Guerrero fue titular y capitán de Perú en Ekaterimburgo (REUTERS/Jason Cairnduff)
Guerrero fue titular y capitán de Perú en Ekaterimburgo (REUTERS/Jason Cairnduff)

Perú se despidió digna pero dolorosamente de la Copa del Mundo. Cayó nuevamente 1-0 (esta vez ante Francia en Ekaterimburgo) y quedó sin chances de avanzar a la segunda fase, pese a tener que jugar con Australia.

Y Paolo Guerrero, quien luchó hasta último momento para estar presente junto al seleccionado dirigido por Ricardo Gareca, sentirá algo de culpa por no haber brillado frente a los franceses.

En la primera mitad, el cuadro europeo contó con varias oportunidades para quebrar el cero y los incaicos tuvieron la más clara en los pies del atacante del Flamengo de Brasil. Anticipó bien en el área a Umtiti y definió de zurda pero al cuerpo del arquero Lloris.

Unos instantes después, llegó el tanto de los galos en los pies de Mbappé, con un rebote fortuito para Les Bleus. Llamativamente Guerrero quedó en posición defensiva y fue quien perdió la pelota en el arranque de la jugada de ataque de Francia.

En el complemento, los sudamericanos fueron al frente con más enjundia que buen juego pero no hubo caso: el 1-0 en contra fue definitivo. A poco del final, Paolo dispuso de un tiro libre pero no consiguió sorprender al guardameta adversario.

Triste final para el delantero de 34 que al menos se dio el gusto de presenciar una cita mundialista después de haber sido suspendido por doping.

MÁS SOBRE ESTE TEMA