Una médica que enfrenta la muerte a diario y experta en bioética explica cómo debería decidirse quién vive y quién no ante la pandemia por coronavirus

Kelly Michelson es la directora del Centro de Bioética de la Escuela de Medicina de la Universidad Northwestern Feinberg. Relató lo que pasa por la cabeza de un profesional de la salud cuando está ante el dilema más difícil y cómo tendría que definirse el dilema más difícil

Kelly Michelson, médica experta en bioética de la Universidad de Northwestern, Illinois, muestra la máscara protectora que le confeccionó su madre. La profesional expuso sobre la encrucijada que enfrentan sus colegas al momento de decidir quién vive y quién no ante la pandemia por el coronavirus (Twitter)
Kelly Michelson, médica experta en bioética de la Universidad de Northwestern, Illinois, muestra la máscara protectora que le confeccionó su madre. La profesional expuso sobre la encrucijada que enfrentan sus colegas al momento de decidir quién vive y quién no ante la pandemia por el coronavirus (Twitter)

En una carta conmovedora y cruda al mismo tiempo, Kelly Michelson, de Illinois, relató cómo es para un médico presentarse ante el dilema más difícil de su vida como profesional de la salud ante la pandemia del coronavirus que afecta a todo el planeta: “Si se trata de racionalizar, no debería ser yo quien decida quién debe vivir y quién debe morir”, escribió la directora del Centro de Bioética y Humanidades Médicas de la Escuela de Medicina de la Universidad Northwestern Feinberg.

La escuela de Medicina no me enseñó cómo decidir cuál de mis pacientes debería vivir y cuál debería morir si el racionamiento del equipo médico o el tratamiento fuera necesario. Pero recientemente he pasado la mayor parte de mi tiempo planeando la posibilidad de que mis colegas y yo necesitemos tomar esa decisión con precisión”, explicó Michelson en una misiva enviada y publicada por el prestigioso sitio de noticias del área científica Stat News.

El planteo ético de la doctora llega luego de que se conocieran noticias desde Italia y España en la que los médicos, por falta de insumos necesarios para tratar a todos los pacientes enfermos de coronavirus tengan que decidir a quién atender primero. “Han surgido informes de Italia sobre médicos que eligen quién recibiría atención médica para salvar vidas y quién no. El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, abogó esta semana por 30,000 ventiladores, tres veces los 10,000 ventiladores disponibles actualmente. Mientras escribo esto, hay más de 80,000 casos confirmados de COVID-19 en los Estados Unidos. Si el número de personas con casos graves supera el número de ventiladores, ¿decidirán los médicos quién recibe uno?”, plantea Michelson.

Si bien Estados Unidos es uno de los países más ricos del mundo, el racionamiento de la atención médica no es nuevo aquí. En la década de 1960, las personas con insuficiencia renal lucharon por un número limitado de máquinas de diálisis. Al principio, los paneles consideraron el ‘valor social’ al decidir quién recibió diálisis. Esta injusticia condujo a fondos federales para diálisis para todos los estadounidenses con insuficiencia renal”, rememoró la experta en bioética.

Sin embargo, la mujer que dedica su vida a estudiar las decisiones de los médicos, advierte que “el dinero no resuelve todos los problemas”. “Como médico que atiende a pacientes críticos, he visto morir a innumerables niños esperando un trasplante de hígado o corazón. Todos los días mueren 20 estadounidenses mientras esperan un trasplante de órgano, una especie de racionamiento sin decisión. Cuando los recursos son escasos, se deben tomar decisiones difíciles”, explica.

La pandemia de COVID-19 ya está obligando a tomar decisiones difíciles. Los médicos en la ciudad de Nueva York están retrasando las cirugías para los pacientes, algunos de los cuales pueden morir esperando. Algunos hospitales han cambiado las políticas de control de infecciones para reservar equipo de protección personal, arriesgando la transmisión de otras infecciones difíciles de controlar. Si bien muchos sistemas han pasado a la telesalud, cancelar las clínicas para promover el distanciamiento social significa que algunos pasarán sin la atención médica necesaria”, manifestó en su columna de opinión.

Kelly Michelson junto a Brenda Mears, una médica colega, durante una covnención sobre bioética en noviembre de 2018 (Twitter)
Kelly Michelson junto a Brenda Mears, una médica colega, durante una covnención sobre bioética en noviembre de 2018 (Twitter)

Michelson es quien traza una guía para orientar a los demás médicos que deberían seguir un protocolo y entonces decidir a quién colocarle el único ventilador disponible en la sala de urgencias y salvar así una vida por sobre otra. Un dilema ingrato y desesperante. “Como directora del Centro de Bioética y Humanidades Médicas de la Universidad Northwestern, soy una de las muchas personas que planean quién obtiene el próximo ventilador disponible si los suministros son limitados y el racionamiento es necesario. Esto es lo que debe saber sobre esos planes y cómo se están haciendo”.

Primero, las crisis de atención médica anteriores, como los brotes de ébola, el síndrome respiratorio agudo severo (SRAS) y la pandemia de influenza H1N1, provocaron una planificación mucho más avanzada. En 2012, el Instituto de Medicina publicó una guía sobre qué hacer en una crisis como COVID-19. Muchos estados utilizaron este informe para crear sus propios planes, incluido Illinois, donde practico. Es importante destacar que las aportaciones del público también están disponibles”, relató.

La médica experta en bioética, prosiguió: “Los bioeticistas, clínicos y líderes de atención médica en todo el país están compartiendo información para ayudar a proporcionar consistencia de un hospital a otro (...). Cada plan debe apoyar valores éticos compartidos. Esto significa comenzar con la idea de que vale la pena salvar cada vida y que el objetivo es ayudar a la mayor cantidad de personas posibles. Para lograr esto, muchos planes utilizan un sistema de puntuación basado en información objetiva sobre la condición médica de cada paciente. El uso de un sistema de puntuación para ayudar a predecir quién sobrevivirá ayuda a evitar la toma de decisiones sesgadas. Por supuesto, ningún sistema de puntuación es 100% preciso. Y a muchas personas les preocupa que ciertos grupos con problemas de salud subyacentes, incluidos los discapacitados, sin hogar, encarcelados o pobres, estén en desventaja por dichos sistemas de puntuación. E incluso con un sistema de puntuación, debe haber un plan para romper los lazos”.

El deber ético de un médico es cuidar a sus pacientes. Si estoy atendiendo a dos pacientes en la unidad de cuidados intensivos que necesitan un respirador, no debería ser yo quien decida quién recibe la máquina. Esa decisión debe ser tomada por otros, preferiblemente un grupo de expertos médicos que no saben nada sobre los pacientes involucrados, excepto los hechos que se les dan. Quinto, no usar tratamientos para salvar vidas no significa que dejemos de preocuparnos. Para aquellos que pueden no sobrevivir, los cuidados paliativos son esenciales para ayudar a aliviar el dolor, la dificultad para respirar y otros síntomas, y para apoyar la angustia psicológica y espiritual”, señaló la médica. Finalmente, Michelson concluyó: “He tenido que aprender muchas lecciones sobre ser médico desde que terminé la escuela de medicina. Hubiera deseado que esta no fuera una de ellas”.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Los seis pasos que propone una eminencia de la medicina de EEUU para limitar las muertes por coronavirus sin destruir la economía

El triaje en tiempos de coronavirus: quién vive, quién muere, quién decide

Bill Gates dijo que aún hay “una ventana abierta” para luchar contra el coronavirus y dio tres recomendaciones fundamentales

Una investigación afirma que el régimen chino ocultó al menos 40 mil muertes por coronavirus en Wuhan: “La cifra real sólo la saben ellos”

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos