Tras la salida de Donald Trump, Anthony Fauci dijo que es “liberador” poder hablar de ciencia sin temer “repercusiones”

El principal epidemiólogo de Estados Unidos reconoció la incomodidad que le generaba trabajar con el presidente republicano porque decía cosas “que no tenían base en los hechos”

Anthony Fauci en una conferencia de prensa en la Casa Blanca. REUTERS/Jonathan Ernst
Anthony Fauci en una conferencia de prensa en la Casa Blanca. REUTERS/Jonathan Ernst

El principal epidemiólogo de Estados Unidos, Anthony Fauci, confesó este jueves su alivio por la marcha del expresidente Donald Trump, al asegurar que es “liberador” poder hablar claramente sobre lo que dice la ciencia respecto a la enfermedad de COVID-19 sin temor a “repercusiones”.

Fauci, quien ahora es el principal asesor médico del nuevo mandatario estadounidense, Joe Biden, admitió la incomodidad que le generó la actitud de Trump respecto a la pandemia. El republicano minimizó repetidamente el riesgo que suponía el coronavirus y contradijo en numerosas ocasiones las conclusiones de los expertos.

“La idea de que podemos subir aquí y hablar sobre lo que sabemos, lo que dice la evidencia científica, y dejar que la ciencia hable, es un sentimiento bastante liberador”, dijo Fauci durante una conferencia de prensa en la Casa Blanca.

REUTERS/Jonathan Ernst
REUTERS/Jonathan Ernst

El mayor experto en enfermedades infecciosas del país aseguró que “claramente” se sintió “incómodo” cuando, durante las ruedas de prensa en las que participaron ambos durante parte del año pasado, Trump decía cosas “que no tenían base en los hechos”, como por ejemplo su defensa de la hidroxicloroquina contra el coronavirus.

“No me agrada para nada estar en una situación en la que tengo que contradecir al presidente, y realmente no sentía como que pudiera decir algo y no habría repercusiones”, afirmó.

La tensión entre Trump y Fauci fue creciendo durante el último año, y la Casa Blanca dejó de invitar al epidemiólogo a dar conferencias de prensa sobre la pandemia.

El expresidente amenazó incluso con despedir a Fauci, pero luego se dio cuenta de que no tenía la autoridad para hacerlo, debido a que el suyo no era un cargo político, sino de servicio civil: es director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de EE.UU (NIAID, por sus siglas en inglés).

Donald Trump y Anthony Fauci. REUTERS/Jonathan Ernst/Archivo TPX IMAGES OF THE DAY
Donald Trump y Anthony Fauci. REUTERS/Jonathan Ernst/Archivo TPX IMAGES OF THE DAY

Biden es el séptimo presidente de Estados Unidos al que asesora Fauci, quien dirige el NIAID desde 1984 y es una de las figuras más respetadas de la comunidad científica del país, una fama que aumentó durante la pandemia.

En su primera rueda de prensa bajo el mandato del demócrata, el epidemiólogo agradeció que el nuevo presidente le haya dado instrucciones de ser “completamente transparente y honesto”.

“Una de las nuevas cosas en esta Administración es que si no sabemos la respuesta, no hay que aventurar una suposición. Simplemente decimos que no sabemos la respuesta”, afirmó.

Anthony Fauci junto a Kamala Harris y Joe Biden. REUTERS/Jonathan Ernst
Anthony Fauci junto a Kamala Harris y Joe Biden. REUTERS/Jonathan Ernst

Durante la conferencia, Fauci también aseguró que por ahora no hay confirmación de que la variante sudafricana del coronavirus haya llegado a Estados Unidos, mientras que la británica ya está presente en unos 20 estados.

Todo apunta a que las vacunas que se están administrando protegen ante esas nuevas variantes, pero si hay que modificar los preparados inyectables, ese proceso “no será demasiado oneroso”, señaló.

Estados Unidos es el país más afectado por la pandemia en términos absolutos, con más de 408.000 muertos y 24,5 millones de contagios, según la Universidad Johns Hopkins.

Biden presentó el pasado jueves su estrategia para acelerar la respuesta a la crisis, aunque reconoció que le llevará meses “darle la vuelta” a la situación que heredó de Trump.

(Con información de EFE)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: