El jugador del Porto Moussa Marega (REUTERS)
El jugador del Porto Moussa Marega (REUTERS)

Los insultos racistas hacia el delantero de los dragones Moussa Marega, que decidió abandonar el partido en el minuto 68, empañaron este domingo la victoria del Porto por 2 a 1 ante el Vitória de Guimarães, que lo sitúa a un punto del líder del fútbol de Portugal, el Benfica. El jugador no aguantó al público que imitó el ruido de un mono cuando tocó el balón.

El francés que representa a Malí dejó un mensaje en su cuenta de Instragram: “Le doy las gracias al árbitro por no defenderme y por enseñarme una amarilla porque defiendo mi color de piel. Espero no encontrármelo nunca más en un campo de fútbol, usted es una vergüenza”.

En conferencia, el entrenador declaró: “Me gusta hablar del partido, pero hoy pasa a un segundo plano. Estamos completamente indignados”. Además, agregó: “Somos una familia, independientemente de la nacionalidad, el color de la piel... Lo que pasó aquí es lamentable, lamentable”. También se pronunció el presidente de la Federación Portuguesa de Fútbol, Fernando Gomes, cuando emitió un comunicado de repudio en el que aseguró que hará “todo para que los aficionados que no respetan el fútbol queden definitivamente en la puerta de los estadios”.

El delantero del Porto Moussa Marega sufrió insultos racistas (REUTERS)
El delantero del Porto Moussa Marega sufrió insultos racistas (REUTERS)

Por parte del gobierno portugués se pronunció el presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, quien declaró que “el pueblo portugués sabe, incluso por experiencia histórica, que el camino del racismo, de la xenofobia, y de la discriminación, además de representar la violación de la dignidad de la persona humana y de sus derechos fundamentales, es un camino dramático en términos de cultura, civilización y paz social”. A su vez, el primer ministro luso, António Costa, publicó en su cuenta de Twitter que todos los actos de racismo “son delito e intolerables”, mientras que el secretario de Estado de Juventud y Deporte, João Paulo Rebelo, adelantó que la Policía busca a quienes insultaron al maliense para “castigarlos ejemplarmente”.

Por otra parte, Portugal es un caso especial con el tema de la utilización del lenguaje en el ámbito deportivo, en ocasiones anteriores jueces de la sección novena del Tribunal de Lisboa han dejado a entender que no es lo mismo un insulto dentro del campo que fuera del mismo comentando: “Comportamientos reveladores de la bajeza moral son de alguna forma tolerados en la escena futbolística”, a lo que agregaron: “Tales expresiones hechas en el seno del mundo del fútbol no alcanzan el nivel de obscenidad y grosería de lenguaje”.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: