Los restos estaban dentro de dos cubetas de plástico cubiertas con cemento (@C4Jimenez)
Los restos estaban dentro de dos cubetas de plástico cubiertas con cemento (@C4Jimenez)

En dos cubetas cubiertas con cemento abandonaron una nariz, dos orejas y vísceras en la colonia Damián Corona de la delegación Venustiano Carranza, en la Ciudad de México.

De acuerdo con las autoridades, una mujer llamó a la Unidad de Protección Ciuadadana Moctezuma y alertó sobre la ubicación de dos botes de plástico que emanaban un olor fétido.

Los policías llegaron a la Calle 3, entre Rafael Buelna y Emiliano Zapata, y confirmaron que los tambos de 20 litros tenían restos humanos, así que llamaron a la Policía de Investigación y a los peritos.

Una mujer alertó a las autoridades sobre un olor fétido que emanaba de las cubetas.
Una mujer alertó a las autoridades sobre un olor fétido que emanaba de las cubetas.

El personal del Servicio Médico Forense llegó al lugar y, después de tomar las pruebas y fotografías necesarias, trasladó los restos a la morgue.

Hasta el momento se desconoce la identidad de la víctima, pero las autoridades capitalinas esperan que alguien pueda reconocer un tatuaje de notas musicales con un moño negro que tenía la persona asesinada.

Otro reporte de restos humanos abandonados en la zona conurbada de la Ciudad de México ocurrió este mismo mes. Vecinos de la colonia Prados de Ixtacala Segunda Sección, en el municipio de Atizapán de Zaragoza, Estado de México, reportaron el hallazgo de un cuerpo dentro de un tambo.

Al llegar, los policías municipales y los bomberos confirmaron que los restos pertenecían a una mujer, quien no fue identificada.

Las autoridades esperan que alguien pueda reconocer a la víctima por un tatuaje de notas musicales con un moño negro.
Las autoridades esperan que alguien pueda reconocer a la víctima por un tatuaje de notas musicales con un moño negro.

Las autoridades municipales abrieron una carpeta de investigación por el delito de homicidio.

En la capital del país, el 14 de octubre de 2016, los policías encontraron los restos del abogado Ricardo Reyes en la calle Nube, en la colonia Jardines del Pedregal.

La Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México buscó durante tres meses a Ricardo. La última vez que se le vio avisó a sus familiares que acudiría a una reunión en la delegación Álvaro Obregón.

Tras las investigaciones, los policías localizaron la casa donde mataron, desmembraron y trataron de disolver en ácido. Los asesinos dejaron sus restos dentro de un tambo en la bodega de la casa.

De acuerdo con el Sistema Nacional de Seguridad Pública en 2017 hubo 1.085 homicidios dolosos en la Ciudad de México, de los cuales en 175 asesinaron a las víctimas con otro tipo de arma que no fueron de fuego ni arma blanca.

LEA MÁS: