La cancelación del aeropuerto en Texcoco despertó incertidumbre entre los mercados y los inversionistas, advirtieron las calificadoras.
La cancelación del aeropuerto en Texcoco despertó incertidumbre entre los mercados y los inversionistas, advirtieron las calificadoras.

A un mes que de que Andrés Manuel López Obrador asuma como presidente de México, las tres agencias calificadoras internacionales pusieron bajo la lupa el desempeño de la economía nacional, luego de la cancelación del nuevo aeropuerto internacional en Texcoco.

Fitch Ratings, Moody's y Standard & Poor's, que califican la deuda del país, anunciaron este miércoles que, luego de la decisión de suspender la obra de la terminal aérea, pusieron a revisión la evolución de la economía y una cambió a negativa la perspectiva de la calificación soberana.

Fitch Ratings cambió de Estable a Negativa la perspectiva de calificación de deuda de México. Moody's y Standard & Poor's, por su parte, hicieron énfasis en la incertidumbre que prevalece ahora sobre la dirección que tomarán las políticas del próximo gobierno de López Obrador.

Para Fitch, la revisión está asociada a riesgos crecientes debido a la incertidumbre y deterioro en las políticas de la próxima administración. "La decisión de cancelar la construcción del NAIM manda una señal negativa a los inversionistas", anotó.

Aunque Moody´s no realizó ningún movimiento en su evaluación de deuda soberana, advirtió que hay una señal negativa hacia los inversionistas. "(La cancelación) no ha tenido un impacto directo sobre la calificación ni la perspectiva soberana, pero sin duda estamos viendo esto como una señal negativa para el largo plazo y en el futuro", indicó.

Jaime Reusche, analista de Moody's, expuso en conferencia que la cancelación de la obra puede desincentivar inversiones en el mediano plazo y desacelerar la marcha de la actividad económica.

"Hay bastantes interrogantes sobre la dirección de las políticas públicas, pero en ningún momento estaríamos, por lo menos en el futuro cercano, cuestionando el grado de inversión", agregó.

S&P tampoco ajustó la calificación, pero su reporte registró preocupación entre los inversionistas.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: