El estudio se realizó en siete de las 267 cárceles que existen en México
El estudio se realizó en siete de las 267 cárceles que existen en México

Un estudio realizado en siete cárceles mexicanas detecto que al año se realizaron en estos lugares 3,7 millones de llamadas desde teléfonos móviles con la intención de cometer algún delito, principalmente extorsión.

La cifra reveló que desde las cárceles se realizan al día un estimado 10.000 llamadas con fines delictivos.

Según cifras de 2016, el sistema penitenciario mexicano está integrado por 267 cárceles estatales y federales (máxima seguridad), por lo que la muestra se realizó sólo en una pequeña parte de los centros de reclusión.

 El "Estudio Estadístico del Número de Terminales Móviles y de Llamadas de Móviles y de Casetas Telefónicas Públicas que Operan dentro de una Muestra de Penales (cárceles) en el país", entregado al Senado por el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), el regulador en la materia, detectó en los centros donde se hizo el seguimiento un total de 947 números "sospechosos", que serían los utilizados para intentar extorsionar a la gente.

La cifra reveló que desde siete  cárceles se realizan al día un estimado 10.000 llamadas con fines delictivos (Foto: Getty)
La cifra reveló que desde siete  cárceles se realizan al día un estimado 10.000 llamadas con fines delictivos (Foto: Getty)

 El estudio se divide en cifras sobre telefonía celular y las relacionadas con llamadas que salen de teléfonos públicos ubicados en los penales.

La investigación se realizó durante tres semanas consecutivas en cinco prisiones estatales y dos federales con una población total de 20.000 reclusos, en este lapso se realizaron 219.700 llamadas con fines delictivos.

Para el caso de la telefonía móvil, señala que "el conjunto de equipos sospechosos en los siete penales, cuyo número varió cada semana, fue la fuente de 219 mil 700 llamadas en el periodo. Si se anualiza esta estadística, arroja una cantidad de 3.7 millones de llamadas".

En una de las cárceles federales medidas en la muestra se encontró que 18 usuarios de móviles realizaron más de 900 llamadas durante la segunda semana del estudio y uno solo realizó 2 mil 457 en las tres semanas que duró el análisis.

Al año se realizaron 3,7 millones de llamadas desde teléfonos móviles con la intención de cometer algún delito, principalmente extorsión.
Al año se realizaron 3,7 millones de llamadas desde teléfonos móviles con la intención de cometer algún delito, principalmente extorsión.

En el caso de las casetas telefónicas instaladas en las mismas cárceles, el seguimiento se hizo durante ocho semanas, y concluyó que durante ese tiempo se realizaron 544.000 llamadas. De éstas sólo una cuarta parte pudieron ser rechazadas, gracias a que cinco de los siete reclusorios contaban con dispositivos para alertar a los receptores que la llamada entrante se realizaba desde un centro penitenciario.

"Se confirma que hay una cantidad apreciable de equipos sospechosos en el conjunto de los penales de la muestra, y que incluso donde hay pocos equipos puede ocurrir una cantidad de llamadas con propósitos delictivos a lo largo del día, afectando a los usuarios y la calidad del servicio por las interferencias que generan los bloqueadores de señal instalados", dice el análisis.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: