El sábado por la noche fue la última vez que sus familiares supieron de él (Foto: Especial)
El sábado por la noche fue la última vez que sus familiares supieron de él (Foto: Especial)

La tarde del 14 de febrero un grupo de hombres que viajaban en 3 vehículos secuestraron al inspector de la Policía Federal, Gabriel Pulido Noguera, sobre la carretera Acultzingo-Ciudad Mendoza, en el estado de Veracruz. Todo quedó grabado en video.

El inspector viajaba a bordo de un Nissan Versa blanco, con número de matrícula XZG590A, que tenía instalado un sistema de cámaras que permitió observar el secuestro desde distintos ángulos.

La cámara que estaba en la parte trasera del automóvil mostró la táctica que utilizaron los secuestradores: una camioneta blanca le cerró el paso al oficial, mientras que el auto en el que iba ser trasladado se emparejó a su vehículo y una camioneta más resguardó la operación desde atrás. La idea era cerrarle todos los flancos para evitar que escapara. 

Video tomado desde la parte trasera (Crédito: Especial)

La toma grabada desde el frente del auto dejó ver que de la camioneta blanca descendió un hombre que enseguida le apuntó con una pistola al uniformado, quien no tuvo otra alternativa que levantar las manos y abandonar cualquier intento de resistencia.

En ese momento otros sujetos bajaron del vehículo que se le había emparejado, y le ordenaron que bajara rápidamente. Otros automovilistas circulaban por la carretera mientras todo ocurría, a plena luz del día.

"Bájate, bájate a la verga. ¿Traes arma? Con cuidado… sin hacer mamadas", se escucha decir a uno de los hombres justo cuando Gabriel Pulido es obligado a dejar su vehículo.

Un individuo con gorra y lentes oscuros tomó el lugar del oficial y condujo el vehículo hasta una desviación en la carretera, en donde tomaron una vereda para después, presuntamente, abandonar el auto del policía.

Toma desde el interior del vehículo (Crédito: Especial)

De acuerdo con los familiares del oficial, antes del secuestro el inspector mantuvo contacto con ellos. En una primera llamada, realizada aproximadamente a las 17:00 horas, les informó que había pasado tres casetas y que iba a tomar la carretera libre Acultzingo-Ciudad Mendoza para continuar su viaje hacia Veracruz.

Posteriormente, a las 18:15 horas, habló con su hijo para decirle que calculaba llegar a su destino a las 20:30.

A las 21: 30 el hijo volvió a recibir una llamada de su padre, pero era para avisarle que lo habían secuestrado. Otro hombre tomó el teléfono y le dijo lo siguiente:

"Ya sabemos que tú papá es policía federal y exigimos un millón de pesos, no le avises a sus compañeros".

Video tomado desde el frente del auto (Crédito: Especial)

Desde entonces, la familia no ha vuelto a recibir ninguna llamada de los captores.

Por este y muchos otros casos, en el centro de Coatzacoalcos, uno de los puertos más importantes del sur de México, cientos de personas se manifestaron el sábado para exigir un alto a la violencia que se ha disparado en todo el estado.

En dos meses se contabilizaron 70 secuestros, la mitad de los que se registraron en todo el 2018: 140.