Unos 19 mil aficionados en el estadio, 600 elementos de seguridad, 22 jugadores y un alcalde ansioso de que el trofeo se quede en casa, todo ocurriendo a unos pasos de la frontera entre México y Estados Unidos: Ciudad Juárez está lista para el partido más importante de su historia, la final de la Copa MX.

Juárez FC, los Bravos, que disputan el torneo de Ascenso MX –la segunda división del fútbol mexicano– recibirán este miércoles al América, de la capital del país, el equipo más ganador y el segundo más caro del país, pero que no consigue el trofeo copero desde hace 45 años.

Los protagonistas del equipo posan el día previo a la final (Foto: Copa MX oficial)
Los protagonistas del equipo posan el día previo a la final (Foto: Copa MX oficial)

Ciudad Juárez ha tenido breves y discretas alegrías futbolísticas: en 2008, los Indios de Ciudad Juárez ascendieron a la Primera División, donde se mantuvieron dos años. Pero nunca la ciudad recibió la final definitiva por un título con equipos de la máxima categoría del fútbol mexicano. Entre la Copa y los Bravos hay apenas un escalón, pero será el más alto hasta ahora. "¡Infierno o gloria!", aseguraba en su portada un diario local.

El partido no necesita condimentos pero los tiene: los boletos se agotaron en apenas horas y la expectativa es tan grande en la ciudad fronteriza, más conocida por sus niveles de violencia que por el fútbol, que en el principal punto de encuentro de la urbe, la Plaza de la mexicanidad, se colocarán pantallas gigantes para que la afición que no podrá acceder al estadio pueda disfrutar del partido en vivo.

"Es un partido muy importante para la ciudad, los ojos del mundo futbolístico estarán puestos en nuestra frontera. Serán cinco cadenas de televisión internacionales las que transmitirán el partido", señaló el alcalde, Armando Cabada.

Expectante, el estadio Benito Juárez, a unos pasos de la frontera con El Paso, Estados Unidos (Foto: Copa MX oficial)
Expectante, el estadio Benito Juárez, a unos pasos de la frontera con El Paso, Estados Unidos (Foto: Copa MX oficial)

Incluso, de acuerdo con las autoridades, se espera que una parte de los aficionados ingrese desde El Paso, Estados Unidos, una ciudad que tiene una densa población latina, sobre todo mexicana.

"Hay una gran expectativa. Que sea una fiesta para los juarenses y paseños. Y enviar un mensaje al mundo: que Juárez da la bienvenida a quienes vengan a hacer crecer la ciudad, aquí hay oportunidades para todos", añadió, que Cabada pidió "como aficionado" que Juárez salga con la Copa y se hable bien de la ciudad gracias al equipo.

El trofeo que levantará el campeón al final de la noche en Juárez (Foto: Nacho Ruiz/ cuartoscuro.com)
El trofeo que levantará el campeón al final de la noche en Juárez (Foto: Nacho Ruiz/ cuartoscuro.com)

Desde lo futbolístico, será un partido con un claro favorito. América, actual campeón de Liga, ha tenido un paso contundente en el torneo para conseguirlo: liquidó a Pachuca en octavos, eliminó a su clásico rival, Chivas, en cuartos de final, y goleó a Xolos en las semifinales.

Juárez, por su parte, con un mal momento en el torneo de Ascenso, donde es penúltimo y ya está eliminado de la Liguilla por el título, pero se aferra a la Copa. En la fase de eliminación directa de esta edición, los dirigidos por el argentino Gabriel Caballero siempre se impusieron a equipos de Primera División: el líder León en octavos y Veracruz en cuartos –ambos en la serie de penales– y en semifinales a los Pumas.

Caballero y Herrera ofrecen una conferencia de prensa conjunta en la previa de la Final Foto: (Copa MX oficial)
Caballero y Herrera ofrecen una conferencia de prensa conjunta en la previa de la Final Foto: (Copa MX oficial)

Además, la última vez que Juárez y América se vieron las cara en la Copa MX fue el semestre pasado, en el Estadio Azteca: los fronterizos eliminaron a las águilas en los penales. Los de Caballero quieren ser el segundo equipo del Ascenso que se consagre campeón tras los Dorados en 2012, cuando el torneo copero se reanudó en México tras 15 años suspendida.

"La lección que nos dejó la eliminación con Juárez es que debíamos tomar más en serio esta Copa, fue un duro golpe. Pero al final ganamos la Liga y hoy tenemos un equipo más completo que aquella vez", advirtió el entrenador americanista, Miguel "Piojo" Herrera.