Alfredo Ríos Galeana fue presentado en la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal tras haber sido reaprehendido en Los Ángeles, California en coordinación con la PGR y autoridades de EEUU. (Foto: Iván Stephens/Cuartoscuro)
Alfredo Ríos Galeana fue presentado en la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal tras haber sido reaprehendido en Los Ángeles, California en coordinación con la PGR y autoridades de EEUU. (Foto: Iván Stephens/Cuartoscuro)

Era buscado desde 1986, hasta que en 2005, mientras renovava su licencia de conducir en Estados Unidos, fue detenido. Mejor conocido como “El Feyo” o “El Charro del Misterio”, Alfredo Ríos Galeana se hizo famoso en el periodo que abarcó el inicio de los años ochenta por ser el asaltabancos más exitoso en México.

Se reportó que su muerte ocurrió a inicios de diciembre de 2019, sin embargo fue hasta el miércoles 15 de enero que se anunció su fallecimiento, mismo que las autoridades señalatron se debió a causa de una sepsis, que básicamente es una infección bacteriana en la sangre.

En su tiempo, “El Charro del Misterio” fue recluido en el penal federal de máxima seguridad El Altiplano en Almoloya de Juárez, Estado de México, mismo que está clasificado como el más seguro de México, así como uno de los más temibles, cuyos altos muros han albergado a criminales de la talla de Rafael Caro Quintero (fundador del Cártel de Guadalajara), Joaquín “El Chapo” Guzmán (ex líder del Cártel de Sinaloa) e incluso Mario Aburto Martínez, el presunto asesino de Luis Donaldo Colosio.

A “El Feyo” se le atribuían más de 100 asaltos bancarios y, cuando fue detenido en 2005, declaró ante los medios de comunicación que ya estaba fuera de la vida criminal y que el dinero que había obtenido a través de ella, ya se lo había gastado hace mucho tiempo. Sin embargo, en sus múltiples huidas, Ríos Galeana optó por hacerse un sin fin de cirugías plásticas con el objetivo de que no ser reconocido. En el 2015 fue condenado a 15 años de prisión por el delito de homicidio.

Se reporta que la muerte de Alfredo Ríos Galeana ocurrió a inicios de diciembre de 2019, sin embargo fue hasta el miércoles 15 de enero que se anunció su fallecimiento (Foto: Iván Stephens/Cuartoscuro)
Se reporta que la muerte de Alfredo Ríos Galeana ocurrió a inicios de diciembre de 2019, sin embargo fue hasta el miércoles 15 de enero que se anunció su fallecimiento (Foto: Iván Stephens/Cuartoscuro)

Durante su periodo más productivo de asaltos, existe registro periodístico que narra que en 1986 el entonces considerado enemigo público número uno de México, fue rescatado por un comando armado en medio de una audiencia en el Juzgado 33, fuga que implicó sangre y fuego; esa fue la última vez que se le vio en México durante la década de los ochenta, a pesar de que la recompensa que se ofreció por él era bastante jugosa.

Casi 20 años después se supo sobre “El Feyo” en julio de 2005 cuando fue detenido en Los Ángeles, California, tratando de tramitar un documento bajo el nombre falso de “Arturo Montoya”. Casos más asombrosos le siguen a su carrera delictiva, como el hecho de que lograra huir en tres ocasiones de prisión, así como su muy sabido gusto y afición por el canto y la actuación.

Fue en 1986 cuando Ríos Galeana adoptó el nombre falso de Arturo Montoya, ello tras su fuga del Reclusorio Sur, identidad con la que comenzó un proceso espiritual en el que se decía totalmente arrepentido de todas las fechorías que había cometido a lo largo de su vida, hecho que lo llevó a convertirse en “el hermano Arturo”, un predicador prófugo de la justicia.

Dentro de su historia como delincuente, se encuentra una larga lista de más de 20 bancos que asaltó a lo largo del país y fugas que lo hacen considerarlo el precedente de “El Chapo” Guzmán, no sólo por el mero hecho de asaltar bancos, sino también por usurpar identidades, una de ellas le valió el alias de "El Charro del Misterio”, nombre que usurpó a un cantante mexicano de la época.

En sus múltiples huidas, Ríos Galeana optó por hacerse un sin fin de cirugías plásticas con el objetivo de no ser reconocido por las autoridades (Foto: Archivo)
En sus múltiples huidas, Ríos Galeana optó por hacerse un sin fin de cirugías plásticas con el objetivo de no ser reconocido por las autoridades (Foto: Archivo)

Originario de Arenal de Álvarez, Guerrero, Alfredo Ríos Galeana, nació el 28 de octubre de 1950 y, en su mayoría de edad, ingresó al Ejército alcanzando el grado de sargento segundo en la Brigada de Fusileros Paracaidistas que luego abandonó para comenzar su carrera delictiva. Fue en 1976 que ingresó a una empresa dedicada a la vigilancia bancaria creada por el entonces gobernador Carlos Hank González y, dos años más tarde, ingresó al batallón de Radio Patrullas del Estado de México (Barapem) donde alcanzó el grado de comandante.

De manera oficial el Barapem se conformó como modelo de unificación policiaca, aunque en sus entrañas funcionaba como aparato de persecución política a fin de apagar las guerrillas en los años setenta. En resumen, si alguien cometía algún robo en el Estado de México era con permiso de la policía.

Cabe señalar que durante su experiencia como soldado cometió crímenes que lo llevaron a la cárcel de Lecumberri, de la que después fue trasladado al Reclusorio Oriente en el que permaneció dos años.

Al correr de los años su experiencia en vigilancia bancaria, militar y policiaca le valió el exitoso andar delincuencial del que gozó en medio de fugas y formación de bandas criminales conformadas por ex militares y policías.

Dentro de su historia como delincuente, se encuentra una larga lista de más de 20 bancos que asaltó a lo largo del país y fugas que lo hacen considerarlo el precedente de
Dentro de su historia como delincuente, se encuentra una larga lista de más de 20 bancos que asaltó a lo largo del país y fugas que lo hacen considerarlo el precedente de "El Chapo" Guzmán (Foto: Iván Stephens/Cuartoscuro)

Fue ingresado al penal de máxima seguridad del Altiplano y en 2015 fue condenado a 25 años de prisión por el delito de homicidio. Entre sus colaboradores se encuentran el famoso secuestrador Andrés Calietri (quien después fundó su propia banda criminal) así como Daniel Arizmendi, mejor conocido como “El Mochaorejas”. Le quedaban 10 años para cumplir su condena, aunque la sepsis de la que fue víctima le impidió ver la luz de nuevo.

El cronista Carlos Monsiváis en alguno de sus relatos lo describió como un hombre que se sabía un gran personaje, como una leyenda. Ríos Galeana incluso cuenta con un largometraje sobre su vida llamado “Mexican Gangster”, el cual fue dirigido por Billy Rovzar.

También existe otra película que se basa en el archivo delictivo de Ríos llamada “El Charro Misterioso” de José Manuel Cravioto, protagonizada por Tenoch Huerta en la que Alfredo Ríos es retratado como un modelo de todo lo que un mexicano querría ser, pero logrado con las peores técnicas a fin de obtener el respeto de la gente en medio de la fama, el poder, las mujeres y por supuesto, la fortuna.

El enemigo público número uno de México ha muerto.

MÁS SOBRE ESTA NOTA: