Las anécdotas de René Higuita

René Higuita es de esos futbolistas cuyas anécdotas e historias trascienden los límites de una cancha. Su trayectoria como jugador estuvo plagada de momentos exitosos, entre ellos títulos, goles y hasta una jugada de su creación que se volvió mundialmente conocida, mientras que su vida personal atravesó momentos oscuros como los nueve meses que pasó en la cárcel y las dos suspensiones que sufrió por haber dado positivo en controles antidoping por consumo de cocaína.

En el clásico segmento “Líbero vs” en TyC Sports, el colombiano repasó algunos de los momentos más destacados de sus 53 años, desde el momento en que se convirtió en arquero y cómo nació el Escorpión, hasta su controvertido vínculo con el capo narco Pablo Escobar.

Higuita aseguró que terminó en el arco “de casualidad”, cuando fue a una prueba para la escuela del Deportivo Independiente Medellín. “Quería ser delantero, era goleador. Yo fui al evento del DIM como goleador del equipo, pero faltó el arquero. Me colocaron, me fue bien y ahí me quedé”, contó.

El Escorpión es una jugada mundialmente conocida y, consultado sobre cómo nació esa singular pirueta, el colombiano recordó: “Surgió de una publicidad con un niño. Me dicen ‘¡Juegue!’. y lo que se me viene en el momento es una chalaca (chilena) al revés. Yo tenía que salir con algo diferente y mucho mejor que lo que hizo el niño. Nunca la había practicado antes”. Y, sobre el día en que pudo recrear su invención en un partido oficial entre su selección y la de Inglaterra, comentó: “Pasaron siete años y se presentó ese balón que siempre estuve trabajando. Ahí se hizo el escorpión. Lo tiré porque pensé que habían cobrado offside”.

La final de la Copa Libertadores 1989 fue uno de los momentos consagratorios para el arquero. Sus cuatro atajadas en la tanda de penales le valieron la consagración a Atlético Nacional ante Olimpia de Paraguay. “No había estudiado. Ahora ya te dan la tablet, te muestran los jugadores, dónde van a patear y todo eso. En esa época no teníamos todas esas condiciones, era por intuición”, valoró el ex futbolista.

A la hora de elegir el mejor gol de su carrera, no lo dudó y eligió el que le hizo a Germán Burgos de tiro libre en el estadio Monumental, por las semifinales de la Copa Libertadores 1995. Ese día, Atlético Nacional eliminó a River del certamen y el público local descargó todo su enojo contra Higuita por haber picado un penal ante El Mono: “Casi no salimos del estadio. La gente estaba con bronca conmigo porque yo se la cobré (se la pateé) suavecita al medio, se la piqué. Por eso me dicen sobrador, loco, pero estaba más cagado (sic) y no veía más angulo. Lo hice de cagazo”.

Aunque no quiso dar precisiones sobre ese acontecimiento, Higuita ha reconocido públicamente en varias ocasiones que visitó a Pablo Escobar en la cárcel. Tiempo después, cayó preso en una causa vinculada a un secuestro. Según el colombiano, la justicia de su país “le cobró” ese encuentro con el líder del cartel de Medellín. “Me cogieron como un chivo expiatorio. Estuve nueve meses y salí inocente. Después demandé y le gané al Estado. Si hay que volver a hacer otra obra, si hay que seguir participando por el bien y por la paz, lo vamos a seguir haciendo. Si la paz nos lleva a la cárcel, pues vamos”, dijo con total convencimiento el ex jugador que vio el triunfo de su selección por 5-0 ante Argentina de 1995 desde la prisión.

Finalmente, se refirió al consumo de cocaína que lo llevó a dar positivo en dos controles antidoping, en 2002 y 2004: “No era algo constante, pero me quedó en el organismo esa vez. Aquí juzgan que uno consuma para aumentar su capacidad, pero yo nunca consumí para aumentar mi capacidad ni para jugar. Simplemente fue ‘de joda’ y me quedó en el organismo por bastante tiempo. Me tuve que hacer una desintoxicación”.

SEGUÍ LEYENDO: