(Foto:EFE)
(Foto:EFE)

El Consejo de Ministros de España determinó que la solicitud de extradición interpuesta por la Fiscalía General de la República (FGR) de México contra Alonso Ancira, presidente de Altos Hornos de México (AHMSA), reúne los requisitos para continuar el procedimiento vía judicial.

La Subdirección de Cooperación Internacional del Ministerio de Justicia de España, confirmó que es procedente la solicitud formal de extradición y sus anexos presentada por la Fiscalía, los cuales ya fueron enviados al Juzgado Central de Instrucción 1, para continuar con el procedimiento.

La autoridad española dictó auto y fijó el martes 30 de julio, para que se realice la audiencia prevista en el artículo 12 de la Ley de Extradición Pasiva, en la que se solicitará a Alonso Ancira Elizondo, que manifieste si accede o no a la extradición.

La Fiscalía mexicana estima que será el próximo mes de septiembre, cuando se eleve el expediente a la Sala de lo Penal de aquel país.

Alonso Ancira, dueño de la poderosa empresa Altos Hornos de México, fue detenido el pasado 29 de mayo en la ciudad de Palma de Mallorca (España), acusado de los delitos de corrupción y lavado de dinero, pero días después salió de la cárcel gracias al pago de un millón de euros como fianza, mientras se decide sobre su extradición a México.

El caso de la venta de Agro nitrogenados a Pemex

Emilio Lozoya, ex presidente de Pemex, y Alonso Ancira, dueño de Altos Hornos de México (AHMSA) FOTO: ARCHIVO JUAN PABLO ZAMORA/CUARTOSCURO.COM
Emilio Lozoya, ex presidente de Pemex, y Alonso Ancira, dueño de Altos Hornos de México (AHMSA) FOTO: ARCHIVO JUAN PABLO ZAMORA/CUARTOSCURO.COM

En enero de 2014, durante el sexenio del entonces presidente Enrique Peña Nieto, Petróleos Mexicanos (Pemex) anunció haber concluido las negociaciones para comprar Agro Nitrogenados (una empresa que había sido privatizada en 1990) a Altos Hornos de México (AHMSA).

El monto de la operación fue por 475 millones de dólares, pero la planta de fertilizantes estaba valuada en unos 50 millones de dólares, una suma que, según los analistas, estaba drásticamente inflada y provocó pérdidas millonarias a la petrolera.

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) revisó la transacción y concluyó que Pemex adquirió una planta con equipo incompleto, en mal estado, con 30 años de antigüedad y hasta 14 fuera de operación.

En ese momento, el director de Pemex era Emilio Lozoya Austin, quien es investigado actualmente por este caso (así como por la compra de Fertinal) y sobre quien pesa una orden de aprehensión e incluso se emitió una ficha de la Interpol, el ex director de Pemex no ha sido detenido debido a que su equipo legal ha interpuesto varios amparos.

De acuerdo con Santiago Nieto, jefe de la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda, la investigación se ha enfocado en una serie de transferencias de dinero asociadas con la compra (que presuntamente implican a Lozoya) incluida una transferencia de 3,6 millones de dólares que AHMSA envió a una empresa fantasma en Suiza que estaba relacionada con Lozoya Austin. La transferencia habría sido a través de una subsidiaria de Odebrecht.

El presidente de Altos Hornos de México, Alonso Ancira, fue detenido por agentes de Interpol en España debido a una solicitud de extradición emitida por las autoridades mexicanas.

Un empresario polémico

FOTO: ARCHIVO/ ROGELIO MORALES /CUARTOSCURO.COM
FOTO: ARCHIVO/ ROGELIO MORALES /CUARTOSCURO.COM

Alonso Ancira Elizondo, presidente del Consejo de Administración de AHMSA, tiene una trayectoria empresarial en México que lo vincula incluso con algunos ex presidentes.

Llegó a la dirección general de Altos Hornos de México en 1991, y para 2016 fue nombrado presidente del Consejo de Administración de esta empresa siderúrgica, que es subsidiaria de Grupo Acerero del Norte, una de los más importantes en el país.

Su nombre cobró particular importancia durante la administración de Enrique Peña Nieto, pues fue en ese periodo cuando puso en marcha el proyecto El Fénix.

Ha sido uno de los empresarios más polémicos del país. Desde 1991, carga con una deuda millonaria que sigue sin liquidarse y de la que se libró por la antigua Ley de Quiebras y Suspensión de Pagos.

La mayor parte de esta deuda era por inversiones para modernizar las operaciones de Altos Hornos. Su endeudamiento con Banamex, Bank of America, Bancomer y una veintena de bancos más, lo puso en una batalla legal sin tregua que lo orilló a vivir en Israel hasta que Vicente Fox dejó la presidencia.

Para ese entonces, todos los bancos ya se habían desprendido de las deudas que les dejó AHMSA. El paso de los años le permitió regresar a México para volver a posicionarse como uno de los empresarios clave en la industria siderúrgica.

Los casos de corrupción que hoy lo persiguen se remontan a 2014, año en el que la empresa Altos Hornos realizó pagos por USD 3.7 millones a una firma offshore ligada con la constructora brasileña Odebrecht.

La empresa fantasma transfirió parte de la suma a Emilio Lozoya Austin, ex director de Petróleos Mexicanos. Bajo su dirección, Pemex destinó USD 275 millones para adquirir y rehabilitar la planta de fertilizantes de Agro Nitrogenados, propiedad de AHMSA.

La planta llevaba al menos 14 años sin funcionar cuando se hizo la compra, lo que desde un inicio se catalogó por los especialistas como un "pésimo negocio".