Dos hombres mataron a un jaguar en Ecuador y publicaron fotos en redes sociales

Esta especie de felino está en peligro de extinción

Fotografía difundida en redes sociales de los dos sujetos que habría matado a un jaguar joven en Ecuador (Foto: Diario Opinión)
Fotografía difundida en redes sociales de los dos sujetos que habría matado a un jaguar joven en Ecuador (Foto: Diario Opinión)

El Ministerio del Ambiente ha interpuesto una denuncia en contra de dos hombres que, en redes sociales, mostraron cómo mataron a un jaguar. Los individuos subieron a Facebook las fotografías donde aparecen con el felino muerto. Los hechos ocurrieron en la parroquia San Antonio, cantón Limón Indanza, en la provincia amazónica de Morona Santiago, a unos 377 kilómetros al sur de Quito.

“Este animal se atrevió a comer chancho (cerdo) de mi familia y le pasó esto por metido”, dice la publicación en Facebook en la que se observa al jaguar muerto. De acuerdo a la fotografía se trataría de un jaguar joven (panthera onca). Esta especie de felino ha sido catalogada como “en peligro” de extinción en la Amazonía ecuatoriana, mientras que en Litoral de Ecuador se la ha calificado como “en peligro crítico”, pues la última vez que se vio a uno de estos animales, en esa región, fue en 2012.

El jaguar es el tercer felino más grande del mundo después del tigre y el león. Este animal habita en 18 países de Latinoamérica, desde México a Argentina, y ya ha sido declarado extinto en El Salvador y Uruguay. En Ecuador, el jaguar habita las provincias de Napo, Orellana, Pastaza, Morona Santiago, Zamora Chinchipe, Los Ríos, Pichincha, Cotopaxi, Bolívar, Cañar, Sucumbíos, Esmeraldas, Manabí, Santa Elena, Guayas, Santo Domingo de los Tsáchilas y El Oro. Es decir, está en 17 de las 24 provincias del país, distribuido en las tres regiones naturales del Ecuador: costa, sierra y amazonía.

De acuerdo con la Bioweb de Mamíferos del Ecuador, el jaguar es un felino solitario y con interacciones específicas con otros individuos de la especie solo con el objetivo de cortejar y aparearse. Este animal “carnívoro oportunista” captura y se alimenta de cualquier presa que encuentre, además “puede matar y consumir más de 85 presas silvestres, así como animales domésticos como ganado u ovejas”. El jaguar raspa con sus garras los árboles y utiliza su orina y heces para marcar su territorio.

Aunque físicamente se asemeja al leopardo (Panthera pardus), con el que está emparentado, el jaguar generalmente es de mayor tamaño, es más robusto y su comportamiento se parece más al del tigre (Panthera tigris).

Un jaguar, en Mato Grosso (Brasil) (Foto: EFE)
Un jaguar, en Mato Grosso (Brasil) (Foto: EFE)

La organización ambiental WWF, como parte de un compromiso global para salvar al jaguar, ha presentado el Plan Jaguar 2030: Plan Regional para la Conservación del Felino más grande del Continente y sus Ecosistemas. Según se lee en la web de la WWF, este proyecto “busca fortalecer el Corredor Jaguar, que se extiende desde México hasta Argentina, al asegurar 30 paisajes prioritarios de conservación de esta especie para el año 2030″.

El Plan de la WWF describe cuatro líneas de trabajo para la conservación del jaguar: la coordinación integral para apoyar la protección y conectividad y escalar esfuerzos, aumentando la ambición; el desarrollo e implementación de las estrategias a nivel nacional y el mejoramiento de las contribuciones a los proyectos transfronterizos; también se trabajará en la ampliación de modelos de desarrollo sustentables que integran la conservación en los corredores del felino; y en el mejoramiento de la sostenibilidad financiera de sistemas y acciones dirigidos a su conservación y la de sus ecosistemas, según se informó en un comunicado de la ONG.

A pesar de los esfuerzos en conservación, esta no es la primera vez que en Ecuador se conoce sobre la matanza de uno de estos felinos. En 2015, un hombre fue sentenciado a 6 meses en prisión por matar a un jaguar en la Amazonía. En ese caso, el proceso legal duró tres años y se conoció de los hechos en redes sociales, donde circuló una fotografía de varios jóvenes con la cabeza herida del felino. De igual forma, en 2019, el Ministerio del Ambiente detectó la piel de un jaguar víctima de la cacería ilegal en una comunidad del cantón Loreto, de la provincia de Orellana en la Amazonía.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR