(Foto: Cuartoscuro)
(Foto: Cuartoscuro)

El Wall Street Journal, uno de los diarios más influyentes en materia económica de EEUU, apoyó el ofrecimiento que le hizo Estados Unidos a México para intervenir militarmente en su territorio y ayudarle a erradicar su problema crónico de narco e inseguridad.

Después de que nueve integrantes de una prominente familia mormona, tres mujeres y 6 niños, fueran acribillados y quemados en un punto carretero aislado y de alta peligrosidad entre Sonora y Chihuahua (al norte del país), el presidente Donald Trump ofreció ayudar a México.

La noticia tuvo gran impacto mediático en buena medida porque involucró infanticidios y a una familia acaudalada con apellido de peso (LeBarón). Todas las víctimas eran ciudadanos con nacionalidad mexicana y estadounidense.

"Si México necesita o solicita ayuda para limpiar estos monstruos, Estados Unidos está listo, dispuesto y capaz de involucrarse y hacer el trabajo de manera rápida y efectiva. ¡El grandioso nuevo presidente de México ha hecho de esto un gran tema, pero los cárteles se han vuelto tan grandes y poderosos que a veces necesitas un ejército para derrotar a un ejército!”, escribió Trump en sus redes sociales.

(Foto: REUTERS/Jonathan Ernst)
(Foto: REUTERS/Jonathan Ernst)

En su editorial, el rotativo aseguró que el crimen organizado domina gran parte del territorio mexicano, y generalizó al decir que “la dura verdad es que (México) es un lugar peligroso y cerca de ser un Estado fallido".

Esto a pesar de que Mérida, capital de Yucatán, fue considerada por la revista Ceoworld como la segunda ciudad más segura de todo el continente americano, solo después de Québec (Canadá). La capital yucateca se situó en la vigésima primera posición de la lista de ciudades más seguras del mundo, superando a urbes como La Haya en Holanda, donde se encuentra la Corte Internacional de Justicia, o Ginebra en Suiza, que alberga la sede de las Naciones Unidas en Europa.

Según el Wall Street Journal, si México no puede controlar su territorio, EEUU debe intervenir: “La Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés), debería infiltrarse para descubrir las identidades y ubicaciones de quienes ordenaron o llevaron a cabo los asesinatos de la familia LeBarón, y garantizar su desaparición sería una señal de que la justicia estadounidense tiene un largo alcance. No se puede descartar una operación militar de EEUU”.

También aseguró que, a pesar de llevar un año en el cargo, el presidente López Obrador ha fracasado en su “estrategia izquierdista de paz”, y ha dejado que los cárteles tomen prácticamente el control del territorio.

La respuesta del lado mexicano

(Foto: Cortesía Presidencia)
(Foto: Cortesía Presidencia)

Roberto Velasco Álvarez, el vocero de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), agradeció la preocupación del gobierno estadounidense y respetó la opinión del WSJ, pero afirmó que México no está de acuerdo con su diagnóstico del problema y sus conclusiones.

Respecto a la propuesta de una intervención militar en México, el vocero dijo que tal enfoque sería “completamente desproporcionado”, y tendría un costo enorme para México, Estados Unidos y la comunidad bilateral que los une.

“Este año México se convirtió en el principal socio comercial de su país vecino del norte. Estados Unidos comercia ocho veces más con México que con Brasil, la economía más grande de América Latina, y tres veces más que con Alemania, una importante potencia de exportación. Una operación militar estadounidense en México causaría un daño importante a la próspera relación económica entre nuestros países, lo que a su vez se traduciría en mayores tasas de desempleo y bienes más caros para los ciudadanos estadounidenses y mexicanos por igual”, explicó Roberto Velasco.

Agregó que, siguiendo la lógica de EEUU, allí también hay ciudades que deberían militarizarse, pues algunas incluso tienen tasas de homicidios superiores al promedio mexicano. “La situación de seguridad en México es mucho más compleja que su descripción general. Por ejemplo, la tasa de homicidios en varias ciudades mexicanas es similar o incluso más baja que el promedio estadounidense”.

En cuanto a la fallida “estrategia izquierdista de paz”, el vocero afirmó que después de años de conflicto, la administración actual ha aprendido que un enfoque militar solo exacerba la violencia. “Por lo tanto, no seguiremos este enfoque”.

(Foto: EFE)
(Foto: EFE)

También recordó que cuando López Obrador era el alcalde de Ciudad de México, logró disminuir las tasas de criminalidad a pesar del estallido de violencia en varias partes del país. “Tiene probada experiencia en el tema”, aseguró.

Sin hacer alusión directamente al problema, también mencionó entre líneas la grave correlación criminal que existe entre ambos países: la actual situación de México se debe, en gran parte, a la alta demanda de estupefacientes en EEUU y al tráfico de armas provenientes de la Unión Americana.

El Council on Foreign Relations (CFR) informó que los estadounidenses gastaron casi USD 150 mil millones en 2016 en cocaína, heroína, metanfetamina y marihuana, y los opioides sintéticos como el fentanilo continúan agravando aún más el problema. La mayor parte de esto llega a través de la frontera mexicana, y el dinero de las ventas de drogas permite a los cárteles sobornar a las fuerzas del orden en ambos países.

Las armas de alta potencia (como un rifle de francotirador calibre .50) que los sicarios del Cártel de Sinaloa utilizaron contra soldados mexicanos en Culiacán, son fáciles de adquirir en casi cualquier parte de EEUU, por lo que son enviadas fácilmente a México. Mismo caso ocurrió con el arsenal empleado para asesinar a los miembros del clan LeBarón.

“El gobierno mexicano rechaza rotundamente una intervención militar estadounidense. Tal idea iría en contra de nuestros principios. Entendemos y compartimos la indignación. Pero recomendar una operación militar en México es simplemente absurdo”, finalizó.

El mismo López Obrador agradeció el interés de Trump, pero insistió en que es un tema que le toca atender a México exclusivamente.

“No puede intervenir otro gobierno en nuestro territorio si no existe un acuerdo y la solicitud expresa de nuestro gobierno. Un ejemplo: nosotros opinamos acerca de los lamentables hechos en Ciudad Juárez, pero no podemos intervenir en la investigación en El Paso Texas”, reviró el mandatario en alusión a la masacre del 3 de agosto en la que murieron tres mexicanos.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: