El fútbol alemán es pionero en el uso de los Árbitros Asistentes de Video (VAR). El método comienza a aceitarse cada vez más y ha servido para impartir justicia, como cuando expulsaron a Lucas Alario. Pero en esta ocasión ha causado un poco de polémica, ya que provocó que los jugadores vuelvan del vestuario para ejecutar un penal y luego regresar a los camerinos.

El árbitro principal Guido Winkmann había señalado el final del primer tiempo del duelo entre el Mainz 05 y el SC Freiburg. Varios jugadores ya se encontraban camino a los vestuarios. Sin embargo, recibió la advertencia de sus asistentes de que debía revisar la última jugada de la etapa inicial, donde un centro de pegó en la mano de uno de los defensores del Friburgo.

El balón pegó en la mano de Marc-Oliver Kempf tras el centro de Daniel Brosinski (Reuters)
El balón pegó en la mano de Marc-Oliver Kempf tras el centro de Daniel Brosinski (Reuters)

Luego de que el colegiado revisó las imágenes y vio que efectivamente era penal porque el balón pegó en la mano de Marc-Oliver Kempf, fue a buscar a los futbolistas al túnel de vestuarios para que regresen al campo de juego para ejecutar el penal. El argentino Pablo de Blasis anotó desde los once metros el 1-0 para Los Carnavaleros.

El propio De Blasis también anotó el segundo tanto de su equipo para sellar el 2-0 y permitir al Mainz 05 escapar de la zona de promoción, a donde justamente cayó el Friburgo tras encadenar su cuarta derrota consecutiva.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: