Un auto con dos personas a bordo se mantiene siempre cerca de la estructura (Foto: archivo)
Un auto con dos personas a bordo se mantiene siempre cerca de la estructura (Foto: archivo)

Édgar Guzmán López fue ejecutado hace 11 años en el estacionamiento de un centro comercial en Culiacán, Sinaloa. Desde entonces en el lugar se construyó un cenotafio que recuerda el día que murió uno de los hijos de Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera.

El monumento funerario está custodiado las 24 horas por personas que desde un auto vigilan a corta distancia que no sea vandalizando, pero a menudo aparecen en el lugar flores o muñecos de peluche.

Esta semana, el cenotafio amaneció adornado con luces navideñas y flores de Nochebuena, además de regalos que forman la figura de pinos navideños y algunos ramos de flores.

Se desconoce quién colocó la decoración en la tumba, aunque siempre se ha dicho que es la familia de los tres jóvenes que fueron ejecutados ese día, ya que en el cenotafio hay una placa en la que están sus iniciales con la leyenda “siempre los amaremos”.

La leyenda que recuerda al hijo de Guzmán Loera (Foto: captura de pantalla)
La leyenda que recuerda al hijo de Guzmán Loera (Foto: captura de pantalla)

Édgar Guzmán López era el hijo mayor del Chapo, cuando tenía 22 años, él y su primo César Ariel Loera Guzmán fueron asesinados el 8 de mayo de 2008, por un grupo rival del cártel de Sinaloa, aunque también circula la versión de que fueron los hombres de Ismael “El Mayo” Zambada, uno de los fundadores de la organización criminal, quienes lo asesinaron por equivocación.

Según testimonios publicados por diarios de la época, los jóvenes estaban conversando en el estacionamiento cuando los sorprendió la llegada en cinco camionetas con al menos 20 hombres con chalecos antibalas y armas largas.

El pánico se desató cuando se escuchó un fuerte estallido y el fuego apareció en un letrero en la pared superior del centro comercial, con un bazucazo, los gatilleros habían anunciado su llegada.

El cenotafio luce ahora decoración navideña (Foto: captura de pantalla)
El cenotafio luce ahora decoración navideña (Foto: captura de pantalla)

El ataque habría sido perpetrado por una célula de sicarios que estaba al mando de Gonzalo Inzunza Inzunza, el Macho Prieto, jefe de pistoleros del Mayo Zambada.

La versión es que el Chapo le pidió al Mayo ejecutar a un joven apodado el Guacho, pero los sicarios cometieron un error y ejecutaron a Guzmán López.

Reportes de la Fiscalía General de Justicia del Estado señalan que en el lugar de los hechos se encontraron al menos 500 balas percutidas de AK-47 y uno más de una bazuca.

Al momento de la ejecución, el 8 de mayo, se desconocía si el hijo de Guzmán Loera también estaba involucrado en el negocio de su padre, pero dos días después, el 10 de mayo de 2008, la fecha en la que se celebra el Día de las Madres en México, se conoció en Culiacán como el día en la que la ciudad se quedó sin rosas rojas, todas las flores fueron compradas para el funeral.

La tristeza del ‘El Chapo’ fue tan grande que mandó a comprar todas las rosas de Culiacán para el entierro, que incluso inspiró al cantante Lupillo Rivera para escribir el famoso corrido 50 mil rosas rojas.

Un día después, los cárteles mostraron su fuerza y desataron una balacera que dejó 300 casquillos de armas largas en la ciudad de Guamúchil, a tres calles de una base de la policía ministerial. Ningún militar impidió que ocho personas fueron asesinadas, entre ellas tres niños que quedaron en medio del fuego cruzado.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: