Tren Maya: desmonte de selva para construir el megaproyecto de López Obrador costará 27 millones

Dos empresas mexicanas estarán a cargo de “limpiar” las secciones del recorrido que naturalmente están llenas de maleza

El Fonatur señaló que todavía falta un 5% de los derechos de vía para tener toda la ruta del proyecto cubierta (Foto: Cuartoscuro)
El Fonatur señaló que todavía falta un 5% de los derechos de vía para tener toda la ruta del proyecto cubierta (Foto: Cuartoscuro)

El Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) ya adjudicó dos de los contratos para construir los primeros tramos del Tren Maya; sin embargo, primeramente hay que limpiar las secciones del recorrido que naturalmente están rodeadas de selva.

La dependencia pagará 27.6 millones de pesos a dos empresas para adecuar 41.5 kilómetros del derecho de vía del Ferrocarril Chiapas-Mayab, que será aprovechado por el nuevo tren, de tal manera que se deje libre un espacio de 3.15 metros a cada lado de la vía.

La empresa chiapaneca Coyatoc Construcciones ganó el contrato para limpiar 27.4 kilómetros en el tramo 1 Palenque-Escárcega. Cabe recordar que la construcción de esta parte del tren costará 15 mil 538 millones de pesos y está a cargo la compañía portuguesa Mota Engil y la asiática China Communications Construction Company.

Por otro lado, Nexumrail, una de las mayores proveedoras del sector ferroviario, se encargará de limpiar 14 kilómetros entre Arellano y Mucuychacan, en Campeche, que forman parte del recorrido del segundo tramo que va de Escárcega a Calkiní.

Ruta propuesta del Tren Maya.  Proyecto Tren Maya/Reuters
Ruta propuesta del Tren Maya. Proyecto Tren Maya/Reuters

El pasado 30 de abril, la construcción de este tramo de 254 kilómetros fue ganada por las empresas FCC y Carso Infraestructura y Construcción (Cicsa) y cobrarán 18 mil 553 millones de pesos.

Coyatoc y Nexumrail tendrán hasta el 27 de mayo para desmontar la maleza que ha invadido las rutas.

“La contratista efectuará desyerbe, en forma manual en zona de selva, rural y urbana con maleza, estando obligado a utilizar al menos 85% de la mano de obra para la ejecución de este concepto contratando personas exclusivamente de la localidad”, exigió Fonatur.

La encargada de el desarrollo de la inversión turística en México también solicitó la aplicación de retardante de crecimiento vegetal a cinco metros a cada lado de la vía.

Fonatur solicitó la aplicación de retardante de crecimiento vegetal a cinco metros a cada lado de la vía.
Foto: Archivo
Fonatur solicitó la aplicación de retardante de crecimiento vegetal a cinco metros a cada lado de la vía. Foto: Archivo

En las bases de licitación se previeron cuatro meses para elaboración del proyecto ejecutivo, con lo que se prevé que las obras de los tramos 1 y 2 inicien en septiembre, pero “el contratista podrá presentar entregas parciales del proyecto ejecutivo, lo suficientemente definidos para permitir su ejecución inmediata”.

Es por ello que las obras de construcción de la vía férrea no pueden iniciar de inmediato: los proyectos ejecutivos aún no están hechos.

En tanto, un total de 16 consorcios, entre ellos Caabsa Constructora, Operadora Cicsa y China Railway International Group, presentaron ofertas para el contrato de construcción del tercer tramo del Tren Maya.

Caabsa Constructora hizo una propuesta de 9 mil 765 millones de pesos, mientras que la oferta más elevada fue la del consorcio encabezado por Acciona Infraestructura, por 17 mil 236 millones de pesos.

El ganador de esta licitación deberá construir el tercer tramo que recorre aproximadamente 172 kilómetros, desde Calkiní, Campeche, a Izamal, Yucatán.

Foto: Cuartoscuro
Foto: Cuartoscuro

Según el calendario de la licitación, el fallo se realizará el próximo 15 de mayo y las obras de construcción arrancarán el 25 del mismo mes.

Fonatur aseguró que la edificación empezará con el aval de la autoridad de salud.

Casos de corrupción en constructoras ganadoras

FCC Construcción, constructora que ganó en consorcio con Operadora CICSA la licitación del segundo tramo del Tren Maya, fue imputada en octubre del año pasado en España por pagar presuntamente sobornos por 82 millones de euros a políticos y funcionarios de Panamá a cambio de obras públicas en ese país.

Para estas obras en Panamá, FCC Construcción iba en consorcio con Odebrecht; la constructora brasileña célebre por el pago multimillonario de sobornos a múltiples gobiernos de América Latina para conseguir contratos, incluido México.

Sin embargo, el consorcio CICSA-FCC dijo a Animal Político que el caso que investiga la justicia española es de unos contratos de 2010, años antes de que en 2016 Grupo Carso adquiriera la mayoría de las acciones de esta empresa. Y que, desde la llegada de Carso, FCC ha colaborado con la justicia española para esclarecer los presuntos actos de corrupción.

MÁS SOBRE ESTOS TEMAS