Víctor Salazar Moreno, acusado del asesinato de su padre, escapó de la prisión. (Foto: Fiscalía de Veracruz)
Víctor Salazar Moreno, acusado del asesinato de su padre, escapó de la prisión. (Foto: Fiscalía de Veracruz)

Víctor Salazar Moreno fue detenido por las autoridades el pasado 5 de febrero, acusado por el delito de homicidio cometido en 2016. Encarcelado en el Centro de Reinserción Social del municipio de Chicontepec, se fugó este miércoles por una torre de vigilancia.

A las 7 de la mañana, cuando los custodios de la cárcel local pasaban lista, se percataron de la ausencia de Salazar Moreno. Después de buscarlo durante 20 minutos, descubrieron que el interno, con sólo 15 días preso, se fugó por una torre de vigilancia del centro de reclusión que se encuentra al lado del Palacio Municipal.

Nadie se dio cuenta de su fuga, a pesar de que estaban en servicio el subinspector del CERESO y el custodio de la torre.

Las autoridades activaron el código rojo para alertar a las policías, que desplegaron un operativo de búsqueda del reo en fuga con el apoyo de fuerzas federales, y también instalaron retenes en todo el municipio.

Hasta el momento, sin embargo, no hay rastro de Salazar Moreno, un hombre de entre 30 y 35 años, de complexión delgada y piel morena, quien fue visto por última vez con un pantalón color café y sin playera.

Salazar tenía prohibido salir al patio y estaba bajo estrecha vigilancia debido a su alta peligrosidad: fue acusado de matar a su padre, de 67 años, originario de la comunidad de San Pedro Tzilzacuapan, Ixhuatlán de Madero.

Salazar y un amigo suyo golpearon al hombre, quien horas más tarde falleció a causa de las heridas, declaró el hermano del fugitivo en septiembre de 2017.

Veracruz es la tercera entidad con el mayor número de reclusorios (17), después del Estado de México y Zacatecas, y ocupa el cuarto lugar nacional por el número de fugas de internos: al menos 3 en promedio al año, según cifras oficiales.

En febrero del 2018 la Comisión Estatal de Derechos Humanos señaló que la mayoría de los centros penitenciarios de Veracruz padecían sobrepoblación, con un número de internos de hasta 70% por arriba de sus capacidad.

El entonces gobernador Miguel Ángel Yunes, aceptó que los penales de Misantla, Jalacingo, Tantoyuca, Pánuco y Chicontepec son muy pequeños en relación con su número de internos.

La Comisión Nacional de Seguridad informó que en México cada año escapan de las cárceles 139 internos.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: