Video: Gobierno de México

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, dijo este lunes en su conferencia de prensa, que algunos de los oscuros episodios que ha tenido el Ejército Mexicano, son la represión a estudiantes en 1968 y el asesinato del político Carlos Madrazo, en los que tuvo participación.

“Yo hablo de claroscuros porque el Ejército recibiendo órdenes, eso hay que subrayarlo, del comandante supremo, llevan a cabo acciones arbitrarias, autoritarias... En 68 ya sabemos, aunque ahí hay algo especial, yo lo he dicho porque me lo contó el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas”, dijo el mandatario.

López Obrador narró la ocasión en que el general García Barragán, fue a confesarle al expresidente Lázaro Cárdenas la participación del Estado Mayor Presidencial en los hechos de 1968 y en el asesinato del político, Carlos Madrazo.

(Foto: Cortesía Presidencia)
(Foto: Cortesía Presidencia)

“Me contó que un día llegó a sus casa, a la casa del general (Lázaro Cárdenas) y llegando , venía saliendo el general Marcelino García Barragán que era secretario de la defensa en el 68, esto fue después, en el 69, y que venía caminando el general , todavía bajando la escalera, y le preguntó el ingeniero Cárdenas, a que vino el general García Barragán, pues vino a platicarme sobre muchas cosas entre otras lo del 68, y dice que llorando porque el general García Barragán, hombre fuerte, Villa también lloraba, le confesó de que en lo del 68 y en lo de Carlos Madrazo, había sido el Estado Mayor Presidencial, una revelación muy fuerte”, explicó el presidente mexicano.

En el discurso que ofreció el mandatario con motivo del 107 aniversario del Ejército Mexicano, dijo que “con todo y sus tropiezos”, el ejército sigue siendo una institución confiable.

Al ser cuestionado este lunes en su conferencia matutina sobre estos “tropiezo”, se refirió a la masacre de 1968 y al asesinato de Madrazo, así como a los hechos que ocurrieron en 1927 en Huitzilac, Morelos, y recientemente, dijo, a la guerra contra el narcotráfico, “esos son sus oscuros”.

(Foto: Cortesía Presidencia)
(Foto: Cortesía Presidencia)

“Entonces yo conozco esto, luego don Julio Scherer y Monsiváis también publican documentos sobre el general García Barragán sobre el 68, pero de una u otra forma es una mancha en el ejército, repito, por órdenes del comandante supremo, haya sido el ejército haya actuado el Estado Mayor, hubo una orden y lo otro, lo más reciente, tuvo que ver con la guerra contra narcotráfico, que también fue una instrucción, fue una orden , entonces estos son los oscuros”, explicó.

López Obrador aclaró que el ejército también ha tenido “muchos claros”. “El que sea un ejército surgido de una revolución para defender un sistema político legalmente constituido, para enfrentar el golpe de Estado de Huerta, contra el presidente Madero, así surge este ejército”.

Una comisión gubernamental mexicana reconoció, en septiembre de 2018, por primera vez en 50 años que la denominada “masacre de Tlatelolco” participó el ejército, puso fin al movimiento estudiantil de 1968 y fue una violación a los derechos humanos y un crimen de Estado.

(Foto: Cortesía Presidencia)
(Foto: Cortesía Presidencia)

"La masacre de Tlatelolco, acaecida la tarde del 2 de octubre de 1968 (…) constituye un episodio histórico en el cual el Estado mexicano mostró su rostro más autoritario al silenciar las voces de la movilización ciudadana", dijo Jaime Rochín, jefe de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas de México (CEAV).

Ese día, estudiantes que se manifestaban desde julio en el marco de un movimiento nacional realizaron en el céntrico barrio de Tlatelolco un mitin, el cual violentamente reprimido por militares y civiles armados ajenos a los jóvenes.

La masacre de Tlatelolco, acaecida la tarde del 2 de octubre de 1968 (…) constituye un episodio histórico en el cual el Estado mexicano mostró su rostro más autoritario al silenciar las voces de la movilización ciudadana.

(Foto: Cortesía Presidencia)
(Foto: Cortesía Presidencia)

El balance oficial fue de 30 personas muertas, pero según familiares y activistas podrían ser 400, dijo Rochín.

Afirmó que "fue un crimen de Estado el empleo de francotiradores que dispararon, a fin de crear caos, terror y una narrativa oficial para criminalizar la protesta; fue un crimen de Estado que continuó más allá del 2 de octubre con detenciones arbitrarias y torturas".

Sostuvo que las consecuencias de esta represión fueron el detonante de una espiral de violencia dirigida contra movimientos sociales contrarios al régimen.

Fue un crimen de Estado el empleo de francotiradores que dispararon, a fin de crear caos, terror y una narrativa oficial para criminalizar la protesta; fue un crimen de Estado que continuó más allá del 2 de octubre con detenciones arbitrarias y torturas.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: