¿Estamos listos para sobrevivir, cuando la crisis acabe?

Algunas sugerencias del manejo de la comunicación en la etapa de recuperación, y cómo prepararnos para enfrentar la tan mencionada “nueva normalidad”

(Foto: Pixabay)
(Foto: Pixabay)

Aunque sabemos que el proceso de la pandemia es complejo y no se irá de la noche a la mañana, así como sus consecuencias económicas y sociales. Tengamos en cuenta que debe haber una etapa de recuperación. Y lo mejor es prepararnos para ello, ¡A la de ya!  

Aquí les comparto algunas sugerencias del manejo de la comunicación en la etapa de recuperación, y cómo prepararnos para enfrentar la tan mencionada “nueva normalidad”. 

Escuchemos a nuestros clientes. Valoremos a esos clientes que se quedaron con nosotros, o que siguen acudiendo a nuestro negocio y consumen nuestros productos. Una encuesta o sondeo directo para indagar en qué les ayudamos, qué les resolvimos, y por qué continuaron como clientes aun en la contingencia, es información valiosa para determinar cuál es nuestro valor. Qué tipo de servicios o productos son los más requeridos, en qué horarios y a qué precios. 

Y si no tuvimos clientes, o partieron como “golondrinas”, también hay que acudir a preguntar por qué los perdimos. Recordemos que dicen por ahí, que se aprenden más de los errores. Y las “golondrinas” de seguro nos podrán ayudar a determinar qué podemos mejorar. 

Hagamos escenarios. Con esta información podemos mapear dos escenarios, el escenario inmediato (transición) y el escenario de la recuperación. Para el primer escenario, identifiquemos qué tipo de cliente es el que acudirá de manera más próxima a consumir nuestros productos y servicios. Cuáles son sus expectativas o prioridades en la entrega de nuestros servicios. Por ejemplo: podemos indagar en nuestras redes sociales y en google, cuáles son los comentarios más recurrentes sobre nuestra industria o empresa, o también cuáles son las tendencias que marca el mercado. Hoy tenemos a nuestro alcance información digital valiosa que podemos aprovechar para tomar decisiones más efectivas.

Preparémonos y actuemos. Imaginemos que tendremos “el Día D”, así como el desembarco en Normandía durante la segunda guerra mundial, ese gran día será el relanzamiento de nuestra marca o empresa, la cual resurgirá con el ímpetu de lucha por recuperar su posición en el mercado.

Para ello, hay que enfocarnos en un mercado específico, aquél al que verdaderamente agregamos valor, con la finalidad de optimizar recursos y afinar puntería. Después de enfrentar una crisis como el coronavirus, nuestra empresa y nuestra gente de seguro ya no será la misma, tendrá una nueva fuerza resiliente para enfrentar la “batalla comercial”;, al igual que otras múltiples empresas que han sobrevivido o nuevas que han resurgido. 

¿Qué tenemos que hacer? Organicémonos por sectores y multipliquemos esfuerzos, todos enfrentamos la misma tormenta, y de seguro en conjunto podemos reposicionar nuestra industria. Por ejemplo, el sector turismo, convoquemos a toda la cadena de valor: hoteles, restaurantes, agencias de viajes locales, transporte, comercio, medios especializados.

Diseñemos en conjunto una nueva mística y un mensaje poderoso, construyamos campañas digitales de inbound marketing que atraigan leads de turismo doméstico, porque de seguro habrá gente deseosa por regresar a nuestras playas y centros de diversión. Y muy seguramente en conjunto, saldremos fortalecidos.  

Nos leemos pronto, abrazos.

*Consultora en comunicación corporativa, gestión de crisis, marketing digital y reputación, con más de 20 años de experiencia en empresas y marcas de México y Latinoamérica.

Lo aquí publicado es responsabilidad del autor y no representa la postura editorial de este medio.