Walter en su debut con el Paysandú en la Copa Verde
Walter en su debut con el Paysandú en la Copa Verde

"Hoy estoy con 100 kilos, necesito llegar a 95 para estar en mi peso". Así se presentó Walter Henrique da Silva ante los fanáticos de Paysandú de Brasil que lo recibieron como una estrella, más por su destacado historial futbolístico que por su presente físico.

El club hizo oficial su arribo el último día de enero con la intención de dar un golpe de efecto en la Serie B brasileña: sumó a un futbolista de 28 años que cuenta con una carrera envidiable. Después de haber realizado un entrenamiento físico durante 20 días, debutó en la Copa Verde –un torneo regional– en el triunfo 4-0 ante Interporto y se robó todas las miradas por su imponente figura.

Rápidamente en las redes sociales comenzaron a viralizar imágenes de su presentación y allí surgió la historia de un crack venido a menos. "Cada uno tiene su vicio. Algunos tienen problemas con las bebidas o las drogas, yo con el peso. Hago de todo para adelgazar, pero quien sufre con el peso sabe que es difícil", reconoció el día de su presentación.

“Algunos tienen problemas con las bebidas o las drogas, yo con el peso”, reconoció
“Algunos tienen problemas con las bebidas o las drogas, yo con el peso”, reconoció

Sin embargo, se permitió bromear con la situación: "Ya he oído que aquí tienen buena comida, pero voy a cerrar la boca".

El combinado de la ciudad de Belem pretende abandonar la segunda categoría de Brasil y retornar a sus días de gloria, como en el 2003 cuando llegó a los octavos de final de la Copa Libertadores y fue eliminado por Boca Juniors, equipo que luego sería campeón.

Paysandú acordó un préstamo hasta diciembre con el Porto de Portugal, club que es propietario de la ficha de Walter, más allá de que no juega allí desde el 2011. La institución portuguesa invirtió 6 millones de dólares por su pase luego de su colaboración en la obtención de la Copa Libertadores 2010 del Inter de Porto Alegre. Era el suplente ideal para la figura del momento, Radamel Falcao García.

Da Silva con un fanático el día de su presentación a fines de enero
Da Silva con un fanático el día de su presentación a fines de enero

El club que todavía tiene su ficha fijó una cláusula de rescisión de 30 millones de dólares, pero Da Silva comenzó a mostrar sus primeros problemas con la forma física. Luego de una cesión sin mayor éxito a Cruzeiro, arribó al Goiás –ya con 92 kilos– donde mostró su versión más destacada y fue elegido como uno de los mejores futbolistas del Brasileirao 2013.

No consiguió ratificar todas sus condiciones en el Fluminense y comenzó una caída libre: jugó en Atlético Paranaense, regresó a Goiás y disputó la última temporada con el Goianiense; siempre alternando buenos y malos momentos.

Finalmente acordó su arribó a la Serie B desde donde planifica edificar un trampolín de regreso al éxito: "Los últimos años mi promedio de goles se quedó muy abajo. Prometo que aquí voy a hacer más de 10 goles. Voy a trabajar mucho para llegar a 15 ó 20 goles".

En su fantasía está la de volver a vestir la camiseta de la selección de Brasil, teniendo en cuenta que fue el goleador de la Sub 20 que obtuvo el Sudamericano 2009 de Venezuela.

Walter fue goleador de la selección sub 20 de Brasil en el Sudamericano 2009
Walter fue goleador de la selección sub 20 de Brasil en el Sudamericano 2009

"Tité fue mi primer entrenador y es como un padre para mí. Todo el mundo me dice 'Walter, podrías estar en la selección, podrías estar en cualquier equipo de Brasil. Es solo perder un poco de peso'. Varios compañeros que juegan contra mí dicen eso", reconoció el día de su presentación.

Su deseo es volver a vestir la camiseta de la selección brasileña
Su deseo es volver a vestir la camiseta de la selección brasileña

Entrevistado por GloboEsporte, respondió preguntas de los fanáticos y reconoció que llegó a la institución con un peso cercano a los 100 kilos, aunque afirmó que realizó entrenamientos por su cuenta durante las vacaciones.

Viendo su peso, algunos de los simpatizantes se preocuparon por las lluvias constantes en la zona de Belem, que lo obligarían a jugar en terrenos pesados en reiteradas ocasiones. "Antiguamente jugaba en el barro o en campos de arena, y no tenía ningún problema. No va a ser problema jugar en un campo mojado, pesado. Voy a dar lo mejor siempre", les respondió.

Trabajó aparte durante 20 días para intentar mejorar su estado físico
Trabajó aparte durante 20 días para intentar mejorar su estado físico

LEA MÁS: