El hallazgo que realizaron dos jóvenes excursionistas en el estado de Sonora, al noreste de México, ha espeluznado a más de uno, especialmente a quienes tienen un miedo neurótico a las arañas.

Tal y como explicaron en su cuenta de twitter, los montañeros se encontraban en la Cuenca del Cuchujaqui, ubicada en el pueblo mágico de Álamos, una villa que por su arquitectura y tradiciones constituye un reclamo turístico en Sonora.

(Foto: Google Maps)
(Foto: Google Maps)

En medio del paseo, los jóvenes advirtieron lo que parecía una silueta peluda escondida en el interior de una pequeña cueva. Creyendo que se trataba de algún animal durmiendo en la gruta, se acercaron al lugar y grabaron con las cámaras de sus móviles.

"No sé qué es pero está lleno de pelos ahí" exclama uno de ellos. "¿Será un animal que está dormido ahí?" agrega al comenzar el video.

(Foto: Twitter @Rada_SC)
(Foto: Twitter @Rada_SC)

Con cierto respeto, uno de los jóvenes sujeta un palo y golpea con cuidado la extraña criatura, sin esperar lo que ocurriría a continuación: decenas de arañas comenzaron a salir de la cueva, ante el espanto y la sorpresa de los jóvenes.

"¡Vean esto! Encontramos lo que pensábamos era un animal dormido y es un nido de araña donde salen y salen y salen" exclamó uno de los excursionistas.

(Foto: Twitter @Rada_SC)
(Foto: Twitter @Rada_SC)

Tras rozarlos con el palo, los insectos empezaron a abandonar la cueva despavoridos. Uno de los jóvenes pregunta si la masa de pelos que se observaba desde el exterior sería un animal muerto sobre el que se amontonaban las arañas.

"No, no es un animal muerto, ¿sabes lo que son? Son las patas de ellas (las arañas) lo que es que están amontonadas" explicó otro.

(Foto: Twitter @Rada_SC)
(Foto: Twitter @Rada_SC)

Para hacer una demostración al resto de los excursionistas, el joven tocó la masa peluda con el dedo y empujó para retirar un trozo. Inmediatamente, las arañas se disgregaron y decenas de ellas cayeron al suelo ante el horror de los presentes.

En realidad, como avanza el autor de la grabación en las imágenes, no se encontraban ante un grupo de arañas. El nido que hallaron era de opiliones, un tipo de arácnido inofensivo conocido vulgarmente en México como "araña patona".

Su característica principal es que su cuerpo constituye un solo conjunto, a diferencia de las arañas que presentan una región anterior y una posterior u abdominal. Además, estos insectos no tienen glándulas venenosas para inocular toxinas a sus presas.

MÁS SOBRE TEMA: