Humberto Moreira, el controversial priista que ha enfrentado diversas acusaciones. (Foto: Especial)
Humberto Moreira, el controversial priista que ha enfrentado diversas acusaciones. (Foto: Especial)

Humberto Moreira, ex gobernador del estado de Coahuila y ex presidente nacional del PRI, deberá enfrentar de nuevo a la justicia española que hace dos años abrió una causa en su contra por delito de lavado y lo llevó hasta la cárcel durante meses.

Este martes un juez español reabrió la investigación en contra de Moreira, luego de que la Fiscalía Anticorrupción de aquel país recabó declaraciones en su contra de dos testigos, de acuerdo con información que fuentes jurídicas revelaron a la agencia EFE.

Moreira fue gobernador de Coahuila, estado en el norte de México, y luego fue dirigente nacional de Partido Revolucionario Institucional (PRI), que llevó a la presidencia a Enrique Peña Nieto.

En 2013 viajó a Barcelona, España, con una "beca" del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación para "estudiar" una maestría.

Allá la Fiscalía Anticorrupción detuvo al priista, en enero de 2015, por el presunto lavado de dinero de 200.000 euros procedentes de actividades ilegales vinculadas con corrupción y narcotráfico.

No obstante, el magistrado Santiago Pedraz archivó la investigación contra Moreira, en 2016, al considerar que no había indicios en España de lavado de dinero procedente del narcotráfico o de la corrupción.

Esta decisión la ratificó después de la Audiencia Nacional española y el priista quedó libre para volver a México, donde incluso volvió a pstularse como diputado local en su entidad.

Los fiscales del caso, sin embargo, siguieron la investigación y recientemente recabaron el testimonio de dos personas residentes en Texas, Estados Unidos, que aportaron más datos sobre las presuntas actividades de lavado de Moreira.

El priista había reclamado que el dinero provenía de sus actividades profesionales y el magistrado Pedraz consideró a su vez que la justicia española no era competente para investigar posibles delitos cometidos en México y Estados Unidos, ni veía base para apreciar que Moreira perteneciese a una organización criminal.

La Fiscalía Anticorrupción basaba entonces algunas de sus acusaciones en las declaraciones que hicieron varios testigos al magistrado español en San Antonio, Texas, adonde se trasladó Pedraz en dos ocasiones para recabar de la justicia estadounidense información sobre el ex presidente del PRI.

Algunos de esos testigos afirmaron que Moreira se había reunido con líderes del cártel de Los Zetas y lo relacionaron con los hermanos Raúl y Rolando González Treviño, considerados como "blanqueadores" de dinero para cárteles mexicano. Sin embargo, el juez español descartó esas declaraciones.

Como gobernador de Coahuila, cargo que ocupó de 2005 a 2011, funcionarios de su gobierno contrataron deuda pública de manera ilegal, y hubo acusaciones en su contra que lo obligaron a renunciar a la dirigencia del PRI en 2011.

Un hijo suyo, José Eduardo, fue asesinado en octubre de 2012 presuntamente a manos a los Zetas, el cártel que dominó Coahuila y es señalado como responsable de la peor época de violencia en aquella entidad.

Actualmente su hermano Rubén Moreira, quien lo sucedió en la gubernatura de Coahuila, es diputado federal del PRI.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: