Las muertes “en exceso” en Estados Unidos revelan un impacto desproporcionado del coronavirus en miembros de minorías

El último reporte de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades señala que los afroamericanos, hispanos, nativos y asiáticos americanos representan el 52% de los fallecimientos por encima del promedio y atribuibles al Covid-19

Un hombre es hospitalizado por coronavirus en la ciudad de Nueva York (EFE/Justin Lane/Archivo)
Un hombre es hospitalizado por coronavirus en la ciudad de Nueva York (EFE/Justin Lane/Archivo)

Durante los primeros siete meses de 2020 Estados Unidos registró unas 215.000 muertes por encima de lo habitual, de acuerdo a las últimas cifras de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), lo que sugiere que la cantidad de vidas perdidas por el coronavirus es significativamente mayor que el número oficial (174.761).

Además, más de la mitad de los muertos son miembros de minorías: afroamericanos, hispanos, nativos americanos y, en un marcado grado no reconocido hasta ahora, asiáticos americanos.

Las nuevas cifras de CDC ponen de manifiesto una marcada disparidad: las muertes entre las minorías durante la crisis han aumentado mucho más que entre los blancos.

Las autoridades de salud pública saben desde hace tiempo que algunas muertes por coronavirus, especialmente en las primeras etapas, se atribuyeron erróneamente a otras causas, y que la crisis puede haber provocado indirectamente la pérdida de muchas otras vidas al impedir o disuadir a las personas con otras dolencias graves de buscar tratamiento.

Estados Unidos ha superado las 174.000 muertes por coronavirus, aunque el número real podría ser mayor (EFE/Etienne Laurent)
Estados Unidos ha superado las 174.000 muertes por coronavirus, aunque el número real podría ser mayor (EFE/Etienne Laurent)

El recuento de las muertes por todas las causas durante el período de siete meses arroja lo que los expertos creen que es un cuadro más completo -y más alarmante- de la catástrofe y sus dimensiones raciales.

Estas minorías constituyen poco menos del 40% de la población de los Estados Unidos, pero representan aproximadamente el 52% de todas las “muertes en exceso” por encima de lo normal hasta julio, según un análisis de The Associated Press y The Marshall Project, una organización de noticias sin fines de lucro que cubre el sistema de justicia penal.

“El número de víctimas de la pandemia muestra cuán penetrante es el racismo estructural”, dijo Olugbenga Ajilore, economista principal del Centro para el Progreso Americano, una organización de política pública en Washington.

Los datos anteriores sobre casos, hospitalizaciones y muertes revelaron un número especialmente elevado de víctimas entre los afroamericanos, los hispanos y los nativos americanos, una disparidad que se atribuye a la desigualdad de acceso a la atención de la salud y a las oportunidades económicas. Sin embargo, hasta ahora no se había informado sobre el aumento del total de muertes por raza, ni sobre la carga desproporcionada que recaía sobre los estadounidenses de origen asiático.

Un hombre se frota los ojos mientras espera en una fila para asistir a la feria de empleo Dr. Martin Luther King Jr., realizada por el Departamento de Trabajo del Estado de Nueva York, en Estados Unidos. 12 de abril de 2012 (REUTERS/Lucas Jackson)
Un hombre se frota los ojos mientras espera en una fila para asistir a la feria de empleo Dr. Martin Luther King Jr., realizada por el Departamento de Trabajo del Estado de Nueva York, en Estados Unidos. 12 de abril de 2012 (REUTERS/Lucas Jackson)

Con estos nuevos datos, los asiático-americanos se unen a los afroamericanos e hispanos entre las comunidades más afectadas, con un aumento de las muertes en cada grupo de al menos el 30% este año en comparación con el promedio de los últimos cinco años, según el análisis. Las muertes entre los nativos americanos aumentaron más del 20%, aunque probablemente sea un subconteo severo debido a la falta de datos. Las muertes entre los blancos aumentaron un 9%.

El número de estadounidenses de origen asiático ha recibido mucha menos atención, tal vez en parte porque las cifras que han muerto, alrededor de 14.000 más de lo normal este año, han sido mucho más bajas que las de otros grupos. Aún así, el aumento del 35% en las muertes de estadounidenses de origen asiático es el segundo más alto, detrás de los estadounidenses de origen hispano.

En un año promedio, alrededor de 1,7 millones de personas mueren en los Estados Unidos entre enero y finales de julio. Este año la cifra fue de alrededor de 1,9 millones, según los CDC.

De las posibles 215.000 muertes adicionales por encima de lo normal hasta julio, un total que desde entonces ha aumentado hasta 235.000, la mayoría se atribuyeron oficialmente a infecciones por coronavirus. El resto se culpó a otras causas, incluyendo enfermedades cardíacas, presión arterial alta y otros tipos de enfermedades respiratorias.

Un grupo de personas, con mascarilla para protegerse del coronavirus, esperanzas en fila para recibir comida donada durante la pandemia del coronavirus, el 23 de junio de 2020, en el vecindario de Corona, en Queens, Nueva York. (Foto AP / John Minchillo)
Un grupo de personas, con mascarilla para protegerse del coronavirus, esperanzas en fila para recibir comida donada durante la pandemia del coronavirus, el 23 de junio de 2020, en el vecindario de Corona, en Queens, Nueva York. (Foto AP / John Minchillo)

Los CDC aún no ha proporcionado un desglose por raza y etnia de las muertes por otras causas. Los datos recién publicados se consideran provisionales y están sujetos a cambios a medida que llegue más información. Ciertas categorías de muertes - suicidios o sobredosis de drogas, por ejemplo - a menudo implican largas investigaciones antes de que se asigne una causa.

El efecto desproporcionado del brote en las minorías no se limita a una región específica del país.

El virus atacó por primera vez las zonas urbanas de las costas oriental y occidental. Pero según la investigadora de la Universidad de Minnesota Carrie Henning-Smith, también se han observado disparidades a medida que la enfermedad se ha ido extendiendo por todo el país a los estados del sur y del oeste con grandes poblaciones rurales.

Por ejemplo, Arizona informó de casi un 60% más de muertes de nativos americanos en lo que va de año en comparación con años anteriores, y Nuevo México registró más de un 40% más. Entre los dos estados, han muerto más de 1.100 nativos americanos más de lo normal.

Con información de AP

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

COVID-19 y mortalidad: por qué cada vez menos pacientes mueren en unidades de cuidados intensivos

Cuáles son las zonas de Nueva York mejor preparadas para hacer frente a una segunda ola de coronavirus

El ranking de las actividades con más y menos riesgo de contagio frente al COVID-19

MAS NOTICIAS