Su mayor picardía, su paso por el cine y el día que conoció a Maradona: las mejores 21 anécdotas de Pelé, que cumple 80 años

La estrella brasileña, que marcó una era con el Santos y fue tres veces campeón del mundo con su selección, tuvo una vida de película

Pelé celebra el campeonato mundial logrado con Brasil
Pelé celebra el campeonato mundial logrado con Brasil

1) Cuando la selección uruguaya consumó la hazaña de ganarle a Brasil 2-1 en el Maracaná para quedarse con el título mundial en 1950, Pelé vio llorar a su padre, Dondinho, también ex futbolista que truncó su carrera por una lesión. Le prometió entonces que en el futuro, él ganaría una Copa del Mundo. Lo consiguió apenas ocho años más tarde, en el Mundial de Suecia 1958, y luego ganó dos más, en Chile 1962 y en México 1970.

2) El 7 de junio de 1970, Brasil venció a la entonces vigente campeona, Inglaterra, por 1-0 durante el Mundial de México, pero para muchos, el mayor recuerdo es el cabezazo de Pelé que logró desviar con una gran atajada el arquero Gordon Banks, considerada la mejor de la historia de los mundiales. “El arquero llegó desde ningún lugar. En el instante en que cabeceé, estaba junto al palo derecho. Al instante siguiente, no. En el mismo momento, estaba a la izquierda y salvó su arco”, detalló años más tarde el astro brasileño.

3) Exactamente a las 23:11 del miércoles 19 de noviembre de 1969, Pelé marcó el gol mil de su carrera (no todos fueron oficiales y terminó concretando 1284), de penal, y a un arquero argentino, el “Gato” Edgardo Andrada, en un Santos-Vasco da Gama por la “Taꞔa de Prata” (Torneo Roberto Gomes Pedrosa). Pudo haberlo concretado en el partido anterior, ante el Bahía, ante una enorme expectativa porque ya llegaba con 999 tantos a ese compromiso y estuvo muy cerca porque tras una combinación con Coutinho, eludió al arquero hacia la derecha y sacó el remate cruzado pero un defensor (Nildo) alcanzó a rechazar en la línea. “Sentí miedo. Me arrancaron la camiseta y conseguí apartarme para que otros me pusieran una nueva, pero con el número mil, y me pidieron que diera una vuelta olímpica para que todos vieran mi nueva casaca”, relató Pelé sobre aquel inolvidable momento.

4) El 11 de septiembre de 1963, Santos visitó a Boca por la revancha de la final de la Copa Libertadores. Los brasileños habían ganado 3-2 en la ida y estaban empatando 1-1 con un gran dominio del equipo argentino, cuando Pelé hizo una picardía que enfrió el partido. Se cambió los pantalones en el círculo central. Ocho minutos más tarde, liquidó la final con un golazo y el Santos fue campeón. "Jamás sentí un terremoto igual que aquel de la Bombonera cuando un equipo ingresa a la cancha. No sé si se le rompió la tira o lo hizo a propósito, pero pidió cambiarse los pantalones porque decía que se le caían. Rattín lo levantaba y ayudaba y yo le gritaba ‘dejalo, pisale los tobillos así no juega más'. A mí allá me cagaron a patadas y vos lo levantás’. Pelé, que escuchaba lo que pasaba y hablaba bien en castellano, me decía ‘Sanfillippo, voce e bom jugador, pero malo’. Ahí nos frenamos”, contó José Francisco Sanfillippo, autor de los dos goles de Boca en Brasil y del que marcó en la Bombonera.

Pelé durante un encuentro entre Boca y Santos
Pelé durante un encuentro entre Boca y Santos

5) Pelé se retiró del fútbol el 1 de octubre de 1977 en un partido homenaje jugado entre el Cosmos y el Santos en el estadio de Los Gigantes de Nueva York. El brasileño gritó entonces “amor, amor, amor. Estoy muy feliz y quiero aprovechar la oportunidad para pedirles que ayuden siempre a los desamparados, especialmente a la niñez, necesitada de todo el mundo”. “Todo el mundo debería agradecerte. Tenés una cabeza y un corazón que permitieron poner los pies al servicio del fútbol y todos los deportistas de mundo deberían inclinarse ante tus pies”, le dijo entonces Muhammad Alí

6) En 1984 hizo campaña política en Brasil para que la dictadura militar que llevaba veinte años en el poder convocara a elecciones. Entonces, apareció con la camiseta de la selección de su país con la inscripción “Directas Ya” y levantando la Copa Jules Rimet, ganada definitivamente por los brasileños. “Hasta hoy sueño con aquel gran gol, cuando me puse la camiseta brasileña con la inscripción del slogan ‘Directas Ya’. Creo que ayudó al pueblo brasileño en su camino por la libertad, y eso es inolvidable”.

7) En la semifinal del Mundial de México 1970, Pelé no pudo culminar en gol una de las grandes maravillas de su carrera. Recibió un pase en profundidad de Tostao, quedó solo, en velocidad, frente al arquero Ladislao Mazurkiewicz, ante quien amagó tocar hacia un costado pero dejó correr la pelota para irse por el otro lado. Ya con su rival vencido, sacó un remate cruzado, pro la pelota rozó el palo izquierdo. Dos años más tarde, por el torneo Nacional de 1972, Norberto Alonso se dio el lujo de concretar un gol con la misma jugada, nada menos que ante el vigente campeón de América, Independiente, al que River goleó 7-2 y ante el arquero Miguel Ángel Santoro.

8) Pelé debutó en los mundiales el 19 de junio de 1958 y con apenas 17 años. Brasil había comenzado ganándole 3-0 a Austria, pero tras empatar 0-0 ante Inglaterra y ganarle 2-0 a la Unión Soviética en la fase de grupos, el director técnico Vicente Feola (que luego dirigiría a Boca) decidió darle lugar a la joven promesa en el equipo titular, ante Gales, por los cuartos de final, y marcaría su primer gol con el estadio Ullevi de Gotemburgo como testigo. Después, anotaría un triplete ante Francia en semifinales (5-2), y un doblete en la final ante Suecia (5-2), la selección local, para consagrarse campeón. En total, marcaría 12 goles en los cuatro mundiales que jugó.

9) La primera experiencia de Pelé en un equipo fue de muy jovencito, en el Baurú Atlético Clube (BAC), en el que también había jugado su padre, Dondinho. El club había contratado como DT a Waldemar de Britto, quien había jugado el Mundial de Italia 1934 para la selección brasileña. En septiembre de 1953, el Diario de Baurú publicó un aviso invitando a los niños y jóvenes entre los 8 y los 16 años, de la ciudad (a 345 kilómetros de San Pablo), para probarse. De Britto se sentó en la tribuna y eligió a los que consideró los mejores 25. Un mes más tarde, el 29 de octubre, Pelé debutó en el “Baquinho” (chicos del BAC) ante el Gerson Franca FC y empataron 3-3 aunque Pelé se destacó en el partido siguiente, con un 21-0 al San pablo y metiendo 7 goles. Entre partidos amistosos y oficiales, Pelé marcó 148 goles en 33 partidos en 1954 y a seis fechas del final del torneo, ya era campeón de la Liga Baruense. Y volvió a conseguir el título en 1955. Allí fue convocado por el Santos.

El gol 1000 de Pelé a Edgardo "Gato" Andrada


10) Pelé debutó en la selección brasileña con una derrota ante Argentina. Fue el 7 de julio de 1957 por la Copa Roca y en el Maracaná. Los Albicelestes ganaron 2-1. Casualmente, en aquella oportunidad se produjo el primer gol del brasileño (que había entrado como suplente por Del Vecchio) con su equipo nacional, y el último de Ángel Labruna con el suyo (ganaba Argentina 1-0). Tras el empate de Pelé, volvió a aumentar Miguel Ángel Juárez dos minutos más tarde. Brasil ganaría el clásico siguiente, tres días después y en el Pacaembú de San Pablo, por 2-0, con otro gol de Pelé.

11) El 3 de junio de 1964, la selección argentina se consagró campeona de la Copa de las Naciones, en la que también participaron Portugal e Inglaterra, al vencer a Brasil por 3-0 en el estadio Pacaembú, con goles de Ermindo Onega y Roberto Telch (2). En esa oportunidad, no sólo Amadeo Carrizo le atajó un penal a Gerson sino que Pelé sufrió la ajustada marca del capitán argentino Antonio Rattín (“dejá, del negro me encargo yo”, dijo a uno de sus compañeros, y su respuesta fue “pero sin violencia. Rattín, sin violencia”). Ante la impotencia de no poder tener el contacto deseado con la pelota, rompió el tabique nasal de José Agustín Mesiano, defensor de Argentinos Juniors, con un cabezazo. Después, fue a visitarlo para saber cómo estaba, pero en completo anonimato.

Pelé posa junto a las medallas de la Selección de Brasil
Pelé posa junto a las medallas de la Selección de Brasil

12) Tras ganar la tercera Copa del Mundo para la selección brasileña, en México 1970, Pelé decidió retirarse del equipo nacional, y aunque hubo algunos rumores de que a último momento volvería para jugar su quinto Mundial en Alemania 1974, se mantuvo en su decisión y ya no volvió a vestir la casaca verde-amarilla. Se despidió en julio de 1971 con dos partidos, uno en el Morumbí de San Pablo y otro en Río de Janeiro. En el primero, marcó un gol contra Austria.

13) Del Santos se retiró el 11 de octubre de 1974 tras 18 años de carrera profesional en su único club en Brasil. En el momento del adiós, se puso de rodillas, abrió los brazos en cruz, se levantó y se dirigió a la tribuna popular, agradeció a Dios y dio una vuelta olímpica. Un hincha que se trepó al campo de juego le tironeó la camiseta, que pudo defender con un brazo. “Esta no, esta es mía, por favor, sal de aquí”, le dijo, rodeado de micrófonos, cables y cámaras de fotos y de televisión. Llevaba puesta la camiseta negra y blanca a tiras verticales, dijo “gracias” varias veces, y se metió en el vestuario. “Esta camiseta quedará para mi sala de trofeos”, expresó minutos más tarde.

14) Pelé conoció personalmente a Diego Maradona el 9 de abril de 1979, a instancias de Héctor Vega Onesime, entonces director de la revista “El Gráfico”, quien organizó la reunión junto con su colega Batista, de la revista brasileña “Placar”, muy difícil de implementar por las complicadas agendas de ambos protagonistas. Conversaron una hora, en el hotel Copacabana Palace, con el enviado Guillermo Blanco y Pelé se animó a tocar algunas canciones en su guitarra, hasta que Pelé tomó de la mano a Maradona, de 18 años (el brasileño tenía 38) para darle consejos: “Cuida tu cuerpo y cuida tus entrenamientos. Hay una responsabilidad atrás”, le dijo. Cuando se despidieron, Pelé le dijo a Don Diego, padre de Maradona: “Papá, cuide al chico, ¿eh?” y a Diego, “Que Dios te dé a vos toda la suerte que me dio a mí, que nunca tuve un golpe grande”.

15) Tras el éxito en el Mundial de Suecia 1958 a los 17 años, a Pelé le tocó volver a jugar un Mundial en 1962, en Chile, con una selección brasileña otra vez repleta de cracks, a los que se sumaba un extremo derecho de notable habilidad, “Mané” Garrincha. Tras el debut con triunfo por 2-0 ante México, Pelé se lesionó en el segundo partido, en el 0-0 ante Checoslovaquia, a la que luego vencería en la final. Desde ese momento, no pudo seguir jugando y fue reemplazado por Amarildo, que tuvo tan buena actuación que al terminar el torneo fue contratado por el Milan, aunque luego se convirtió en leyenda en la Fiorentina.


16) El 24 de marzo de 1998, el gobierno de Brasil del entonces presidente Fernando Henrique Cardoso oficializó la Ley 9.615, propiciada por Pelé, en aquel entonces ministro extraordinario de Deportes, y quien llevaba dos años trabajando en el proyecto, pese a la oposición del presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), Ricardo Teixeira (ex yerno del entonces titular de la FIFA, Joao Havelange). “Ha sido uno de los goles más difíciles de mi vida. El deporte brasileño está preparado ahora para el Siglo XXI”, dijo un exultante “Rey” al conocer la aprobación en el parlamento. Entre los artículos más destacados de la ley, se obligaba a los clubes a transformarse en empresas en dos años y se acababa el derecho de retención a los jugadores por parte de los clubes, y todos obtendrían la libertad de acción al acabar sus contratos no más allá de 2001. También se obligaba a los clubes-empresas a pagar impuestos, por lo que podían tener investigaciones fiscales, o permitía a los clubes conformar sus propias ligas y desligarse de la federación. Se la llamó “Ley Pelé”.

17) Pelé fue símbolo del Santos y llegó a presidirlo, pero no era hincha de ese club, sino de otro. Recién hace pocos días, confesó al canal “Pilhado”, de Youtube, que el club de sus amores es el Vasco da Gama, de Río de Janeiro, pese a haberse criado en Baurú, cerca de San pablo y haber transcurrido gran parte de su vida en San Pablo (de donde es Santos). “La mayoría de mis amigos y los amigos de mi padre eran todos de Corinthians o del BAC (Baurú Atlético Clube, donde Pelé se inició). No sé por qué yo salí del Vasco da Gama. Me empezó a gustar el Vasco y me hice del Vasco”. Y aclaró: “No es que fui hincha del Vasco sino que lo sigo siendo”. Fue justamente al Vasco da Gama que Pelé le marcó su gol número mil. Sin embargo, se dio el gusto de jugar con esa camiseta. “Fue en el Maracaná, en una especie de partido amistoso, un combinado entre Santos y Vasco”, recordó.

Pelé es considerado por muchos el mejor futbolista de la historia (EFE/ Joedson Alves/ Archivo)
Pelé es considerado por muchos el mejor futbolista de la historia (EFE/ Joedson Alves/ Archivo)

18) Una de las películas de fútbol más recordadas en Hollywood es “Escape a la victoria”, que se refiere a la historia de la resistencia de los jugadores del Dínamo de Kiev contra el nazismo, y en la que Pelé compartió cartel con Osvaldo Ardiles, Sylvester Stallone, Michael Caine y Bobby Moore. La película se rodó en 1981 y fue un gran éxito. Con el tiempo, Ardiles contó risueñamente que en el guión figuraba que Stallone atajaba un penal, eludía a los once alemanes y marcaba un gol, pero Pelé y Moore se quejaron. “Si no sabe parar una pelota, ¿cómo va a hacer todo eso? ¡Es imposible! Hubo que hacer 34 tomas”. También contó que Pelé “jugó apenas 8 minutos y se fue porque le estaban pegando y jugamos 10 contra 11 todo el partido. Perdíamos 4-0 y cuando lo levantamos y nos pusimos 4-4 dijo ‘I’m OK’ y entró de nuevo”.

19) La selección brasileña campeona mundial en México 1970 fue la única de la historia en ganar todos los partidos jugados desde la fase clasificatoria hasta la final, y ese día se impuso 4-1 a Italia con una exhibición. Sin embargo, no todas fueron sonrisas porque en el entretiempo hubo una dura discusión entre Gerson y Pelé, porque éste lo sorprendió fumando en el vestuario. Tuvieron que terciar el entrenador, Mario Lobo Zagallo y el capitán. Carlos Alberto Torres, según contó Pelé a la televisión brasileña en 2003, aunque luego Gerson lo trató de mentiroso y le aconsejó que mantuviera “la boca cerrada”. Pelé contó que simplemente sintió olor a tabaco y sorprendió a Gerson fumando encerrado en el baño. “Él nos dijo (a Carlos Alberto y a mí) que estaba muy nervioso y necesitaba relajarse. En ese momento lo reprendimos con palmadas”, relató. Gerson admitió que por esas épocas fumaba pero negó esa anécdota. “No necesitaba esconderme para fumar y nunca fui reprendido por Pelé ni dentro de la cancha ni mucho menos fuera de ella. Fue una mentira descarada”, Zagallo reconoce la anécdota de haberle dejado fumar a Gerson en el vestuario para calmar los nervios, pero ante Uruguay en semifinales, y no en la final.

20) Quique Setién, el reciente entrenador del Barcelona, cuenta que cuando era jugador del Atlético Madrid (entre 1985 y 1988) recibió una sanción que le impedía jugar algunas fechas. “Entonces me fui a una discoteca de Madrid y eran las tres o cuatro de la mañana. Y me quedo mirando una de las mesas del fondo y digo ‘hostia, me parece que ese que está sentado allí es Pelé’. Me fui acercando y comprobé que era él. Tomé una birome, un posavasos, me acerqué y le dije: ‘¿Le importaría firmarme un autógrafo? Es que yo también juego al fútbol’ y Pelé me respondió ‘y si juegas al fútbol, ¿qué haces a estas horas en la discoteca?’”.

21) Parece insólito pero fue verdad. Un día, y ya bicampeón mundial y con más de mil goles convertidos, Pelé fue suplente en la selección brasileña. A pocos días de iniciarse el Mundial de México 1970, Mario Zagallo reemplazó al también periodista Joao Saldanha como entrenador del “Scratch”, cuando la Confederación Brasileña de Deportes (CBD) decidió desplazar de su cargo a Saldanha, afiliado al partido Comunista, a instancias del dictador a cargo de la presidencia, Emilio Garrastazú Médici tras una derrota ante la selección argentina (no clasificada para ese Mundial) en un amistoso. Pelé había regresado a la selección brasileña apenas un año antes, luego de haberse retirado tras el mal desempeño del equipo en el Mundial de Inglaterra 1966 y un sector de la prensa lo resistía. El 26 de abril, en un amistoso ante Bulgaria en Río de Janeiro, Saldanha determinó que Pelé fuera al banco de suplentes (la explicación fue probar a Tostao, que tenía miopía). Pelé usó la camiseta con el número 13 y Brasil empató apenas 0-0 y ese fue el final del ciclo. A los pocos días, asumiría Zagallo y el final feliz es conocido, con la Copa Jules Rimet, definitivamente, en manos de Brasil. Y tanto Pelé como Tostao tuvieron un brillante Mundial.

MÁS NOTICIAS EN INFOBAE DEPORTES