El conductor fue el único que no murió en el accidente (Foto: Cuartoscuro)
El conductor fue el único que no murió en el accidente (Foto: Cuartoscuro)

El 31 de marzo de 2017 Carlos Salomón Villuendas chocó contra un poste sobre la avenida Reforma y provocó la muerte de cuatro personas que viajaban con él en su automóvil BMW.

De acuerdo con la carpeta de investigación, la tragedia ocurrió después de que tanto el acusado como las víctimas -dos hombres y dos mujeres- salieran de un bar ubicado en la colonia Polanco y subieran al automóvil.

Lo siguiente que se supo de ellos fue que habían chocado en plena avenida; el BMW circulaba a 180 kilómetros por hora y chocó a 176 kilómetros por hora contra el poste. El impacto ocasionó la muerte de Karla, Ivonne, Luis Fernando y Carlos Roberto.

Al lugar acudieron bomberos y policías que acordonaron el área e intentaron rescatar a las víctimas (Foto: Cuartoscuro)
Al lugar acudieron bomberos y policías que acordonaron el área e intentaron rescatar a las víctimas (Foto: Cuartoscuro)

El único superviviente fue Carlos Villeundas, que de manera casi milagrosa evadió la muerte de un accidente que en su momento fue comparado con caer desde la parte más alta del World Trade Center de la Ciudad de México.

La historia se torna más amarga al saber que tres de las cuatro víctimas conocieron al conductor del BMW en la misma noche en la que ocurrió la tragedia. Luis Fernando era el único conocido en común.

De acuerdo con su propio testimonio, el 31 de marzo todos los involucrados coincidieron en una fiesta en Polanco, donde estuvieron hasta las 03:00 horas de la madrugada. Ya cuando se marchaban, Fernando se ofreció a llevar a Karla porque su casa estaba en la ruta que tomarían. Tanto Ivonne como su amigo Carlos Roberto habían ido a la fiesta con Fernando, por lo que también subieron al auto.

Los cuatro fallecidos quedaron tirados sobre la avenida Reforma (Foto: Cuartoscuro)
Los cuatro fallecidos quedaron tirados sobre la avenida Reforma (Foto: Cuartoscuro)

Todos eran unos muchachos, Karla tenía 29 años de edad y el propio detenido no superaba los 33 años. La muerte de los jóvenes dejó un vacío en sus familias, que negaron el perdón a Villuendas Adame y exigieron justicia para que un hecho así no se repitiera.

Su juicio oral duro cinco días; en ese periodo se presentaron 27 pruebas periciales y testimonios que demostraron que el sentenciado conducía bajo la influencia del alcohol y a exceso de velocidad. El Ministerio Público enumeró más de 35 datos en contra del acusado, entre fotografías, dictámenes forenses y entrevistas.

Carlos Salomón fue encontrado culpable de homicidio culposo y sentenciado a nueve años y seis meses de prisión. Además de sus años en la cárcel, debía pagar un monto por concepto de reparación de daños a terceros. En ese entonces había asegurado que trabajaba en una paletería de la cual su hermana era la dueña, y que su salario era de 1,000 pesos al mes, por lo  que le era imposible cubrir las multas.

El conductor del BMW que se estrelló en Paseo de la Reforma, ocasionando cuatro muertes, durante una de sus comparecencias (Foto: Cuartoscuro)
El conductor del BMW que se estrelló en Paseo de la Reforma, ocasionando cuatro muertes, durante una de sus comparecencias (Foto: Cuartoscuro)

Más de dos años después, la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJ) informó este lunes que Salomón Villuendas cubrió el monto al que fue condenado por concepto de reparación del daño.

Indemnizó a la familia de cada una de las víctimas con 377 mil 450 pesos por indemnización por muerte. Asimismo, pagó la cantidad de 36 mil 480 pesos por reparación del daño en su aspecto moral y 20 mil 205 pesos por  gastos funerarios.

El Ministerio Público de la Fiscalía de Ejecución Penal logró que se cubrieran estos pagos, y en la misma audiencia, el sentenciado solicitó al juez la libertad condicional, por lo que ésta se difirió para que la defensa justifique su petición ante la oposición del Ministerio Público al beneficio solicitado.