Joaquín “El Chapo” Guzmán está preso en Nueva York desde enero de 2017
Joaquín “El Chapo” Guzmán está preso en Nueva York desde enero de 2017

El capo mexicano, Joaquín "El Chapo" Guzmán Loera enfrenta una serie de padecimientos en la garganta, los oídos y la cabeza, derivados de las condiciones en las que las autoridades de Estados Unidos lo mantienen desde hace dos años, señalaron sus abogados en una carta enviada a la prensa mexicana.

Guzmán Loera está recluido en el Nueva York desde el 19 de enero de 2017, luego de ser extraditado desde México.

La misiva está firmada por Mariel Colón, quien forma parte de la defensa del fundador del mexicano Cártel de Sinaloa y quien tiene como tarea visitar todos los días a su cliente.

Las únicas visitas sociales que puede tener son las de sus hijas genemelas de 7 años
Las únicas visitas sociales que puede tener son las de sus hijas genemelas de 7 años

"Las condiciones en que vive son críticas, ya que ha estado en régimen de aislamiento durante casi dos años, encerrado 23 horas al día. Su celda no tiene ventanas, por lo que no recibe aire fresco y no puede salir a ver el sol", señala la misiva enviada al periodista mexicano Ciro Gómez Leyva.

Destaca que la única vez que sale de su celda es cuando recibe la visita de su equipo legal y cuando tiene que asistir a audiencias al tribunal. "Las visitas legales son sin contacto. El Sr. Guzmán no ha tenido contacto humano desde hace casi dos años".

Las únicas visitas sociales que puede recibir son las de sus hijas menores, ambas de 7 años, quienes acuden a verlo en sus vacaciones de Verano y en las de Invierno. Sólo las puede ver a través de un cristal.

El capo fue extraditado luego de haberse fugado dos veces de cárceles de máxima seguridad en México
El capo fue extraditado luego de haberse fugado dos veces de cárceles de máxima seguridad en México

Guzmán Loera está encarcelo en Nueva York desde el 19 de enero de 2017, luego de ser extraditado a Estados Unidos. El 5 de noviembre empieza su juicio en el que se le procesará por once cargos relacionados con tráfico de drogas y lavado de dinero.

"El Chapo", aseguraron sus abogados, tiene dolores permanentes en los oídos y en la garganta, producto del aire acondicionado al que siempre está expuesto, así como al agua del grifo que bebe todos los días.

También enfrenta dolores constantes de cabeza, además de casi no haber dormido en casi dos años por estar confinado en una celda donde tiene la luz prendida las 24 horas.

Esta no es la primera vez que la del defensa capo argumenta que su cliente enfrenta problemas de salud. En abril pasado, Eduardo Balarezo, otro de sus abogados, relató al diario español El País que "está perdiendo la memoria y está poniéndose paranoico. Repite mucho las cosas y se le olvida todo enseguida. A veces hablamos algo y a los 15 minutos se le ha olvidado".

MÁS SOBRE ESTE TEMA: