El defensor Clement Lenglet llegó al Barcelona a mediados del 2018 (Foto: AFP)
El defensor Clement Lenglet llegó al Barcelona a mediados del 2018 (Foto: AFP)

“¿Comprar un Ferrari, por ejemplo? No... Es agradable, pero sigue siendo un automóvil y no me atrae más que eso”. Clément Lenglet llegó al Barcelona hace más de una temporada como una de las caras que debe soportar la renovación de la era post Messi para la que el club lentamente ya comienza a prepararse. Sin embargo, ser uno de los elegidos por una de las instituciones más poderosas del mundo no lo marea.

El defensor francés de 24 años protagonizó una reflexiva entrevista con un medio de su país en la que contó su vínculo con el dinero y la fama que envuelve al mundo futbolístico. “No he cambiado mi estilo de vida. No fui una estrella en Nancy y, para mí, todavía no lo soy”, reconoció.

Surgió en el modesto club del noroeste de su país hasta que pegó el salto por 5 millones de euros al Sevilla español, donde sólo duró una temporada hasta que el Blaugrana ejecutó su cláusula de salida valuada en 35 millones de euros. “El entorno futbolístico tiene sus ventajas y desventajas. Veo menos a mis amigos y ya no puedo ir al cine, pero se ve compensado por los grandes momentos que tengo la oportunidad de vivir”, detalló en la nota que hizo con el medio L’Est Republicain.

Acumula tres goles desde que llegó al club (Foto: Reuters)
Acumula tres goles desde que llegó al club (Foto: Reuters)

Según algunas informaciones en España, Lenglet estaría percibiendo una suma superior a los 3 millones de euros anules en concepto de salario, pero trata de mantener los pies sobre la tierra: “Tengo claro el valor del dinero, soy alguien muy razonable con eso. Por supuesto que cuando voy al restaurante si quiero un plato de 40€ o incluso de 100€ no miraré el precio, lo tomo. Me permito algunas cosas".

Estos gustos que puede darse no significa que eso lo empuje a comprarse, por ejemplo, autos lujosos para ostentar. “¿Comprar una Ferrrari? No me atrae eso”, fue la frase tajante del deportista que alternó entre la titularidad y la suplencia durante su primer año de estadía, pero que en este nuevo torneo se transformó en el socio habitual de Gerard Piqué en la última línea del equipo que comanda Ernesto Valverde.

Integrante de la selección francesa y campeón de dos títulos con el Barcelona, advierte que su estadía en el club mejora gracias al proceso de adaptación: “Me he forjado y lo he logrado todo gracias al trabajo”.

¿Su opinión sobre Lionel Messi? “Es un gran amigo del vestuario que todos los días actúa tan simple que te obliga a verlo así”, lo definió.

Seguí leyendo: