(AP)
(AP)

Las temperaturas durante esta época del año en Londres no superan los 8-10 grados. Estas fueron las extremas condiciones climáticas a las que tuvo que hacer frente Jennifer Lawrence en la presentación de su última película, Red Sparrow. 

La ganadora del Oscar lució un sensual vestido Versace, con amplio escote y generosa abertura en la pierna, mientras que sus compañeros de reparto -Francis Lawrence, Matthias Schoenaerts, Joel Edgerton y Jeremy Irons- acudieron con ropa acorde al clima.

Mientras que el elenco masculino del filme se protegió del frío, la protagonista femenina debió quitarse el abrigo con el que llegó a la rueda de prensa y exhibir su cuerpo.

En Twitter algunos usuarios puntualizaron en lo machista de la imagen y no dudaron en denunciar la presión a la que las mujeres están sometidas en los  eventos públicos.

 
 

El revuelo llegó a oídos de la estrella de Hollywood, quien aseguró que la polémica es "rídicula" y que se siente "extremadamente ofendida" por todos los comentarios.

En una publicación en Facebook, la actriz aseguró que el vestido de Versace era "fabuloso" e ignoró el debate que suscitó la imagen sobre el escrutinio del físico de las actrices.

"Esto es sexismo. Esto es ridículo, esto no es feminismo. Sobrereaccionar a algo que alguien diga o haga, crear controversias sobre cosas tontas e inocuas como lo que elijo vestir no es movernos hacia adelante", sentenció.

"Estuve afuera por 5 minutos. Me hubiera parado en la nieve por ese vestido porque amo la moda y esa fue mi elección",  explicó la intérprete. "Todo lo que me vean usar es mi elección. Y si quiero tener frío, eso también es mi elección" .

 

LEA MÁS: