Gladis Giovana apenas pudo ver y hablar con su madre el martes (Foto: REUTERS/Henry Romero)
Gladis Giovana apenas pudo ver y hablar con su madre el martes (Foto: REUTERS/Henry Romero)

A cinco días de haber sido ingresada al penal femenil de Santa Martha Acatitla, Gladis Giovana, la presunta feminicida de la niña Fátima, ha sentido el rigor de las medidas carcelarias y denunció haber sido objeto de maltrato, golpes y amenazas por parte de personal de custodia.

Así lo infirmó Marcelina Cruz Hernández, madre de Giovana, quien apenas el martes pudo ver a su hija después de que fue encarcelada el pasado viernes 21 de febrero. Mencionó que ha sido violentada por parte del personal de vigilancia del penal. Explicó que al acudir a visitarla su hija le relató los abusos por los que ha pasado en el lugar.

Me acaba de comentar que los oficiales le pegaron, le dieron codazos, me dice que una oficial de nombre Karla le pegó y le dio codazos para que dijera que ella también había sido responsable

Marcelina dijo que enfrentó las restricciones carcelarias para poder conversar por primera vez con su hija desde que fue recluida, quien permanece con estrictas medidas de vigilancia en Santa Martha Acatitla.

Gladis Giovana
Gladis Giovana "N" denunció ser víctimas de golpes, abuos y amenazas dentro del penal de Santa Martha (Foto: Twitter@FiscaliaCDMX)

Comentó que las autoridades penitenciarias emitieron una orden de restricción, lo que le impidió introducir los alimentos que le preparó y el agua que le llevó a su hija, a quien se ha restringido la posibilidad de entablar comunicación vía telefónica con sus familiares desde prisión.

Este martes 25 de febrero se reencontró con Giovana después de que fue arrestada el jueves pasado en el Estado de México junto a su pareja sentimental Mario Alberto “N”, y despejó dudas y escuchó de ella el grave problema legal por el que atraviesa.

Marcelina Cruz dijo que las amenazas e intimidación iniciaron desde antes de que su hija llegara a prisión: “de hecho, los policías que fueron por ella la amenazaron, le dijeron que se iba a hacer responsable de tres vidas más que ellos sabían cómo iba a declarar, que sí era culpable, e incluso la obligaron a que hiciera un croquis para que supieran dónde estaba yo, dónde vivía y que sólo así se echara la responsabilidad, la culpa”.

La mamá de Gladis Giovana dijo que ella tampoco se ha librado de amenazas de muerte.

“A mí sí me han insultado, prácticamente amenazas he tenido y de hecho ayer tuve una advertencia en el celular y, pues la verdad, yo también temo por mi vida y por la vida de mis niños”.

Gladis Giovana se encuentra en área restringida en Santa Martha (Foto: FGJEM)
Gladis Giovana se encuentra en área restringida en Santa Martha (Foto: FGJEM)

Por ahora, Giovana se encuentra en un área restringida, separada del resto de la población, en donde es tratada con rudeza por parte de las celadoras, a pesar de estar protegida por el Protocolo de Estambul que “es una guía que contiene las líneas básicas con estándares internacionales en derechos humanos para la valoración médica y psicológica de una persona que se presuma o haya sido víctima de tortura o algún maltrato”.

Marcelina Cruz recordó que su hija actualmente no tiene abogado, pues su defensora legal, Angélica Urbina, renunció tras recibir amenazas. Sin embargo, ofrece asesoría jurídica gratuita a la madre de la presunta feminicida y señaló que es posible que reciban apoyo de la oficina de defensoría pública, toda vez que carecen de recursos para contratar un abogado privado.

Urbina reiteró que no retomará la defensa de Gladis Giovana no por la complejidad del caso, sino por las amenazas recibidas hacia su persona y su equipo de defensores.

Marcelina también solicitó a la jefa de gobierno Claudia Sheinbaum ayuda para poder tener la custodia de sus tres nietos de siete, cinco y tres años, y agregó que la familia de Mario Alberto “N” no está capacitada para atender a los niños.

MAS SOBRE ESTE TEMA: