Video: Gobierno de México.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, dijo hoy es su conferencia que México ya no es de un solo hombre, en relación a una columna que publicó el periódico Wall Street Journal.

“Dice (la columna) que México es país de un solo hombre, imagínense la falta de profesionalismo, no conocer la historia del país. ¿Cuándo México fue país de un solo hombre?, cuando Antonio López de Santa Anna y cuando Porfirio Díaz”, dijo el mandatario mexicano.

López Obrador agregó que la comparación si “calienta”, pues Santa Anna fue presidente 11 veces y Porfirio Díaz en 34 ocasiones ocupó la Presidencia; y él solo lleva 15 meses y le faltan 4 años.

"Santa Anna fue presidente 11 veces, y bueno fue cuando el gran zarpazo, cuando nos quitaron casi la mitad de nuestro territorio. Se pasaron ¿no?, con la comparación. Cuál época es también así, la de Porfirio Díaz, 34 años , el ídolo de los conservadores, los dos, Santa Anna y Porfirio, por eso calienta, qué tengo yo que ver con Santa Anna, qué tengo yo que ver con Porfirio Díaz. Yo llevo 14 meses, 15 meses, me faltan 4 años, son un poco exagerados ¿verdad?, está mejor el Reforma”, expresó López Obrador.

López Obrador reiteró que no su gobierno no va a cambiar, sobre darle prioridad en combatir la corrupción, que sostiene, es la causa de la desigualdad y violencia en el país.

“Lo que estamos haciendo nosotros es no repetir lo mismo, por eso es el enojo... sencillamente ya se acabó la robadera y pues aunque me digan lo que me digan, ahora, hasta El País y ya nos volvimos famosos, el Wall Street Journal, pues no vamos a cambiar. Tenemos que transformar al país y la transformación de México pasa con acabar la corrupción, eso fue lo que dio al traste de todo, esa es la principal causa de desigualdad, social, desigualdad económica, por la corrupción hay inseguridad , hay violencia, entonces no vamos a dejar de combatir la corrupción, vamos a arrancar de raiz”, expresó.

(Foto: Cortesía Presidencia)
(Foto: Cortesía Presidencia)

El mandatario mexicano aprovechó para declarar lo anterior, cuando fue cuestionado sobre las licitaciones que se están realizando para construir los megaproyectos de su administración, como el Tren Maya, y dijo, que se investigará a las empresas, nacionales y extranjeras, a las que se le entreguen las obras y les pidió que se “porten bien” porque “ya se acabó el moche”.

“Entonces, pedirles que se porten bien, no es leerles la cartilla, es decirles no se confundan, no es lo mismo. Eso también es importante decirlo: ya no hay el moche, el 10%, te doy este contrato pero te mochas, ya no", reiteró.

López Obrador explicó que ya se terminó la época en que las constructoras “saqueaban” al país, y mandó un mensaje a las empresas extranjeras.

(Foto: Cortesía Presidencia)
(Foto: Cortesía Presidencia)

“Se degeneró tanto, había tanta corrupción en la construcción, que las empresas constructoras tenían más abogados que ingenieros, y le sacaban y le sacaban y le sacaban al gobierno todo lo que querían, entonces decirles ya se acabo.”.

“Y a las extranjeras, nada más expresarles que México no es tierra de conquistas, de vámonos a México porque allá podemos saquear, eso se terminó, por eso es el enojo de unos, incluso de la prensa internacional”, advirtió el presidente mexicano.

En su columna de este lunes, en The Wall Street Journal, Mary Anastasia O’Grady calificó de ilegal y de extorsión la cena en la que López Obrador comprometió a empresarios a comprar boletos para la rifa del avión presidencial.

(Foto: Cortesía Presidencia)
(Foto: Cortesía Presidencia)

Con López Obrador en la presidencia, México avanza hacia un régimen de un solo hombre que utiliza el terror para doblegar a empresas y oponentes con la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) como pieza clave en la estrategia, según The Wall Street Journal (WSJ).

Mary Anastasia O’Grady, autora de la columna “The Americas”, habló sobre la cena ofrecida por el presidente a un grupo de empresarios el 12 febrero, con la finalidad de comprometerlos a comprar boletos para la rifa del avión presidencial.

Según la columnista, ese hecho tiene el tufo de la ilegalidad, “huele mal”, y hasta fue visto como un “acto descarado de extorsión” contra los empresarios, dado que el gobierno es el que reparte concesiones y condona impuestos.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: