Obras del Aeropuerto de Santa Lucía no ayudarán a reducir el flujo de tráfico en el AICM con base en las conclusiones del Grupo Aeropuertos de París Ingeniería. (Foto: Archivo)
Obras del Aeropuerto de Santa Lucía no ayudarán a reducir el flujo de tráfico en el AICM con base en las conclusiones del Grupo Aeropuertos de París Ingeniería. (Foto: Archivo)

En su tarea de colaborar con la preparación de la terminal aérea de Santa Lucía, el Grupo de Aeropuertos de París Ingeniería ha publicado un documento en el que detalla que las pistas 1 y 3 del proyecto aeroportuario del gobierno en turno no podrán cumplir con su función principal que es la de aliviar el tráfico que ya se ha acentuado en la vieja base de la Ciudad de México.

El proyecto diseñado por ingenieros de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA), sólo dará paso a que en la pista 1 de Santa Lucía se puedan realizar despegues, mientras en la 3, que sólo se lleven a cabo aterrizajes. En resumen, no se podrán realizar operaciones simultáneas en el proyecto empujado por la 4T.

De igual manera, el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció en su momento que la idea era iniciar operaciones con 19 millones de pasajeros, cifra que no se podrá cubrir si no hasta hasta 2042, es decir, hasta 20 años después de su inauguración.

El refuerzo de la incertidumbre

Andrés Manuel López Obrador anunció en su momento que Santa Lucía iniciaría operaciones con 19 millones de pasajeros, cifra que no se podrá cubrir si no hasta hasta 2042. (Foto: Cortesía Presidencia)
Andrés Manuel López Obrador anunció en su momento que Santa Lucía iniciaría operaciones con 19 millones de pasajeros, cifra que no se podrá cubrir si no hasta hasta 2042. (Foto: Cortesía Presidencia)

El futuro aeropuerto tiene como fecha tentativa de inicio de operaciones marzo de 2022, además de ser un sistema que se ha presumido como un modelo consolidador. Sin embargo, la serie de pruebas a través de documentos, como el que ha presentado Grupo de Aeropuertos de París Ingeniería, podrían evidenciar que los 30 meses que llevará su construcción no cuentan del todo con un aval técnico, además de reforzar la incertidumbre que genera que una obra pública de transportes de tal nivel no cuente con una buena planeación y evaluación de sus diferentes fases.

Fue a principios de julio de este año que Marco Gutiérrez, presidente de la Cámara Nacional de Empresas de Consultoría (CNEC), celebró que el proyecto de Santa Lucía ya contará con el plan maestro de los ingenieros de la SEDENA, así como con su correspondiente aval técnico. Previo a ello, en marzo, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) emitió su propia estrategia para la implementación del Modelado de la Información de la Construcción (MIC), modelo que tendrá un carácter obligatorio en materia de obra pública, con el objetivo de que se tomen las mejores decisiones durante los procesos de construcción y de control de gastos.

Sin embargo, a pesar de que el mismo gremio de especialistas en proyectos ejecutivos de obra han señalado ya en su estudio que, Santa Lucía no alivia el mal para el que está destinado a existir, en el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2020 se le destinaron 5 mil 372 millones de pesos, ascendiendo el proyecto a un costo total de obra de 95 mil 260.4 millones de pesos.

 Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2020 destinó 5 mil 372 millones de pesos, a Santa Lucía (Foto: Cesar Rodriguez/Bloomberg)
Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2020 destinó 5 mil 372 millones de pesos, a Santa Lucía (Foto: Cesar Rodriguez/Bloomberg)

La adecuación de la Base Militar de Santa Lucía con categoría internacional contempla su interconexión con el aeropuerto de la Ciudad de México, además de la reubicación de la base para mejorar el tráfico actual que existe en el viejo aeropuerto.

La saturación que se vive en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) es un hecho documentado que incluso ha exigido la creación de la Agencia Federal de Aviación Civil (AFAC), inaugurada a mediados de este año como órgano administrativo desconcentrado de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes. Las tareas de la AFAC son establecer, administrar, coordinar, vigilar, operar y controlar la presentación de los servicios de transporte aéreo nacional e internacional aeroportuarios, complementarios y comerciales.

La AFAC viene a colación en el problema del tráfico aéreo en México, pues sustituye todas las funciones de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), misma que se consideró que ya estaba rebasada en su atención a las necesidades de aviación civil, además de ser un ente regulador del sector aeronáutico civil con mayor autonomía administrativa de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

MÁS SOBRE ESTE TEMA: