, desde que lo invitó a ser contratista hasta que se le anunció la asignación de una obra en la refinería de Tula por 1,436 millones de pesos sin la necesidad de una licitación.

Asimismo, en el documento está la confesión de Weyll respecto a que la obra se obtuvo mediante sobornos y la relación de las 46 citas que tanto él como Cornejo acordaron sostener en el piso 7 de la Torre de Pemex, con el fin de dar seguimiento al contrato y los procedimientos en donde estuvo implicado el ahora titular de la refinería de Dos Bocas.

Leonardo Cornejo Serrano. (Foto: LinkedIn)
Leonardo Cornejo Serrano. (Foto: LinkedIn)

De acuerdo con Weyll, le pagó por anticipado USD 2 millones a Emilio Lozoya en el 2013 por la promesa de obtener una obra en la refinería de Tula. Incluso dijo que se comprometió a pagar otros USD 4 millones cuando se le asignara y firmara el contrato, lo cual sucedió en el 2014.

Por lo tanto, ese fue el esquema a través del cual obtuvo beneficios para la compañía brasileña, como ampliaciones de contratos, más obras en Tula, Hidalgo, así como en la refinería de Salamanca, lo cual en conjunto sumó 5,200 millones de pesos.

En este proceso Cornejo Serrano fue un elemento clave, pues junto a Arón Marrufo Ruiz, entonces gerente de Pemex refinación y actualmente otro miembro del equipo que se encarga de la Dos Bocas, realizaron un estudio de mercado para justificar la asignación directa del contrato a Odebrecht, comparando su capacidad con otra empresa veracruzana 280 veces más pequeña que la brasileña.

La conclusión de Cornejo fue que Odebrecht tenía más capacidad y fue de esa manera que se la asignó la obra de Tula sin la necesidad de una licitación. Otro punto relevante de este proceso fue que se llevó a cabo en un solo día, atrayendo la atención de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), la cual concluyó que “no se dio la transparencia de contratación”.

El dictamen de adjudicación directa a Odebrecht en la refinería de Tula. (Foto: Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad)
El dictamen de adjudicación directa a Odebrecht en la refinería de Tula. (Foto: Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad)

Cabe recordar que en aquella época, Cornejo era Coordinador de Proyectos de Modernización y Ampliación de Capacidad, por lo que pudo tomar en sus manos la actualización de la refinería de Tula y de esa manera inició el procedimiento. Primero, el 2 de diciembre de 2013, envió una carta a Weyll para que presentara una cotización en Tula.

Antes de recibir una respuesta por parte del directivo de Odebrecht, Cornejo lanzó una solicitud a la Subdirección de Proyectos de Pemex para obtener el dictamen de excepción a la licitación pública en la obra de Tula, consistente en el movimiento de tierras, acondicionamiento del sitio y conformación de plataformas para el proyecto de aprovechamiento de residuales en la refinería.

Para justificar su petición, Cornejo adjuntó un estudio de mercado, en donde identificaba a empresas como ICA Fluor, Saipem, Odebrecht e Indheca entre las potenciales para realizar la obra; sin embargo la primera declinó su participación, la segunda fue desechada.

Aunque la evaluación contempló a las dos restantes, Odebrecht fue elegida como la mejor alternativa para asignar el contrato de manera directa, pues en ese momento contaba con 160,000 empleados en 20 países, mientras Idheca contaba con 600, casi todos en la planta Etileno XXI, en Veracruz.

MÁS SOBRE ESTOS TEMAS

Hacienda apuesta a Pemex 544,598 millones de pesos en Proyecto de Paquete Económico 2021

Quiénes integraban el círculo cercano de Emilio Lozoya

La impactante imagen satelital que muestra los efectos de la construcción de la refinería Dos Bocas en el ecosistema de Tabasco

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos