Tras la masacre de Texas, arrestaron a un estudiante con dos rifles a las afueras de una escuela secundaria

El Departamento de Policía de Richardson detuvo a un joven que se dirigió armado a la institución educativa estatal Berkner, a las afueras de Dallas

El estudiante detenido se había dirigido con dos rifles a la escuela secundaria Berkner, en Dallas, Texas
El estudiante detenido se había dirigido con dos rifles a la escuela secundaria Berkner, en Dallas, Texas

Un joven estudiante fue arrestado este miércoles a las afueras de Dallas (Texas, EEUU) por acudir a su instituto con dos rifles en su vehículo, informó el Departamento de Policía Richardson.

El arresto ocurrió un día después de que un joven identificado como Salvador Ramos asesinara a tiros a 19 niños y dos profesoras en una escuela primaria de la localidad de Uvalde, también en el estado de Texas, uno de los tiroteos más letales en un centro educativo en Estados Unidos.

La Policía de Richardson recibió a las 10.55 hora local (15.55 GMT) una llamada alertando de que un joven estaba caminando con un rifle hacia el instituto Berkner, por lo que varios agentes acudieron al lugar.

El joven fue localizado dentro del instituto pero estaba desarmado, según explicó la policía local en un comunicado.

Sin embargo, en su vehículo, estacionado cerca del instituto, fueron hallados un rifle AK-47 y un AR-15, por lo que el estudiante fue arrestado por el delito estatal de llevar armas en una zona escolar.

El martes por la tarde, un joven de 18 años armado con un rifle automático asesinó a 19 niños y dos maestras en una escuela primaria de la localidad texana de Uvalde, antes de ser abatido por disparos de la Policía.

Es el segundo asesinato masivo en el país en menos de dos semanas; el pasado 14 de mayo, un supremacista blanco asesinó a diez personas, la mayoría afroamericanos, en un supermercado de la localidad de Búfalo, en Nueva York.

La escuela Robb Elementary, tras la masacre en la que murieron 22 personas, incluido el tirador (REUTERS/Nuri Vallbona)
La escuela Robb Elementary, tras la masacre en la que murieron 22 personas, incluido el tirador (REUTERS/Nuri Vallbona)

Numerosos políticos del Partido Demócrata y líderes civiles han pedido que haya mayores controles a la compra de armas en el país, mientras que las autoridades republicanas de Texas han puesto el foco sobre los problemas de salud mental que, en su opinión, se encuentran en la raíz del suceso.

En medio de las fuertes críticas, la Asociación Nacional del Rifle (NRA, por sus siglas en inglés) confirmó este miércoles que sigue adelante con su convención anual en Houston (Texas), prevista para este fin de semana.

En un comunicado publicado en Twitter, la NRA expresó su “más profunda” compasión hacia las familias y las víctimas del “crimen horrible y malvado” en el colegio Robb Elemental de Uvalde.

La NRA destacó en su nota que, pese a que las investigaciones sobre ese suceso siguen en marcha, se trata del “acto de un criminal solitario perturbado”.

“Conforme nos reunamos en Houston, reflexionaremos sobre estos eventos, rezaremos por las víctimas, daremos la palabra a nuestros miembros patriotas y prometeremos redoblar nuestros compromisos para hacer que las escuelas sean seguras”, dijo el poderoso grupo de lobby.

Desde la tragedia en Uvalde, numerosas voces han instado a la NRA a que cancele su foro anual, donde tienen previsto intervenir el ex presidente Donald Trump (2017-2021) y el gobernador de Texas, Greg Abbott, entre otros.

El Congreso de Estados Unidos lleva más de dos décadas sin aprobar una ley que limite significativamente la posesión de armas, protegida en la Segunda Enmienda de la Constitución.

El presidente Biden, funcionarios demócratas y organizaciones civiles exigen más controles a la venta de armas (REUTERS/Lucas Jackson)
El presidente Biden, funcionarios demócratas y organizaciones civiles exigen más controles a la venta de armas (REUTERS/Lucas Jackson)

Además, la NRA ha ayudado a financiar las campañas políticas de cientos de miembros del Congreso, tanto demócratas como republicanos, según la base de datos Open Secrets que gestiona el Centro para una Política Responsable.

Antes de su viaje a Texas para reunirse con las familias de las víctimas, el presidente Joe Biden pidió más controles a la venta de armas.

El mandatario sostuvo que “la Segunda Enmienda no es absoluta”. Cuando se aprobó la enmienda, dijo, “no se podía poseer un cañón. No podías poseer ciertos tipos de armas. Siempre ha habido limitaciones”.

Biden adelantó que visitará Texas junto con la primera dama, Jill Biden, en los próximos días para “con suerte, llevar un poco de consuelo a la comunidad”.

“Viajaremos a Texas en los próximos días para reunirnos con las familias (...) y con suerte ofrecer algo de consuelo a una comunidad conmocionada, dolida y traumatizada”, dijo este miércoles el presidente al presentar una orden ejecutiva para reformar los protocolos de las fuerzas de seguridad federales.

(Con información de EFE)

Seguir leyendo:

TE PUEDE INTERESAR