Profepa abre investigación por abandono irregular de residuos hospitalarios calcinados en Edomex

La procuraduría determinó que los residuos provenían de unidades hospitalarias, ya que se identificó ropa quirúrgica, sondas con suero y gasas impregnadas con sangre

Investiga PROFEPA abandono irregular de residuos hospitalarios en el municipio de Nicolás Romero, Estado de México. Foto: twitter @PROFEPA_Mx
Investiga PROFEPA abandono irregular de residuos hospitalarios en el municipio de Nicolás Romero, Estado de México. Foto: twitter @PROFEPA_Mx

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) inició una investigación por el abandono inadecuado e irregular de residuos hospitalarios calcinados en el Municipio de Nicolás Romero, Estado de México.

Después de recibir una denuncia, representantes de la procuraduría realizaron un recorrido para verificar los hechos.

En el paraje Las Cebadillas, los inspectores encontraron en un montículo incendiado bolsas rojas con el símbolo universal de riesgo biológico que aún se distinguía.

La Profepa determinó que los residuos provenían de unidades hospitalarias, ya que en el segundo paraje, El Cabro, se identificó ropa quirúrgica, sondas con suero, así como gasas con sangre. También se encontraron placentas, frascos de vidrio, lancetas punzocortantes, tubos de ensayo de laboratorios y cajas de petri donde se manejan medios y cultivos de laboratorio.

“Se encontraban residuos biológicos infecciosos no anatómicos, entre ellos, cepas y cultivos, calcinados en un 98 por ciento. En el segundo paraje, se observó otro montículo de residuos peligrosos biológicos infecciosos no anatómicos (sangre, patológicos, punzocortantes, patológicos y cepas), los cuales se encontraban incendiados y calcinados en un 70 por ciento”, explicó la dependencia.

Investiga PROFEPA abandono irregular de residuos hospitalarios en el municipio de Nicolás Romero, Estado de México. Foto: twitter @PROFEPA_Mx
Investiga PROFEPA abandono irregular de residuos hospitalarios en el municipio de Nicolás Romero, Estado de México. Foto: twitter @PROFEPA_Mx

A este recorrido acudieron el Presidente Municipal de Villa del Carbón, así como dos funcionarios del Municipio de Nicolás Romero, a quienes se les recomendó acordonar el área y buscar una empresa transportista de residuos peligrosos biológicos-infecciosos (RPBI) y una empresa para su tratamiento, además de implementar las acciones pertinentes para garantizar la salud de los pobladores.

“La Profepa dará seguimiento al proceso de disposición final adecuada de estos residuos y realizará las investigaciones para determinar quiénes pudieran ser los responsables de estos hechos y en su momento presentar la denuncia penal que corresponda”, se lee en un comunicado que la dependencia compartió.

Cabe mencionar, que desde el pasado 6 de abril, la procuraduría difundió un comunicado en donde reiteraba que los servicios de RPBI eran considerados actividades esenciales, por lo que tenían que continuar funcionando.

“Los involucrados en la disposición adecuada de los residuos peligrosos biológicos-infecciosos (RPBI) deberán dar estricto cumplimiento a sus autorizaciones y a las disposiciones legales aplicables establecidas para el manejo integral de los residuos peligrosos biológico infecciosos que GENEREN, TRANSPORTEN, ACOPIEN, DEN TRATAMIENTO O DISPONGAN FINALMENTE, aún durante el periodo que dure la emergencia sanitaria generada por el COVID-19” aclaró la dependencia en su boletín.

Residuos biológicos en Lázaro Cárdenas, Michoacán. Foto: twitter @PROFEPA_Mx
Residuos biológicos en Lázaro Cárdenas, Michoacán. Foto: twitter @PROFEPA_Mx

Finalmente, destacó que el Reglamento Interior de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, podrá ejecutar acciones de inspección y vigilancia necesarias para verificar el cumplimiento de la legislación ambiental.

Manejo de los RPBI

La Secretaría de Salud maneja una guía sencilla para el personal médico de primer y segundo nivel de atención involucrado con el manejo RPBI, de acuerdo con la norma NOM-087-ECOL-SSA1-2002 sobre manejo de estos residuos.

El proceso de manejo de los RPBI involucra cinco pasos.

1. Identificación de los residuos: los desechos deben de ser identificados inmediatamente después del procedimiento que los generó. Para su correcta identificación, la separación de los residuos se debe de realizar de acuerdo a su estado físico (líquido o sólido).

Foto: Shutterstock
Foto: Shutterstock

2. Envasado: una vez que los residuos han sido identificados y separados de acuerdo al tipo y estado físico, estos deberán ser envasados en diferentes recipientes.

3. Almacenamiento temporal: para evitar que los RPBI se mezclen con la basura común, se debe de preestablecer un sitio para el almacenamiento temporal de los RPBI.

4. Recolección: la recolección deberá realizarse una o dos veces al día. Deberá existir una ruta preestablecida para trasladar los residuos en forma segura y rápida desde las áreas generadoras hasta el área de almacenamiento temporal, evitando pasar por la sala de espera.

5. Tratamiento: las instituciones de salud, pueden realizar el tratamiento final de los residuos dentro de la misma unidad médica. La forma más limpia y barata es utilizando un autoclave, excepto para punzocortantes.

MÁS SOBRE ESTOS TEMAS

Qué son los puntos de calor y por qué preocupan a las autoridades mexicanas

Cómo protegerse de la contaminación ante las altas temperaturas

Cambios en la Guía de Bioética: edad ya no será criterio para priorizar la atención médica

MAS NOTICIAS