Sólo por tres días, Meghan Markle dejó a su flamante esposo y se embarcó en una aventura ultrasecreta.

Según revela la revista ¡Hola!, la duquesa de Sussex hizo las maletas y voló de incógnito a Toronto, ciudad en la que vivió durante varios años y donde ha permanecido unas 72 horas.

La revista cuenta que el viaje se organizó y se llevó a cabo en el más absoluto secreto." La discreción fue tal que eran muy pocos los que estaban informados de esta escapada relámpago a Canadá.

Markle en las tribunas de Wimbledon junto a Kate Middleton (AP Photo/Tim Ireland)
Markle en las tribunas de Wimbledon junto a Kate Middleton (AP Photo/Tim Ireland)

Entre esas contadas personas que sabían de los movimientos de la Duquesa se encontraba una de sus mejores amigas, Jessica Mulroney, quien fue precisamente la que ejerció de perfecta anfitriona y alojó a Meghan Markle en su casa, en la que también reside el marido de la estilista y wedding planner, Ben Mulroney, así como los tres hijos que la pareja tiene en común: Ivy y los gemelos Brian y John.

Una vez en Toronto, detalla Good morning America, Meghan Markle se puso al día con su amiga y jugó con los tres hijos de Jessica, que "estaban encantados por la visita de la tía Meg".

Así que se escapó, en silencio absoluto, retomó su rutina .

MÁS SOBRE ESTE TEMA: