Avión de Volaris regresó al Aeropuerto de la Ciudad de México por amenaza de bomba

El vuelo despegó a las 18:30 horas del AICM con destino a Tuxtla-Gutiérrez, pero se vio obligado a retornar y a desalojar a sus pasajeros

(Foto: Volaris)
(Foto: Volaris)

El vuelo 794 de la aerolínea Volaris, con ruta Ciudad de México-Tuxtla Gutiérrez, retornó al aeropuerto de origen después de despegar este miércoles 25 de diciembre, por una “posible amenaza de bomba”.

A través de un breve comunicado, la compañía señaló que la aeronave con matrícula XA-VRE retornó al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México para someterse a "una revisión de seguridad”, al haber recibido una amenaza de explosivos.

“La aeronave ya se encuentra en tierra y los clientes han sido desembarcados. Las autoridades del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México llevarán a cabo los protocolos de seguridad de rutina e informarán de manera oportuna sobre los resultados de la revisión", explicó Volaris, que indicó que "la seguridad de sus clientes y su tripulación es una prioridad”, y evitó dar más detalles.

(Foto: sitio web AICM)
(Foto: sitio web AICM)

La salida del vuelo estaba programada para las 18:30 horas de la tarde del 25 de diciembre, desde la Terminal 1. Según la información del AICM, despegó unos minutos después, a las 18:30 horas. Debía llegar a Tuxtla Gutiérrez, en el estado de Chiapas, a las 20:06 horas, pero al abandonar el aeropuerto capitalino, se vio obligado a regresar y a desalojar a sus pasajeros. Según las primeras informaciones, en el avión viajaban 142 personas y 7 tripulantes.

Hasta el momento, no se ha facilitado un informe oficial de los resultados de la inspección.

El incidente de este día de Navidad, llega meses después del pánico que se vivió en el vuelo 4789, también de la compañía Volaris. El pasado 20 de febrero, la aerolínea canceló este trayecto, con ruta Ciudad de México-Mérida, por una “amenaza de sabotaje”.

Ese día, con el avión aún en tierra, los tripulantes desembarcaron la aeronave y activaron los protocolos de seguridad. Al lugar arribaron ambulancias, distintas corporaciones de policía y perros rastreadores de explosivos. Finalmente se determinó que se trataba de una falsa alarma de bomba.

La segunda amenaza de bomba en Navidad

El 25 de diciembre de 2018 ocurrió un incidente similar (Foto: Volaris)
El 25 de diciembre de 2018 ocurrió un incidente similar (Foto: Volaris)

Justamente el 25 de noviembre de 2018, la aerolínea reportó un incidente similar.

Ocurrió en el vuelo 965 procedente de San Antonio, Texas, a Ciudad de México. Al igual que en esta ocasión, también se activaron los protocolos de seguridad.

“Siguiendo los protocolos, tanto la tripulación como el equipo del tierra de Volaris concentraron sus esfuerzos en el desembarque seguro de la totalidad de los clientes”, detalló la aerolínea en un comunicado.

Entonces, los pasajeros denunciaron la presencia de un paquete sospechoso en uno de los sanitarios de la nave A320 (N515VL).

Durante el incidente del 25 de diciembre de 2018, el sospechoso fue detenido (Foto: Milenio TV)
Durante el incidente del 25 de diciembre de 2018, el sospechoso fue detenido (Foto: Milenio TV)

La aerolínea expuso que tanto las autoridades como personal realizaron una revisión de la aeronave, sin encontrar artefacto alguno.

También el 17 de febrero de 2019 tuvo que cancelar un vuelo con la ruta Los Ángeles-Guadalajara, debido a que el avión había sido golpeado por un vehículo “ajeno a la compañía”; poco después, el 6 de mayo, Volaris informó que su vuelo 801 que cubría la ruta Tijuana-Uruapan fue desviado por una indicación de la cabina de pilotos al aeropuerto de Mazatlán por falla en el motor.

Volaris inició operaciones en marzo de 2006, es la aerolínea de bajo costo más popular de México.

Fue fundada por los fondos de inversión Discovery Americas I, Columbia Equity partners y la aerolínea TACA.

Entre septiembre de 2017 y septiembre de 2016 había dado servicio a 400.000 personas más que Aeroméxico, la emblemática aerolínea azteca.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

TE PUEDE INTERESAR