Luis Suárez salió lesionado del partido en que Barcelona goleó por 4-1 al Betis en condición de visitante y encendió las alarmas en su club y en la selección de Uruguay. El delantero se lastimó muy cerca del final del encuentro y, tras ser atendido por los médicos, abandonó la cancha rengueando y con serias muestras de dolor.

La acción ocurrió a los 87 minutos del partido. El uruguayo -que había marcado uno de los goles de su equipo a los 63′- fue a buscar una pelota en la mitad de la cancha, pero resbaló solo y cayó, acusando un fuerte dolor en su tobillo derecho.

Suárez fue atendido de inmediato y, finalmente, el entrenador Ernesto Valverde decidió reemplazarlo. En el último minuto, le dejó su lugar en la cancha al brasileño Philippe Coutinho. Una vez que el árbitro pitó el final, se marchó a los vestuarios rengueando.

Una vez terminado el partido, el Barcelona difundió un parte médico que confirma que el jugador sufrió un esguince de tobillo y que el lunes se le realizarán estudios para determinar el grado de la lesión.

Esto genera una mayor preocupación en el cuerpo técnico de la selección de Uruguay, que había citado al atacante del Barcelona para disputar una serie de amistosos durante la Fecha FIFA del próximo fin de semana. Si los estudios complementarios confirman la lesión, "El Maestro" Oscar Tabárez no podrá contar con él.

El elenco "Charrúa" será parte de la China Cup, un cuadrangular que se jugará en el país asiático y en el marco del cual enfrentará a Uzbekistán el viernes 22 de marzo. Tres días más tarde, el elenco sudamericano se medirá con el ganador del duelo entre el local y Tailandia.

El próximo compromiso del Barcelona será recién el 30 de marzo, cuando reciba a Espanyol en el derby por la fecha 28° de la Liga española.

La lesión vino a dejar una pequeña mancha en una actuación descollante del uruguayo. Suárez estuvo muy inspirado en una tarde en la que volvió a ser el socio ideal de un Lionel Messi superlativo. "El Pistolero" marcó uno de los cuatro goles del Barcelona (los tres restantes fueron del argentino). Fue una conquista lujosa, en la que dejó en el camino a varios defensores a pura gambeta y velocidad, para definir mano a mano con el arquero al lado de un palo.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: