(Foto: Cuartoscuro)
(Foto: Cuartoscuro)

Antes de morir, el cabo Álvarez alcanzó a jalar el gatillo de su ametralladora 7.62 -con capacidad de emitir 800 disparos por minuto- y logró abatir a 14 presuntos miembros del cártel Los Números.

Ocurrió el pasado 15 de octubre. El resto de sus compañeros solo observaron. El cabo estaba a cargo de la ametralladora colocada en el techo de uno de los vehículos que ese día realizaban un patrullaje en la comunidad de Tepochica, Guerrero, para erradicar cultivos de amapola.

Los Números se desplazaban en tres camionetas, y supuestamente venían de una fiesta (los peritajes realizados a los cadáveres arrojaron positivo en cocaína y alcohol). Sin embargo, fue en la cima de una hondonada ubicada en la Avenida del Estudiante, donde ambos grupos se encontraron de frente. Por las condiciones del terreno, ni unos ni otros se habían visto venir. La balacera, según las investigaciones, solo duró dos minutos.

La camioneta que encabezaba la marcha de Los Números, una Ranger de color azul, contaba también con un “vigilante” en la parte alta del vehículo: el hombre llevaba un arma larga en sus brazos. Él fue el primero en abrir fuego cuando se toparon con los militares, a menos de cinco metros. La mayoría de sus tiros impactaron en los vehículos oficiales, y sólo uno alcanzó a herir -aunque fatalmente- al cabo Álvarez.

(Foto: Cuartoscuro)
(Foto: Cuartoscuro)

La noticia sacudió al país entero. Se trataba de la primera masacre en tiempos de López Obrador.

El secretario de defensa, Luis Cresencio Sandoval, declaró que los militares implicados habían aplicado la Ley de Uso de la Fuerza: “Su disciplina y adiestramiento especializado para reaccionar ante agresiones de este tipo, de manera oportuna y contundente, empleando su equipamiento y material con que están dotados”, detalló.

A pesar de que en aquella parte del estado se disputan el territorio los Guerreros Unidos, La Familia Michoacana y el Cártel Jalisco Nueva Generación, las investigaciones aún continúan.

Existen dos opciones. En los próximos días será confirmada la versión de las autoridades, o se darán a conocer nuevos detalles, hasta ahora desconocidos.

Guerrero, la segunda entidad más violenta del país

Guerrero se ha convertido en una guarida para muchas bandas dedicadas al narcotráfico. Esta entidad es la segunda más violenta de todo el país. Según detalla el Índice de Paz México 2019, durante el año pasado alcanzó una tasa de 69.58 asesinatos por cada 100 mil habitantes, la tercera más alta de todo el país. Gran parte de esta violencia recae en la delincuencia organizada.

Guerrero ha sido históricamente productor de amapola, además es un punto clave en el trasiego de drogas en el interior del país. La FGR señala al Cártel Independiente de Acapulco y cinco células criminales operando en la entidad: “Guerreros Unidos”, “Los Granados”, “Los Rojos”, “Los Ardillos”, escisiones de la organización criminal de los Beltrán Leyva.

Sin embargo, de forma extraoficial operan tres bandas criminales más en la entidad: la “Familia Michoacana”, “Los Tequileros” y el “Cártel del Sur, motivo por el cual es sangrienta la disputa por el territorio.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: