Hace unos meses, las autoridades estadounidenes pidieron apoyo internacional para la localización de un grupo de personas de Bangladesh, por sospecha de terrorismo (Foto: Especial)
Hace unos meses, las autoridades estadounidenes pidieron apoyo internacional para la localización de un grupo de personas de Bangladesh, por sospecha de terrorismo (Foto: Especial)

Las autoridades de seguridad en Tamaulipas se llevaron una sorpresa, cuando en su búsqueda por un grupo de terroristas de Bangladesh encontraron a ocho migrantes maniatados y vendados del rostro. 

El hallazgo se realizó durante la madrugada, cuando los efectivos realizaban operativos de vigilancia y escucharon ruidos y gritos al interior de una casa de seguridad en Nuevo Laredo. 

Los indocumentados, provenientes del país asiático, se encontraban atados con cinta adhesiva y declararon que al arribar a la ciudad mexicana, fueron secuestrados por un grupo criminal.

Según la Secretaría de Seguridad Pública de la entidad, los hombres partieron de Bangladesh desde enero y en su recorrido pasaron por la India, Etiopía, Brasil, Ecuador, Perú, Colombia, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras, y Guatemala, hasta llegar a México.

Los indocumentados atravesaron 10 países en su búsqueda por por cruzar EEUU (Foto: Especial)
Los indocumentados atravesaron 10 países en su búsqueda por por cruzar EEUU (Foto: Especial)

Asimismo, las autoridades estatales señalaron que el gobierno de Estados Unidos solicitó apoyo internacional para la localización de un grupo de personas de Bangladesh por sospechas de terrorismo. 

"Corresponderá a las autoridades migratorias establecer su calidad migratoria y situación jurídica", indicó la dependencia.

En tanto, los migrantes fueron atendidos, revisados por un médico y puestos a disposición de personal del Instituto Nacional de Migración (INM). 

Cártel del Golfo: ascenso y caída 

Aunque el Cártel del Golfo fue uno de los grupos criminales más poderosos y antiguos de México, las batallas con sus rivales, y el ascenso de Los Zetas, debilitaron su influencia en el hampa del país. 

Los orígenes del CDG se remontan a 1984 cuando Juan García Abrego asumió el control del negocio del narcotráfico de su tío, que para entonces consistía en un pequeño negocio de marihuana y heroína.

García negoció un acuerdo con el Cártel de Cali, una gigantesca estructura colombiana que estaba buscando nuevas rutas de ingreso al mercado de EEUU, tras verse afectada por la ofensiva norteamericana contra sus rutas caribeñas. Así, el mexicano se ocuparía de los envíos de cocaína a través de la frontera mexicana, asumiendo todos los riesgos, con lo que se quedaría cerca de un 50 por ciento de las ganancias.

En 1996, la organización narcotraficante ya había construidos una red de distribución de gran alcance en Estados Unidos, de Houston a Atlanta, y de Nueva York a Los Ángeles.

La caída del imperio de García sucedió cuando su heredero, Osiel Cárdenas Guillén,líder de Los Zetas, desarrolló un ala militar del Cártel del Golfo, y reclutó  al menos 31 exsoldados de las Fuerzas Especiales de México para actuar como agentes de seguridad, pagándoles hasta tres veces más su salario anterior.