El Río Bravo es la casa de cientos de especies que se asientan en sus alrededores para aprovechar su agua (Foto: Semarnat)
El Río Bravo es la casa de cientos de especies que se asientan en sus alrededores para aprovechar su agua (Foto: Semarnat)

Miles de migrantes han nadado algún tramo de los poco más de 3.000 kilómetros de extensión del Río Bravo en busca de cruzar a Estados Unidos desde la frontera con México. 

Esta zona alberga a cientos de especies que se establecen en sus alrededores y es un recurso invaluable tanto para EEUU como para México, al proporcionar agua para diversos usos y el sustento tanto para la fauna silvestre como para los ecosistemas de la zona.

El Monumento Natural Río Bravo del Norte atraviesa importantes retos para su conservación y manejo, por lo que este martes se integró un consejo asesor que buscará abonar a su preservación.

Se creó una comisión para su cuidado (Foto: Captura de pantalla de Twitter)
Se creó una comisión para su cuidado (Foto: Captura de pantalla de Twitter)

Así lo informó la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), tras un largo análisis sobre los problemas que enfrenta esta zona.

Ese monumento natural es de vital importancia, ya que funge como corredor biológico para aves migratorias, especies acuáticas y mamíferos en la zona fronteriza entre México y Estados Unidos.

Nace en las montañas de San Juan, en el Sur de Colorado, EEUU y se extiende hasta el Noroeste de El Paso, Texas, donde se desvía hacia el Golfo de México. 

Cientos de migrantes han perdido la vida al intentar cruzarlo (Foto: Cuartoscuro)
Cientos de migrantes han perdido la vida al intentar cruzarlo (Foto: Cuartoscuro)

Su recorrido en la frontera mexicana inicia en las ciudades de El Paso y Ciudad Juárez, Chihuahua.

Fue declarada como área natural protegida con el carácter de monumento natural el 21 de octubre de 2009 y en 2013 fue publicado su programa de manejo, instrumento que regula su administración y operación, según el Gobierno mexicano.

Abarca 2.175 hectáreas ubicadas en los municipios de Manuel Benavides, Ojinaga, Acuña y Ocampo, en los estados de Chihuahua y Coahuila.

El Río Bravo mide más 3 mil kilómetros de longitud (Foto: Cuartoscuro)
El Río Bravo mide más 3 mil kilómetros de longitud (Foto: Cuartoscuro)

La Conanp, una dependencia federal creada en el año 2000, precisó que este día se instaló el Consejo Asesor en la sección Coahuila de dicho monumento natural, con la finalidad de ayudar a su conservación.

Dicho consejo está integrado por 12 representantes, entre los que se encuentran universidades, tres ONG, propietarios privados y un representante de la Comisión Internacional de Límites y Aguas (CILA).

La Conanp destacó que esta área natural protege el cauce del río. El monumento mantiene un decreto por el Servicio de Parques Nacionales de los Estados Unidos como "Salvaje y Panorámico Río Bravo del Norte", y existe una propuesta de ingreso a la Lista Verde de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

Migrantes centroamericanos formando una cadena humana para cruzar el río Bravo para ingresar ilegalmente a Estados Unidos y solicitar asilo, en El Paso, Texas, Estados Unidos (Foto: Reuters)
Migrantes centroamericanos formando una cadena humana para cruzar el río Bravo para ingresar ilegalmente a Estados Unidos y solicitar asilo, en El Paso, Texas, Estados Unidos (Foto: Reuters)

La longitud del río es de aproximadamente tres mil kilómetros, que ofrece agua dulce para las poblaciones de aves migratorias. Además, en la zona que abarcan el delta del Río Bravo y la Laguna Madre, en Tamaulipas, confluye la migración de más de 450 especies de aves acuáticas, semiacuáticas y terrestres.

Existen 46 especies de peces (34 nativas) y algunos anfibios, crustáceos y moluscos, además del venado bura y cola blanca, así como castor, oso negro, puma, lince, pecarí de collar, tortuga jicotea, golondrina risquera y lagartija de las peñas.

El Río Bravo se ha convertido en una zona de alto interés para las autoridades mexicanas después que se desatara una ola migratoria que, entre otras, vías, utiliza sus aguas para intentar cruzar a EEUU nadando.

Una bebé y su padre, ambos de El Salvador, murieron ahogados al intentar cruzar el Río Bravo (Foto: EFE)
Una bebé y su padre, ambos de El Salvador, murieron ahogados al intentar cruzar el Río Bravo (Foto: EFE)

Pero la vigilancia se intensificó especialmente después de la tragedia del 23 de junio de 2019, cuando Valeria y su padre Oscar Martínez fallecieron al intentar cruzar este manto acuífero. 

El gobierno federal mexicano decidió implementar un operativo de vigilancia que ya se puede observar desde algunos días, a lo largo del bordo de contención del río, a cargo de elementos de la Guardia Nacional, quienes realizan trabajos de patrullaje y supervisión.